viernes, 19 de septiembre de 2014

Siguiendo su instinto, anecdotario animal











Una de las formas más interesantes de conversación que existen sigue siendo la lectura. Gracias a ella podemos comunicarnos con personas que de otras forma estarían vedadas para nosotros por múltiples motivos. Hoy les invito a leer el último libro de  Miguel Maury Buendía. En primer lugar confesaré mi conflicto de intereses, este caballero es mi primo. En segundo le presentaré, es arzobismo y nuncio de su Santidad en Kazajstán, Kirguizistán y Tayikistán. Como diplomático de la Santa Sede ha viajado por medio mundo recogiendo miles de experiencias y anécdotas, algunas de las cuales comparte con nosotros en esta obra que subtitula anecdotario animal por centrarse en circunstancias protagonizadas por estos. Miguel es una persona muy despierta e inteligente, con una enorme cultura y gran capacidad de organización, en las páginas de este libro nos regala fragmentos de su vida, en las que aparecen en un discreto segundo plano desde miembros de su familia a personajes ilustres o el mismo Papa, al que tuvo la oportunidad de sostener en un tropiezo. Dado que las páginas están trufadas con un agudo sentido del humor y son realmente entretenidas me permito invitarles a leerlo. Como saben los que siguen este blog la lectura es una de las terapias que más me gusta compartir.



Puedes encontrarlo aquí.

jueves, 18 de septiembre de 2014

¿Para qué sirve la enfermedad?





La enfermedad es una situación temporal por lo que es adecuado acercarse a este término como tiempo de enfermar. Durante este tiempo se manifiestan síntomas y signos que ponen de relieve una mal función, amenaza o problema en uno o varios órganos o sistemas físicos o psicológicos. La enfermedad es siempre señal de mala adaptación y pone de relieve una estrategia primitiva para buscar un nuevo equilibrio. La mayoría de los problemas que amenazan el equilibrio interno o con el medio externo no se manifiestan, son corregidos sin que la persona tome conciencia, de una manera que se denomina subclínica. Solo en unos pocos casos la enfermedad se hace evidente y da lo que los profesionales sanitarios denominan clínica: signos objetivos y síntomas subjetivos.  Salud y enfermedad no son términos dicotómicos excluyentes como el blanco y el negro, si no una continua gama de grises. No existe pues la salud total ni tampoco la enfermedad máxima salvo que la equiparemos con la muerte. 

La enfermedad lleva de la mano alteraciones de la función, dolor y sensaciones displacenteras que son las encargadas de que la persona se dé cuenta de su presencia. En el tiempo de enfermar se desarrollan procesos que vuelven a buscar el equilibrio y que podremos ayudar modificando hábitos como la dieta, el nivel de actividad física, la hidratación, aportando sustancias, vitaminas o medicamentos, terapias manuales, masajes, inmovilizaciones e incluso intervenciones quirúrgicas según los casos. Un gran número de procesos se solucionan de forma espontánea o con modificaciones o intervenciones que la propia persona puede aplicarse a sí misma. Reposo sin apoyar el pie tras torcernos el tobillo, frío local tras un golpe, lavado con agua y jabón de una herida superficial... 

La función principal de la enfermedad es pues la toma de conciencia de un problema de salud por parte de la persona que la padece y la motivación de éste para buscar remedio a la misma por sus propios medios o pidiendo ayuda. 

La edad avanzada es un condicionante de enfermedad como también lo es la falta de cuidados a nivel higiénico, dietético o de hábitos de vida. La cultura nos va proveyendo de información y conocimiento para mejorar estos cuidados y promover de este modo la salud. La desigualdades sociales en todos sus niveles (económico, cultural, sociocomunitario, familiar...) hacen que existan grandes diferencias tanto en la esperanza de vida como en la carga de enfermedad de los distintos estratos sociales. De este modo pobreza, enfermedad orgánica, discapacidad y enfermedad mental tienden a asociarse y multiplicarse unas con otras. El código postal puede llegar a ser más importante que el código genético como condicionante de enfermedad.

La enfermedad nunca es deseada pero es posible rescatar de ella un nivel de crecimiento personal basado en la revisión del sentido de la propia vida que suele traer consigo. Como llamada de conciencia que es puede permitirnos reflexionar y revisar nuestras posiciones y valores personales así como las costumbres y hábitos. Como condicionante de cambio puede favorecer retomar conductas sanas o adquirirlas tanto para superar el actual proceso como para protegerse de enfermedad en el futuro.

Está claro que en el tiempo de salud podemos disfrutar, nos queda reconocer que quizá en el tiempo de enfermar podemos aprender. Nos encontraremos con todo tipo de lecciónes, algunas pequeñas como no acercar demasiado la mano a la lumbre tras quemarnos, otras grandes como atravesar el desierto de un cáncer o enfrentarse a una cirugía. Lo que sí parece universal es que al igual que cuando subimos una montaña nuestro punto de vista cambia y somos capaces de atisbar un mayor horizonte, al escalar una enfermedad nos encontramos con la opción de adquirir perspectiva. Sea cual sea el desenlace, los seres humanos crecemos a medida que aumentamos dicha perspectiva. Los profesionales sanitarios deberíamos ser ajentes facilitadores de la misma, muchas cosas cambiarían si consiguiésemos leer de esta forma el amargo lenguaje de lo que llamamos enfermedad transformando el miedo y la zozobra que nos causa en esperanza y serenidad. 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Homo Depredator

