viernes, 27 de agosto de 2010

¿POR QUÉ LOS PROFESIONALES SANITARIOS DEBERÍAN USAR TWITTER?




Al igual que Elisabeth Kübler Ross estableció sus famosas cinco fases del proceso de morir, Roshit Bhargava describió cinco etapas en relación al fenómeno Twitter.

 Estas cinco etapas consisten en:


1. Negación: “Twitter me parece algo estúpido. A quién le importa lo que otra gente esté haciendo ahora mismo?”

2. Presencia: “Ok, no entiendo por qué la gente lo adora, pero al menos me abriré una cuenta.”

3. Vertedero: “Estoy en Twitter y lo uso para poner enlaces a mi blog y mostrar a la gente mis notas de prensa”.

4. Conversación: “No posteo siempre material útil, pero uso Twitter para mantener auténticas conversaciones 1×1″

5. Microblogging: “Estoy usando Twitter para publicar información útil que la gente lee y también converso con ellos 1×1 auténticamente”



Estas étapas tienen base empírica y en un elevadísimo tanto por ciento se cumplen.
Dentro de los profesionales sanitarios son pocos los que se han interesado en este nuevo lenguaje. Salvo honrosas excepciones (y en la geografía española tenemos buenos exponentes) los médicos desconocen el medio y están en su mayoría en fase de negación. Esto produce una disonancia social, al existir muchos pacientes que si lo utilizan. Todavía la diferencia es pequeña pero las cifras de aumento de uso son exponenciales.

Merece la pena considerar la opción y, al igual que si se tratara de aprender otro idioma, los sanitarios fueran interesándose poco a poco en esta nueva lengua. En la que la información circula de otra manera y que permite generar conversaciones y contactos sociales a un nuevo nivel.

Crear sociedades ricas en redes sociales, en las que los ciudadanos puedan interactuar y compartir información es básico en nuestro mundo actual. La innovación y la creatividad marcarán las diferencias entre unas sociedades y otras, unos grupos humanos y otros. Médicos y pacientes tendremos que aprender a hablarnos usando nuevas herramientas. Y sobre todo tratar de buscar que nadie quede fuera.


Las razones para su uso por profesionales sanitarios podrían ser:

1. Aprender a hablar un nuevo lenguage social.
2. Atrevernos a crear nuevas redes sociales.
3. Tratar de comunicarnos mejor con nuestros pacientes.
4. Ofrecer información de calidad a nuestros pacientes.
5. Comunicarnos mejor con otros profesionales sanitarios.
6. Obtener información de otras fuentes primarias.


De momento el Dr. Fernando Casado y un servidor seguiremos apostando por esta línea de innovación.
 


Para lograrlo,  aportamos los cinco consejos de Eduardo Arcos para llegar al punto cinco de la escala de aceptación de Twitter:



1. Sigue a muchas personas/cuentas, pero en orden: debo insistir mucho en la importancia y utilidad de las listas, es una excelente manera de clasificar y leer a las personas por temática o por interés. Es difícil seguir conversaciones cuando tienes a más de 100 personas en una sola línea de tiempo.

2. Se participativo, pero de verdad. No subestimes el poder de responderle a la gente. Es cortés, es una gran forma de iniciar conversaciones que pueden enseñarte mucho, es una forma de conocer personas nuevas, de entender los intereses de tus seguidores, de dejarles saber más de ti (o de tu empresa). Siempre hablar con tus 3 amigos en Twitter o ignorar a tu audiencia no te lleva a ningún lado y no te saca del punto 3 en la escala de aceptación.

3. Usa un software que te permita crear columnas: recomiendo TweetDeck, Seesmic o Hootsuite, que aparte es multiplataforma, es decir, lo puedes usar en el escritorio, en el iPhone, en Android, iPad, etcétera.

4. No te conviertas en un reply-whore o en un RT-whore personas que simplemente responden todo lo que ven o hacen ReTweet de todo lo que leen, ¡es super molesto! — Por favor aporta tus propias ideas, enséñanos lo que te llama la atención, enlaza a lo que estás viendo/leyendo y te llamó la atención. Se parte del ecosistema, hará que crezca naturalmente.

5. Busca la constancia, y la mejor forma de lograrlo es aceptar a Twitter como un elemento social natural más. Eso implica no forzar las cosas, encontrar tu propio ritmo, tu propia forma de publicar, tu propia forma de expresarte y tu propia forma de recomendar lo que te llama la atención.


