viernes, 16 de mayo de 2008

La actividad física reduce un 25 por ciento el riesgo de sufrir enfermedades mentales


foto
Foto: ep



PAMPLONA, 15 May. (EUROPA PRESS) -


La actividad física reduce un 25 por ciento el riesgo de sufrir enfermedades mentales frecuentes, según un estudio de la Universidad de Navarra. La investigación, realizada en 10.381 graduados universitarios españoles, revela que las mujeres fumadoras y casadas son quienes realizan menos ejercicio.

Las personas que realizan más ejercicio físico en el tiempo libre tienen menor riesgo de sufrir enfermedades psiquiátricas frecuentes, tales como la depresión, ansiedad, estrés o trastorno bipolar. Así lo revela un estudio realizado en graduados universitarios españoles por la Universidad de Navarra, la Harvard School of Public Health y las universidades de Las Palmas de Gran Canaria, Zaragoza y la Pública de Navarra.

Según Miguel Ángel Martínez González, profesor del departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra y director del trabajo, "en la investigación, quienes acumulaban el equivalente de al menos dos horas y media a la semana de actividades en el tiempo de ocio, como correr o jugar a fútbol o tenis, presentaban un 25 por ciento menos de riesgo de desarrollar alguno de esos trastornos".

El artículo señala, asimismo, que los sujetos con niveles más altos de sedentarismo -más de 42 horas a la semana frente a la televisión y/o el ordenador- incrementan en un 31 por ciento la probabilidad de padecer estos problemas, en comparación con los individuos más activos. Asimismo, durante el seguimiento se observó que las mayores tasas de sedentarismo se daban entre las mujeres casadas y fumadoras.

PREVENCIÓN Y ALIVIO DE SÍNTOMAS

Miguel Ángel Martínez apunta que "un estilo de vida más activo y menos sedentario contribuye a aliviar los síntomas de las perturbaciones anímicas". "De acuerdo con ensayos clínicos -indica-, una vez que se logra el suficiente nivel de actividad, las tasas de remisión pueden compararse a otros tratamientos contra la depresión como la medicación o la terapia cognitiva del comportamiento".

En ese sentido, añade que "la cantidad de ejercicio, más que la frecuencia, parece ser un determinante más fuerte del efecto terapéutico en los problemas mentales. Recientemente, se halló una asociación inversa entre inactividad y salud mental: incrementos relativos en la buena forma se vinculaban con una sintomatología depresiva más baja y un mejor bienestar emocional".