Sylvester Stallone caracterizado como Rambo




Hay muchos indicadores que parecen decir que el Homo Sapiens es en realidad un Homo Depredator cuya máxima habilidad no es el conocimiento sino el saqueo y el consumo de recursos y especies. Muchos torcerán el gesto con disgusto y harán bien. Es una forma de confirmar lo que digo que de todas formas es evidente. "En el planeta tierra una especie de primates se ha hecho preponderante, dominando con sobrada diferencia al resto, amenzando por su crecimiento poblacional y su consumo exponencial de recursos la totalidad del sistema", este podría ser el resumen que un observador extraterrestre lanzara a su base y que paradójicamente muy pocos humanos son capaces de asumir pese a todos los datos que tenemos encima de la mesa. La desaparición de especies es en estos momentos similar a la que hubo en el cretácico, hace más de 3.5 millones de años y quizá en otros escasos momentos de la larga historia de la Tierra. Y esta vez no es una glaciación o un meteorito, somos nosotros... La tecnificación e industrialización progresiva están produciendo un impacto medioambiental con consecuencias en el clima, la orografía y el medio ambiente. Lo peor con diferencia es el poco nivel de conciencia imperante sobre el que surgen como malas hierbas la avidez, el egoísmo y el afán de tener más, plagas antiguas que se extienden cada vez con más virulencia.

El paradigma de la globalización y la hipertecnificación progresiva hacen que el panorama sea muy inestable. Pequeñas fluctuaciones pueden hundir completamente el status quo. Tampoco esto parece interesar a nadie. Si utilizáramos términos médicos nos encontraríamos con un enfermo delicado con una enfermedad subclínica avanzada y diseminada que ha producido daños en numerosos órganos sin manifestarse claramente. El paciente lleva tiempo notando ciertas molestias mínimas pero llevaderas. Hace algún tiempo que precisa estimulantes diarios para movilizar su astenia, potentes calmantes para aliviar ciertas molestias y gran cantidad de somníferos para poder desconectar por la noche. Con todo y con eso sigue levantándose cada mañana y persiste en su trabajo de esquilmar al máximo la naturaleza. La mala noticia es que todos formamos parte de este enfermo terminal y va a hacer falta que seamos muchos los que unamos nuestras pequeñas voces para avisar al resto del cuerpo de lo que está pasando y hagamos algo lo antes posible. 

La historia nos recuerda que socialmente la manera tradicional de dirimir las crisis es mediante el uso de la guerra. Los enfrentamientos armados han sido la forma en que se ha modelado el avance de la especie por lo que denominamos progreso y lo que ha condicionado la aceleración progresiva de la producción de tecnología. Lamentablemente la guerra tradicional es solo tolerable a escala local y sin cruzar la línea roja del uso de energía nuclear, armas químicas o bacteriológicas. Las dos guerras mundiales pusieron de manifiesto la inutilidad de este recurso y el enorme coste humano, económico y medio ambiental de las mismas. No solucionaron los problemas de base y el status quo de tensión se mantuvo aunque es cierto que se fue modificando por la aparición en escena de otros actores influyentes que cambiaron el horizonte de amenazas.

¿Qué otro camino queda? La situación nos retrotrae al principio de los tiempos. Fue la misma que enfrentó a los dos hermanos Caín y Abel en la llamada revolución del Neolítico, el paso de la cultura de cazadores recolectores a las sociedades sedentarias de base agraria y ganadera. La nueva posibilidad de concentración de bienes, alimentos y recursos posibilitó la emergencia de la ciudad estado y después la de naciones o imperios, dejando muy atrás aquel hermoso jardín del Edén donde al parecer fuimos felices. El carácter expansionista de la especie hizo que los conflictos  de escala personal o familiar pasaran ahora al plano de la alta política en la que se dirimían de la misma forma, a garrotazos. El problema es que todo garrotazo lleva aparejado un daño, cuando éste lo recibe otro y nos produce un beneficio no es impedimento a la conducta y la refuerza. Si el daño nos salpica y nos afecta negativamente la cosa cambia. En una sociedad globalizada, y por tanto unificada, el daño siempre nos salpica. Si uno destroza el salón del vecino al otro lado de la calle o llena de inmundicias su cocina, poco pasará porque no nos afecta, pero si lo hace en su propia casa ya es otra historia. Hemos llegado a ese punto, por eso toda hambruna consentida, todo vertido incontrolado, toda especie aniquilada nos resulta tan irritante, cada vez los demás están más cerca. Lo que antes era un pueblito de casas separadas es ahora una comunidad de vecinos en un bloque de pisos. Por eso ya no es tolerable el uso de dinamita para solucionar los conflictos, antes se podía echar la casa abajo del vecino, ahora no porque es la misma que la nuestra.

El reto es tomar conciencia de ello. Caín y Abel no pudieron hacerlo porque vivían a cierta distancia en sus planteamientos vitales. El odio que surgió entre ellos los llevó a una situación de "yo contra ti", de "ó quedas tú ó quedo yo". Que es la que siempre ha enfrentado a los grupos de cazadores-recolectores por los recursos, desplazando a unos para que queden otros  y a las sociedades agrarias entre sí por los mismos motivos. Conseguir una "humanidad única", reconocer por fin "una casa común" es al parecer el único camino para evitar el desastre. Sin embargo, dada nuestra naturaleza, los conflictos seguirán, ¿cómo manejarlos sin recurrir al hacha de guerra? me temo que como en toda familia bien avenida, con un prudente uso de la autoridad basado en consecuencias y no en castigos, una cultura del diálogo, la educación y el respeto y un aumento de conciencia que nos permita a todos darnos cuenta de lo que está pasando. Muchos dirán que esto no es nuevo, que sus profetas o sabios favoritos lo dijeron hace ya muchos años. Es verdad, pero no por ello dejaremos de recordar este mensaje que pese a ser casi tan milenario como nuestra historia sigue siendo ferozmente desconocido e inaplicado. Nos queda la posibilidad de que un pequeño tweet, un vídeo o un texto en un blog se viralice y llegue a todos los rincones. Nos queda la posibilidad de alumbrar entre muchos una nueva toma de conciencia. Habrá que seguir intentándolo, cada vez estamos más cerca. 


