jueves, 2 de diciembre de 2010

Tertulias


Nuestra sociedad necesita recuperar la tertulia, el debate sosegado, la comunicación de calidad, para encontrar el camino entre tanto ruido y tanto caos.

En las organizaciones sanitarias también. Hemos perdido la capacidad de argumentar, de confrontar ideas sin entrar en polémica o conflicto.

La bioética  nos aporta una interesante pista, el método deliberativo, donde un grupo multidisciplinar que se constituye atendiendo a sus diferencias, trata de conversar aportando puntos de vista distintos con el único objetivo de buscar consenso. El ambiente de máximo respeto y sensibilidad a la diferencia, a la opinión del otro, puede ayudarnos a encontrar respuesta a cuestiones que a nuestros ojos parecen oscuras.

La imagen del café Iruña de Bilbao, que tuvieron la gentileza de enseñarme Iñaki Sánchez y Rafael Olalde, ilustra el marco que nuestros abuelos usaron para reunirse y hablar. Hoy puede ser rescatado de nuevo, existe una necesidad.

2 comentarios:

Juana dijo...

Bueno cualquier tiempo pasado fue peor, ahora (al menos en este país) podemos hablar, incluso sin estar de acuerdo ....
Recuerdo que Felipe González decía que somos la 1ª generación de este país que no va a vivir una guerra, eso deseamos todos, espero ....

Y sí, creo que se crece más y mejor cuando tienes puntos de vista distintos, me gusta compartir con gente que no es como yo, que no ha estudiado lo que yo, que no ha vivido como yo, propicia mi creatividad.

Ahora la broma:
No me imagino la Sanidad llena de ingenieros organizándolo y getionándolo todo .... parecería una fábrica de componentes, además "demasiados" hombres jajajaja

saname dijo...

Todo un placer el poder llevarte de la mano por una parte del Bilbao imprescindible (Café Iruña, Calle Ledesma, Biblioteca foral, Bar La Viña del Ensanche, "Pozas").
Cuando quieras repetimos por otras zonas.
Abrazos.
Iñaki.