sábado, 27 de noviembre de 2010

La ilusión del conocimiento sin esfuerzo


Internet es una analogía de la Biblioteca de Babel de Borges, una quimera, un imposible. En Bilbao han entendido bien el concepto en su biblioteca foral, un edificio de paredes transparentes, con los libros literalmente en el aire.

Nuestra relación con la información está cambiando, no así con el conocimiento. Este último es un fruto de lento crecimiento que necesita de siembra, cuidado, tiempo y paciencia.
Internet es sinónimo de inmediatez, todo está aparentemente a un click de distanica. Eso nos vuelve soberbios e inmaduros, alto precio pagamos por tanta información "gratuita".

También ocurre en salud. Se prima la respuesta rápida, la información rápida, el especialista de hospital rápido. En detrimento de la medicina lenta, a la cabecera del paciente, en el barrio o pueblo del paciente, en la consulta del médico de familia.

Veremos lo que pasa, ya está pasando. Algo se va a romper y  no lo podrá arreglar la inmediatez, el exceso de información o la tecnología. Necesitamos sabios que nos recuerden que la ilusión del conocimiento sin esfuerzo es eso nada más, una ilusión.


Agradezco al profesor Alfredo Gustavo Zurita por darme pie a hacer esta reflexión.

4 comentarios:

Xavier Blasco dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Quizá sólo me atrevería a hacer una reflexión-puntualización: Ese tipo de atención también puede y debe darse en otros niveles de la atención sanitaria. Como mínimo eso intento en mi pequeña parcela como otorrinolaringólogo en un hospital comarcal.
Gracias y un abrazo.

Juan Francisco Jimenez dijo...

Opino lo mismo , estamos aun como chicos con zapatos nuevos con las nuevas tecnologias de informacion y comunicacion , ( ..vease internet) , y es logico lo mismo les pasaria a cualquiera de los creadores clasicos de antaño, le s pareceria un milagro todo esto.. pero tambien hay que recordar que tambien la reflexion y el tiempo son cosas importantes de la vida y tal vez lo que nos identifica mas como humanos.
JF JImenez

MiguelHD dijo...

Muy buena reflexión. En Internet pasa mucho: se busca lo rápido, lo breve, lo fácil. El Dr Google nos muestra en tiempo récord todo lo que existe sobre un tema, pero sólo nos quedamos con algunas frases de los primeros enlaces que recopila para nosotros. Con tanta información se amplifica el ruido hasta el infinito: lo que encontramos lo primero, lo que Google nos señala en primeras posiciones, no tiene por qué ser (no suele serlo) ni lo mejor, ni lo más actual ni lo más relevante.

En salud (ya sea 2.0 o presencial) estas prisas y este ruido informativo, también pueden tener nocivas consecuencias. Nuestro trabajo será encauzar esa información y que llegue de forma adecuada al usuario final.

un saludo.

ecriteriumes dijo...

El consumismo y la satisfacción inmediata, son valores de nuestra sociedad actual y la red los refleja,como en cualquier otro ámbito, pero sólo es una herramienta.Poderosa, pero heramienta.Si no la idealizamos, no tendremos que sufrir el batacazo de la caída, que es el destino seguro de todo ideal.Creo que nada sustituiràl a relación terapéutica medico/paciente. Nunca.Y aquí sí que es importante la alizanza profesional/ciudadano.