La humanidad es ya una comunidad que vive en un bloque de pisos, no puedes ponerle una bomba al vecino sin que se derrumbe tu propia vivienda.

Humanity is already a community living in the same building, if you bomb your neighbour you blow up your own house.

L' humanité est une communautée qui vie dans un même bâtiment, vous ne pouvez pas poser une bombe chez votre voisin sans que votre propre demeure explose.


martes, 16 de septiembre de 2014

La nueva librería el Dragón Lector





En Madrid hay dos librerias con ese nombre. Están especializadas en libros para el mundo de la infancia, tanto para los más pequeños como para los más mayores. Una de ellas, la de la calle Fernández de la Hoz 72, abre reformada sus puertas de la mano de Alejandra Camacho, filósofa y antropóloga especializada en todo tipo de dragones. Tengo la suerte de conocerla bien y sé que lidiará perfectamente con los retos que se presentan en el proceloso mundo de la imaginación infantil. Nutrir adecuadamente a nuestros hijos e hijas implica proveerles de alimentos sólidos y de cuentos e historias vaporosas que les permitan construir mundos y entender lo que los adultos hacemos con nuestras vidas; ardua tarea. Afortunádamente tenemos ayudas, algunas en forma encuadernada y primorosamente ilustradas, herramientas delicadas que sin tener la fuerza de la espada ni la resistencia de la armadura proveen a quien se atreve a empuñarlas el valor y la agudeza suficiente para enfrentarse a todo tipo de aventuras.

Anímense y visiten este castillo con murallas de anaqueles y casamatas de libros ilustrados, un oasis literario en el barrio de Chamberí.






lunes, 15 de septiembre de 2014

Vivir produce cáncer






Nuestro cuerpo es un sistema complejo. Cada día se producen y destruyen millones de células. Es habitual que se produzcan algunos fallos. Uno de ellos se denomina cáncer. La célula no se destruye según tenía programado y sigue dividiéndose sin orden. En la inmensa mayoría de las ocasiones nuestro sistema inmunitario reconoce estas células y las elimina. Por eso es correcto decir que todos tenemos en algún momento cáncer, en grado microscópico y de forma temporal. El cuerpo soluciona más del 99.99% de estos problemas.

Muchos de los programas de cribado de cáncer son controvertidos. Pueden ayudar a algunas personas pero hacen daño a muchas más en forma de pruebas innecesarias, agobio hasta tener la certeza de que no hay enfermedad o tratamientos peligrosos no indicados. No suele servir de nada hacer chequeos ni pruebas en personas sanas, está demostrado que hacen más mal que bien.

Si tiene alguna duda acuda a su médico de familia, trataremos de explicarle su situación adaptando la información disponible a su situación personal.






Vídeo vía Juan Simó, artículo vía Juan Gérvas

sábado, 13 de septiembre de 2014

Relato: El clero sanitario

Foto: Wikipedia




Cuando se pasea bajo las enormes proporciones de un templo egipcio uno se da perfecta cuenta del significado de la palabra poder. Un poder que cada tradición ha convertido en piedra en forma de bellas catedrales, murallas, pirámides, templos o castillos. Las religiones siempre han concentrado mucho poder, al proporcionar ideas y memes de enorme valor para explicar la vida y la muerte, el mundo y su sentido. En la sociedad globalizada actual asistimos a una nueva polarización, por un lado grupos que caminan hacia un mayor integrismo religioso y por otro otros que lo hacen en sentido contrario. Es en estas sociedades laicas donde observamos que el vacío dejado por las instituciones religiosas se está ocupando por otras, que de este modo proporcionan respuestas y explicaciones a los ciudadanos que a ellas acuden. La ciencia por un lado y una de sus hijas, la medicina, por otro se están convirtiendo en una pseudoreligión laica con un credo que sublima la eterna salud y un clero de profesionales con sus hábitos y ritos, con sus templos llenos de ídolos tecnológicos donde se pesan la vida y la muerte de los que comulgan con los impuestos del estado o sus seguros médicos.
El clero sanitario promete salud y vida a los que siguen unos hábitos saludables. Al no imponer una rígida moral hacen que esta religión sea llevadera cuando se está sano pero la cosa cambia al enfermar apareciendo entonces las prohibiciones y las severas penitencias. Dentro de su rígida jerarquía encontramos un bajo clero en barrios y pueblos, cerca de la gente, que procura servicio y consuelo de una forma cercana y asequible. Dada su sobrecarga delegan en los grandes templos sanitarios, las verdaderas catedrales de nuestro siglo, donde el alto clero se ocupa de operar o manejar los tratamientos y tecnologías más avanzados. Hay jefes de servicio con mas poder que muchos alcaldes y gerentes de hospital más relevantes que muchos altos cargos del estado, manejan enormes presupuestos sostenidos por el miedo a la enfermedad y la muerte de toda ciudadanía. Curiosamente la cúpula de todo este sistema se encuentra en el ministerio de hacienda, dado que toda la pirámide se basa en el dinero. Desde allí toman las decisiones con estrictos criterios de rentabilidad política en lugar de en otros de salud pública o bien común. Se precisa obtener votos en las siguientes elecciones, si para ello hay que construir otro templo-hospital, aunque no haga falta, o invertir recursos en unidades o procesos hospitalarios de utilidad remota pero sabrosos para la opinión pública adelante. 