VER IMAGEN GRANDE AQUÍ

5 comentarios:

Dr. Bonis dijo...

Solo el 1% de la población española usa Twitter. Edad media 33 años. El 73% tienen trabajos relacionados con las nuevas tecnologías.

Si ese 1% merece ser denominado "muchos pacientes" es una cuestión claramente subjetiva.

A lo mejor dentro de 10 años las cifras son distintas (aunque es posible que no exista twitter para entonces)

Es divertido y molón construir un sistema sanitario para geeks... pero ¿es la mejor forma de usar los impuestos?

Emilienko dijo...

Adoro Twitter, sobre todo ahora que estoy pasando del paso 4 al paso 5.

Sin embargo, es verdad lo que dice Bonis: intento seguir a mis pacientes por Twitter, pero hasta el momento, casi ninguno de ellos lo utiliza.

A pesar de esta derrumbante realidad, creo que su uso es positivo: es importante estar ya aquí para cuando ellos lleguen.

Enrique Gavilán dijo...

Salvador,
Si estas fases tienen base empirica desde luego no creo que sean unidireccionales. En lo que a mi respecta, pasé de la fase 1 (negación) a la 2 y de ahí a la 3 (vertedero), e hice un breve intento de pasar al cuerto escalón, pero me da un repelús que me echa patrás cuando entro y veo lo que hay (a veces parece una red para quinceañeros tipo tuenti...).
Así que ahora me encuentro quizá más en la fase 1 (al menos coginitivamente, aunque lo siga usando como en la fase 3, simplemente para dar difusión de mi blog). Y te juro que hasta cierto punto envidio la mierda que tiene encima Calamaro al mandar twitter y los twitteros al carajo:
http://bitURL.net/ajaB.
Por lo que respecta a su función para comunicarse con los pacientes, si lo que se busca es comunicación 1*1 quizá mejor el teléfono, y si lo que se busca es comunicación social de masas para lanzar mensajes lo mejor sigue siendo la TV y los medios tradicionales (aunque vía internet, claro!).
Abrazos

Salvador Casado dijo...

siempre que aprendemos un idioma balbuceamos y cometemos errores. lo importante es querer comunicar, salir de lo conocido y buscar al otro, lo desconocido.

MiguelHD dijo...

Hola. Decir que soy fisioterapeuta, bloguero y aficionado a twitter.

Muy interesante el artículo, y también los comentarios. Comparto y discrepo con ciertos aspectos de ambos.

En cuanto al artículo, coincido con que Twitter es ahora mismo la red social más interesante y útil. Es la forma más rápida de enterarse de noticias o de contactar con todo tipo de personas. Me parece muy interesante su uso sanitario, aunque claro, siempre como complemento a otras vías que no estén limitadas a 140 caracteres.

También coincido con la opinión de que es cierto que el uso de Twitter crece, pero pienso que usuarios de a pie y pacientes tal vez ni sepan lo que es. Bueno, para eso estamos: si no lo conocen, se lo tendremos que presentar :)

En cuanto a que "a veces parece una red para quinceañeros tipo tuenti..." me parece simplemente un erro en el criterio a la hora de elegir a quien sigues.

Es cierto que hay mucho geek y abundan contenidos sobre Internet, blogs y tecnología, pero también hay muchos usuarios que escriben sobre política, ciencia, noticias, actualidad, causas sociales... yo sigo a bastantes portales médicos así como a médicos, enfermeros, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales... Es una vía más para tener un contacto, compartir información, enlaces, intereses y aficiones.

Además, ordenando a los usuarios en nuestras listas podemos tener organizados a todos aquellos que escriban sobre ciertos temas. Por ejemplo, yo tengo listas de noticias, cine, tecnología, salud... Dependiendo de lo que me corra más prisa consultar, miro solo alguna de las listas, y no todo el extenso timeline.

Yo, que ahora soy bastante fan de Twitter, empecé usándolo y luego abandonándolo durante meses. Ahora no hay ni un solo día que no lo mire, y no para cotillear o pasar el rato, sino para informarme y aprender, puesto que eso es sobre lo que escriben los usuarios a los que he elegido seguir.

En definitiva, que Twitter hay que aprender a usarlo para sacarle partido pero, sin duda, merece la pena.