Vivimos tiempos paradójicos, ilustres ciudadanos críticos y agnósticos peregrinan a distintos templos sanitarios buscando la absolución a sus enfermedades y problemas. Tiempos en los que se tolera mal la merma en la salud y en los que nos olvidamos del sentido que pudiera tener la enfermedad y la muerte. Es verdad que el imperio egipcio pasó hace mucho a la historia pero me temo que sigue siendo cierta la máxima de Lampedusa, todo suele cambiar para seguir igual.

viernes, 12 de septiembre de 2014

España se está quedando sin medicina de familia de calidad





Imaginen que por motivos económicos a todas las orquestas se las obligase por decreto a tocar al doble de velocidad para acortar y abaratar los conciertos. Sería inadmisible claro está. Ahora imaginen que este proceso de aceleramiento musical se hiciera muy lentamente, unos segundos en cada pieza, un minuto cada dos años... Pocos protestarían y llegaríamos igualmente al punto de ruptura de conciertos en la mitad de tiempo. 

Esto es lo que está pasando en el sistema de atención primaria de la sanidad española. No en todas las consultas, claro está, pero si en la mayoría de las de medicina de familia. La variabilidad es la norma y se han ido produciendo grandes desigualdades entre comunidades y en ocasiones dentro de la misma comunidad. Hay centros de salud urbanos que han reducido su población y cuyas presiones asistenciales son muy bajas y otros que las han aumentado significativamente. Hay comunidades que protegen y cuidan este servicio, otras recortan brutalmente su presupuesto eliminando recursos materiales y sobre todo humanos. 

En general la mayoría de las consultas de medicina de familia se enfrentan a varios retos serios. Por un lado poblaciones que van envejeciendo y cuya atención sanitaria se vuelve más compleja. Esas mismas poblaciones han sido golpeadas por la crisis económico social y por lo tanto añaden a sus problemas de salud física múltiples situaciones sicológicas y sociales que tratan de aliviar con sus médicos de familia, uno de lo pocos puntales del estado de bienestar que les sigue escuchando. También estamos observando que el nivel de tolerabilidad de las desavenencias y la desazón está cambiando y que la disgregación familiar y comunitaria hacen que los ciudadanos no tengan con quien hablar o aliviar sus problemas de vida cotidiana.
Por otro lado los gerentes del sistema sanitario se encuentran con presupuestos menguantes y directivas políticas que siguen favoreciendo al nivel hospitalario que es el que, con diferencia, tiene más rentabilidad en votos. Esto hace que durante lustros la atención primaria española haya vistos sus presupuestos congelados o disminuidos. No se renueva al personal, las plazas de médicos que se jubilan se eliminan y se disminuye hasta el extremo el dinero para suplentes. Cuando un médico falta a su trabajo por enfermedad, vacaciones o el motivo que sea sus pacientes son asumidos por el resto del equipo. Esta asunción es para el político una bendición. El trabajo sale adelante y se genera ahorro. Pero ¿cómo sale el trabajo adelante? La realidad es que al sobrecargar una consulta el encuentro sanitario pierde calidad y eficacia. Si cada vez son más días al año los que un médico de familia medio tiene que lidiar con "imprevistos" que aumentan mucho su número de pacientes, su productividad bajará. Habida cuenta de que en condiciones normales hay siempre temporadas de pico de demanda (epidemia de gripe y enfermedades invernales, microepidemias locales de enfermedades intestinales leves u otros procesos, pico de enfermedades alérgicas, pacientes desplazados de vacaciones, etc...) y que estos picos puedes ser prolongados en el tiempo y producir masificaciones, es fácil de entender que aumentar los "imprevistos" debilita mucho un servicio de por sí infradotado e infrapresupuestado. Los pacientes suelen acudir a la consulta del médico de familia con varios problemas de salud, dada la accesibilidad y la gratuidad del servicio son norma las consultas múltiples. Esto requiere un mínimo de tiempo. La media institucional lo establece en seis minutos (para que se hagan una idea en el  Reino Unido son quince, en Francia treinta) que es lo que se reserva en la agenda del médico a cada paciente. Mientras más "imprevistos" tenga el médico de menos tiempo dispondrá para el paciente. La falta de suplentes, unida a la situación epidemiológica de la comunidad y a otros factores hace que los "pacientes sin cita" en las agendas sean una norma que disminuye sistemáticamente el tiempo medio de consulta que pasa a ser de cinco, cuatro o incluso tres minutos. No es raro ver agendas de 50 o 60 pacientes al día. La consigna institucional es verlos a todos, que no esperen. Y se ven, sobrecargando a los profesionales. Lógicamente no se están viendo correctamente, llegando en algunos casos a tocar la línea roja de la seguridad y la mala praxis. Si no se dispone del tiempo suficiente para realizar una correcta historia clínica, explorar y reflexionar sobre lo que le pasa al paciente, lo más que se consigue es aplicar la consabida máxima de "vuelva usted otro día" tras minihistoriar y miniexplorar el caso, o como mucho derivarlo a otro profesional que tenga más tiempo para dedicarle, habitualmente los médicos de hospital que disponen de mucho más (de 15 a 30 minutos) amén de otros recursos. Esta práctica es muchísimo más cara para el sistema y condiciona largas esperas al paciente con la comprensible molestia y angustia para este. 

Cualquier espectador objetivo que observase esta situación vería que es un disparate. Se daría cuenta de que mejoraría claramente el bien común si la atención sanitaria correcta se pudiera dar en el centro de salud de una manera más fácil para el paciente y con respuestas de más calidad para este, lo que evitaría derivaciones innecesarias, aportaría calidad a la atención prestada y mejoraría la sensación de atención percibida. Además se ahorraría mucho dinero. 

Como ni gestores sanitarios ni políticos han conseguido hacer nada para remediar esta situación en décadas, como sociedad tan solo nos queda apelar al poder de la ciudadanía. Únicamente si ésta se da cuenta y da su opinión con su palabra y su voto esto puede cambiar. De lo contrario seguiremos viendo como el sistema sanitario sigue menguando, privatizándose lentamente y empeorando sin remedio.







jueves, 11 de septiembre de 2014

Carta de Stephen Fry a una mujer depresiva






Si estás depre o atravesando uno de esos momentos bajos de la vida tal vez esta carta de Stephen Fry te ayude:




“Querida Crystal,

Me apena oír que la vida te está golpeando fuerte en estos momentos. Dios sabe que puede ser muy duro cuando nada parece que encaja y nada nos llena. No estoy seguro de que exista un consejo específico que yo pueda dar que ayude a que vuelva el gusto por la vida. Aunque lo hacen con la mejor intención, duele que nos recuerden cuánto nos aman los demás cuando tú no te amas a ti mismo.

He encontrado que es de ayuda pensar acerca de las emociones y sentimientos propios como similares a los cambios meteorológicos.

He aquí algunos hechos obvios acerca del tiempo:

Es real
No puedes cambiarlo con tus deseos
Si llueve y está oscuro, realmente llueve y está oscuro, y no puedes cambiarlo
Puede estar oscuro y llover 15 días seguidos

PERO

Algún día saldrá el sol
No podemos controlar cuando saldrá el sol, pero saldrá
Algún día

Ocurre lo mismo con nuestros estados de ánimo. El enfoque equivocado es creer que son ilusiones. Son reales. La depresión, la ansiedad, la apatía -son reales como el tiempo- Y DE LA MISMA MANERA, NO ESTÁN BAJO NUESTRO CONTROL. No son culpa nuestra

PERO

Pasarán: algún día lo harán

De la misma manera que uno debe aceptar el tiempo, uno tiene que aceptar cómo se siente acerca de la vida a veces. “Hoy es un día de mierda” es un enfoque perfectamente realista. Se trata de encontrar una especie de paraguas mental. “Hey-ho, está lloviendo dentro de mí: no es culpa mía y no hay nada que pueda hacer más que aceptarlo. Pero el sol podría salir mañana, y cuando lo haga, lo aprovecharé”.

No sé si esto te sirve de algo: podría no serlo y, si es así, lo siento. Simplemente pensé en escribirte algo para desearte buena suerte en tu búsqueda por encontrar un poco más de placer y sentido a la vida.

Mis mejores deseos

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Relato: La decepción del nuevo aifon

Infografía del El mundo today






Esperó con ansiedad el día del lanzamiento. Había seguido todos los rumores y filtraciones. Estaba realmente entusiasmado. Aquella tarde conectó el ordenador a una de sus páginas web favoritas cuyos periodistas iban dando cuenta de la célebre conferencia que en California había convocado la marca de la manzana reuniendo a lo más granado del mundo tecnológico. La retransmisión de vídeo no paraba de dar fallos por la sobrecarga, cientos de miles de ojos estaban pendiente de lo que allí se estaba cocinando.

Cuando terminó todo no pudo evitar una punzada de tristeza. El nuevo aparato era una verdadera maravilla por su procesador, sistema operativo, cámara, calidad de pantalla... incluía lector de huellas dactilares, barómetro, aplicaciones médicas, monedero electrónico y un sin fin de herramientas. Desgraciadamente no venía la que él más necesitaba, aquella aplicación que le permitiese conectar... consigo mismo.

Estaba ya cansado de conectarse al mundo, de mandar sus fotografías vacacionales o el plato de arroz con curry del restaurante chino de la noche anterior. Estaba harto de ver esas mismas fotografías que le mandaban los demás. No podía más con tanta información basura, tanto mensajito, tanta interrupción.

En Cupertino seguían sin contemplar la posibilidad de facilitar que la gente se conectara consigo misma. Claro, eso precisamente les hundiría el negocio, para qué iba a querer alguien con una buena conexión personal un teléfono de 900 pavos...

Seguiría esperando, tal vez a los chicos de Samsung ó a los de Google se les ocurra algo.

martes, 9 de septiembre de 2014

Relato: Cosquillas a los niños










No sabía si el tema se había investigado en profundidad pero tenía la certeza de que las cosquillas eran el pegamento más importante en su familia. Durante su infancia no recibió muchas pero sí las hubo. Fueron suficientes para desarrollar una personalidad flexible a la par que resistente, una digna capacidad de amar y un desempeño justo de su obligaciones sociales. Ahora como adulto disfrutaba del legado regando la relación con sus hijos con abundantes cosquillas, con luchas divertidas, con revolcones por camas y suelos llenos de carcajadas y sonrisas. El contacto corporal ha sido el sostén de todos los grupos de grandes simios desde la noche de los tiempos, la cosquilla no es más que una evolución sofisticada con sabrosos efectos en el ánimo y en las relaciones humanas, un bocado exquisito que uno no se puede infrigir a sí mismo. Sospechaba que una vez cruzado el umbral de la adolescencia de su prole aquello acabaría pero no le amedrentaba, se permitía disfrutar de lo que la vida le otorgaba, de la hermosa capacidad de reir y disfrutar junto a quien más amaba.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Trabajadoras sociales de la líbido





El sexo es una de las preocupaciones principales de muchas personas, una necesidad que mueve montañas y sociedades. Como toda necesidad precisa de recursos que la sacien, recursos en forma de personas del sexo deseado que permitan establecer encuentros, contacto corporal, relaciones e intimidad. Las alternativas virtuales cada vez son más numerosas pero de momento no constituyen una opción de peso. En cualquier caso el terreno sexual es muy complejo pudiendo encontrarse todo tipo de opciones, desde el celibato total hasta la sexualización completa de lo cotidiano, desde prácticas consideradas socialmente habituales hasta todo tipo de opciones y derivaciones. 

En las pirámides sociales de los primates se establecen rígidas jerarquías por el control de los recursos alimenticios y sexuales. Los seres humanos sofisticaron sus sociedades pero la base sigue siendo la misma. Hay individuos con mayores prerrogativas sexuales y otros con grandes carencias. Dentro de los mecanismos de compensación se estableció desde tiempo inmemorial la opción de intercambio de sexo por alimento, recursos o dinero. Pascal Bruckner denomina esta opción trabajadoras sociales de la líbido justificando su existencia presente por el panorama de injusticia sexual que siempre existirá en cualquier sociedad por muy "liberada" que esta esté. 

La buena salud sexual implica un acceso al sexo con una persona que nos guste. Fenómenos como el de los numerosos jóvenes japoneses que no se relacionan con los demás de ninguna forma presencial ensombrece de alguna forma el panorama humano. Todos necesitamos contacto corporal, todos necesitamos caricias y de alguna u otra forma todos necesitamos sexo. Nuestras relaciones humanas son sexuadas, convertirlas en relaciones plenas no basadas únicamente en los aspectos de deseo sexual es un reto que precisa de madurez y amplia visión de las cosas. Los medios de comunicación y la publicidad tiñen sus mensajes apelando a esta necesidad básica creando así una cultura que cosifica la sexualidad y sexualiza cualquier tipo de relación. Dado que mucha gente sufre por no disponer de una sexualidad acorde con sus necesidades me parece importante reflexionar. Siempre tendremos a mano la opción de mediatizar la sexualidad valiéndonos del poder, la fuerza, el prestigio y la fama. Siempre tendremos a mano la opción de pagar por conseguir servicios sexuales. Pero el afán de felicidad de toda persona implica el encuentro con alguien que nos quiera y que nos permita querer, encuentros de calidad que generen relaciones que nos sostengan y nos permitan sostener. 

La líbido seguirá generando sus problemas, seguirán existiendo trabajadores y trabajadoras sociales de la misma y ocupando buena parte de nuestros sueños y desvelos. Tomar conciencia de lo que uno necesita, tratar de verbalizarlo con uno mismo y si es posible con nuestra pareja y no caer en la tentación de acercarse a la sexualidad con un prisma demasiado apegado a nuestra necesidad tal vez sean enfoques que nos ayuden a navegar las procelosas aguas de la sexualidad humana.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Mejorar la sanidad





Dentro de las actividades veraniegas de este galeno que les escribe estuvo la entrevista que hoy presentamos con el doctor Rafael Cofiño, jefe del servicio de evaluación en salud y programas de la Dirección General de Salud Pública de Asturias, para lo que me tuve que desplazar a lo más recóndito del ínclito principado donde vive.

Lo cierto es que la visión de la salud comunitaria que tiene este colega y amigo es de las más avanzadas y agudas de nuestro erial sanitario. En el vídeo nos propone trabajar por buscar conexiones entre los distintos profesionales y actores del sistema, actuar sin desfallecer en los niveles de microgestión, cada cual en su consulta o dependencia, mesogestión a nivel de cargos intermedios y macrogestión en alta dirección y estrucutras políticas como una urgencia para conseguir adaptarnos en tiempo y forma a las rápidas circunstacias de nuestra época. No podemos delegar lo fundamental en políticos que se deben a Lobbies o intereses de terceros y no a la soberanía popular que dicen representar. Recortar un 21% del sistema sanitario en 6 años no es defender al ciudadano precisamente. No es mantenible el discurso de crisis, si hay que recortar que se haga en cargos a dedo, asesores, subvenciones a partidos políticos, aeropuertos vacíos, obras públicas no pertinentes y en reducir el redundante aparato del estado (adminsitración central, diputaciones, comunidades...) que se duplica para mantener puestos de libre designación y una eterna ineficencia.

El ciudadano debe conocer lo que están haciendo con su dinero y sus derechos. Los profesionales sanitarios deben trabajar duro por mejorar el sistema desde dentro. Los gestores y políticos deberían apostar por la profesionalidad, la ética basada en valores y la defensa del interés social general.

Mucho por hacer.




Aprovecho para comentar un excelente post de esta semana de Pablo Simón que acabo de leer que coincide con la invitación de paso a la acción que el vídeo propone.

¿Quién se anima?








viernes, 5 de septiembre de 2014

Salud Total








La definición de salud es antropológica, depende de lo que la sociedad que la defina considere que es el ser humano. Suele ser una definición negativa dado que es mucho más facil delimitar lo que es enfermedad. La primera aproximación a lo que la salud es la presupone como un estado o un tiempo libre de enfermedad. En el siglo XX se desarrollaron las sociedades del bienestar sobre los estados del mismo nombre que potenciaron los servicos públicos y un nivel de vida y de consumo nunca vistos. Fue entonces cuando se definió la salud como el estado de bienestar físicio, psicológico y social y no solo como la ausencia de enfermedad. La rápida evolución de estas sociedades y la gran importancia de la globalización y la tecnificación de las comunicaciones y el intercambio de información han dejado obsoleta esta perspectiva. Las sociedades líquidas y moviles, de predominio urbano, globalizadas e intercomunicadas en red precisan otra imagen de salud cuando se miran al espejo. Esta debería tener una base de adapatación y aceptación y otros componentes de relación y ecología. 

La salud centrada en el bienestar ha obrado la paradoja de dejar a la mayoría de la población fuera de su ámbito. La tolerancia a la dificultad, la frustración o la contrariedad es mínima y cada vez se consideran más aspectos normales de la vida como enfermedades no deseadas que precisan de un tratamiento que rápidamente alguien se encarga de proporcionar al mercado de consumo. La sedentarización junto con el aumento de la ingesta calórica van transformando las sociedades haciendolas de alguna manera más enfermas. Por otro lado la inversión de las piramides poblacionales en los países más desarrollados hacen que las sociedades envejezcan. Esta combinación de sedentarización, obesidad y vejez promueve un deterioro visible claramente  en el aumento exponencial de enfermedades metabólicas y cardiovasculares por un lado y degenerativas por otro. 

La urbanización progresiva y la centralización poblacional en ciudades también ha significado un gran cambio medioambiental de primer orden para gran número de ciudadanos. El alejamiento del campo y la naturaleza impone ritmos y rutinas nuevas que impilican mayores tiempos de transporte del domicilio al trabajo y menos interacción social con la comunidad de vecinos. La dinámica social se centra en familias nucleares o personas que viven solas, dejando atrás la protección de la familia extensan y las comunidades pequeñas. 

Otro ingrediente de interés lo constituyen las tecnologías que permiten la sociedad de la comunicación y el conocimiento. El acceso a redes de comunicación avanzadas nos conectan a fuentes de información, bibliotecas virtuales y conocimiento de todo tipo así como a personas de todo ámbito y lugar. Las redes sociales abren nuestro universo relaciónal y modifican totalmente las posibilidades, modos y formas de comunicar. A su vez generan un nivel mayúsculo de ruido de fondo. Nuestros ámbitos públicos y privados se han llenado de pantallas que nos bombardean con datos desde la mañana hasta la noche. En cada domicilio se instalan varios aparatos de televisión, muchos ya con conexión a internet, ordenadores, tabletas, teléfonos inteligentes... que se prolongan en los medios de transporte donde los ciudadanos cargan con sus aparatos móviles y persisten en los entornos laborales en forma de monitores de ordenador o de televisión. La resultante es una disminución de la cantidad y calidad de silencio personal, variable imprescindible para desarrollar el pensamiento y la reflexión personal, la creatividad y la dimension trascendente. A su vez el ruido de fondo aumenta las distracciones que dificultan la conciencia de presente. El ensimismamiento o dispesión se constituye como el estado mental habitual, minimizando la calidad de la experiencia presente. 

Los conceptos salud-enfermedad son un continuo que manifiesta los procesos de adaptación o no del ser humano en los planos corporal-instintivo, emocional-relacional, mental-transpersonal y medio ambiental-ecológico en los que éste busca un equilibrio dinámico consigo mismo y con su entorno.



Esta definición basa el concepto salud en el concepto adaptación que constituye la característica básica de la materia viva y la adapta a los planos de organización del cerebro humano. En la arquitectura cerebral convergen tres niveles de complejidad evolutiva superpuestos. En primer lugar tenemos el cerebro reptiliano que comanda las funciones corporales básicas y permite un comportamiento instintivo basado en conductas rápidas y en intuiciones. En segundo nivel lo constituye el cerebro mamífero o límbico que permite la vida emocional y por ende la relacional con todas las implicaciones de conducta que esto conlleva. Por último el cerebro neocortical con sus funciones cognitivas avanzadas que permite la vida mental y el desarrollo de la dimensión transpersonal, espiritual o trascendente. Estos planos buscan permanentemente un equilibrio tanto con el medio ambiente y sus circunstancias como con el medio interno que constituye otro ecosistema emocional y cognitivo personalizado. Surgen situaciones de bienestar que propicionamos y de malestar que rehuímos pero sólo tendremos capacidad de sentirnos bien si conseguimos desarrollar la suficiente aceptación de las mismas junto con la suficiente conciencia del momento presente que nos haga darnos cuenta tanto de lo que ocurre fuera de nosotros como de la cualidad de nuestra vivencia. Se puede argumentar que puede existir salud sin conciencia pero entendemos que será con ella cuando la misma alcance su mayor plenitud. 













Sanidad madrileña, estado de la cuestión



"El peor síntoma es el elevado grado de derivaciones de pacientes a los centros privados", lamenta Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid. "Lo más llamativo de Madrid es que era la comunidad puntera cuando se hizo la transferencia de competencias sanitarias, y ahora se encuentra muy deteriorada. Las agresiones continuadas desde la Consejería han puesto al sistema al borde de la fase crítica", denuncia Sánchez Bayle. 20minutos.es solicitó una valoración sobre el informe a la Consejería de Sanidad, pero declinaron ofrecer su versión.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2226708/0/sanidad-madrilena/cola-camas/medicos-presupuesto/#xtor=AD-15&xts=467263
El gran déficit de Madrid se encuentra en la dotación de personal en los centros de salud de Atención Primaria. Los enfermeros madrileños son los que tienen una mayor presión asistencial de toda España, con 1.924 habitantes por cada profesional. Mientras, los médicos de cabecera de Madrid son los segundos que atienden a más pacientes, con 1.513 habitantes por doctor (solo superado por Baleares, donde cada médico tiene adscritas a 1.669 personas). En cambio, la atención especializada madrileña (hospitales y centros de especialidades) tiene una plantilla suficiente: es la quinta con más médicos (1,98 doctores por cada mil habitantes) y la sexta con más enfermeros (3,45 por mil habitantes).

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2226708/0/sanidad-madrilena/cola-camas/medicos-presupuesto/#xtor=AD-15&xts=467263
El gran déficit de Madrid se encuentra en la dotación de personal en los centros de salud de Atención Primaria. Los enfermeros madrileños son los que tienen una mayor presión asistencial de toda España, con 1.924 habitantes por cada profesional. Mientras, los médicos de cabecera de Madrid son los segundos que atienden a más pacientes, con 1.513 habitantes por doctor (solo superado por Baleares, donde cada médico tiene adscritas a 1.669 personas). En cambio, la atención especializada madrileña (hospitales y centros de especialidades) tiene una plantilla suficiente: es la quinta con más médicos (1,98 doctores por cada mil habitantes) y la sexta con más enfermeros (3,45 por mil habitantes).

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2226708/0/sanidad-madrilena/cola-camas/medicos-presupuesto/#xtor=AD-15&xts=467263
El gran déficit de Madrid se encuentra en la dotación de personal en los centros de salud de Atención Primaria. Los enfermeros madrileños son los que tienen una mayor presión asistencial de toda España, con 1.924 habitantes por cada profesional. Mientras, los médicos de cabecera de Madrid son los segundos que atienden a más pacientes, con 1.513 habitantes por doctor (solo superado por Baleares, donde cada médico tiene adscritas a 1.669 personas). En cambio, la atención especializada madrileña (hospitales y centros de especialidades) tiene una plantilla suficiente: es la quinta con más médicos (1,98 doctores por cada mil habitantes) y la sexta con más enfermeros (3,45 por mil habitantes).

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2226708/0/sanidad-madrilena/cola-camas/medicos-presupuesto/#xtor=AD-15&xts=467263

 La evolución del gasto sanitario total en España en millones de euros es la siguiente:




2008
2009
2010
2011
2012
Gasto sanitario total
97.092
100.475
100.882
98.823
95.670
Gasto sanitario público
70.848
75.355
75.007
72.510
68.607
Gasto sanitario privado
26.244
25.120
25.875
26.312
27.064

 

Queda claro que vamos cuesta abajo y sin frenos, pueden estar seguros que los datos de gasto de 2014 serán todavía menores en el capítulo de gasto público (el presupuesto inicial fue de 52.700 millones)
y mayores en el privado. Hablamos de un recorte en sanidad de aproximadamente 21% en 6 años. Lo podrán maquillar como quieran pero los políticos nos han reducido un quinto la sanidad que teníamos, y lo peor es que los recortes siguen.

El último informe de la Federación para la Defensa de la Sanidad Pública arroja los siguiente datos:




1)     CCAA con mejores servicios sanitarios:


  • Navarra: 82
  • Aragón: 75
  • País Vasco: 73
  • Asturias: 73
  • Castilla y León: 72


2)     CCAA con servicios sanitarios regulares:
  • Andalucía: 64
  • Cantabria: 64
  • Galicia: 61
  • La Rioja: 60

3)     CCAA con servicios sanitarios deficientes:
  • Castilla La Mancha: 59
  • Cataluña: 57
  • Extremadura: 56
  • Madrid: 56

4)     CCAA con peores servicios sanitarios :
  • Baleares: 54
  • Murcia: 53
  • Canarias: 47
  • Comunidad Valenciana: 46

Gasto en sanidad por Habitante
Camas hospital
Quirófanos
TAC/RM
Andalucía        
980,00
2,27
8,33
21,92
Aragón    
1432,40
3,77
9,43
29,43
Asturias 
1388,27
3,39
9,29
24,50
Baleares
1075,56
3,01
9,43
32,66
Canarias
1235,76
3,18
7,88
15,22
Cantabria 
1333,30
3,29
7,95
22,07
Castilla y León
1267,40
3,69
8,62
27,27
Castilla la Mancha
1122,99
2,54
6,60
26,97
Cataluña       
1108,22
3,96
9,58
25,42
Comunidad Valenciana    
1077,59
2,39
9,26
27,82
Extremadura
1178,78
3,56
9,60
25,54
Galicia        
1227,74
3,48
10,10
30,93
Madrid   
1087,65
2,95
9,86
31,79
Murcia       
1290,70
3,15
9,58
27,96
Navarra         
1397,70
3,82
11,24
26,56
País Vasco
1540,64
3,62
10,01
26,49
La Rioja
1242,68
2,98
7,35
25,01



Un ciudadano de Madrid tiene un gasto sanitario de 1087 euros mientras uno del País Vasco 1540, obviamente el nivel de atención sanitaria no puede ser el mismo. Las diferencias son cada vez mayores entre Comunidades generándose significativas desigualdades en salud que vulneran el estatuto jurídico constitucional que se basa en la igualdad. No es lo mismo vivir en Nombela (Toledo) que en Getxo (Vizcaya), en cuanto a la asisntencia sanitaria no somos iguales, está claro, y esto no lo podemos achacar a la crisis ni a Alemania. La responsabilidad política es nacional.



El gran déficit de Madrid se encuentra en la dotación de personal en los centros de salud de Atención Primaria. Los enfermeros madrileños son los que tienen una mayor presión asistencial de toda España, con 1.924 habitantes por cada profesional. Mientras, los médicos de cabecera de Madrid son los segundos que atienden a más pacientes, con 1.513 habitantes por doctor (solo superado por Baleares, donde cada médico tiene adscritas a 1.669 personas). En cambio, la atención especializada madrileña (hospitales y centros de especialidades) tiene una plantilla suficiente: es la quinta con más médicos (1,98 doctores por cada mil habitantes) y la sexta con más enfermeros (3,45 por mil habitantes).



Fuentes:

Informe resultados del Ministerio de Sanidad

informe de la Federación para la Defensa de la Sanidad Pública

Diario 20 minutos

Related Posts with Thumbnails