lunes, 20 de diciembre de 2010

Un dia en la vida de un médico de familia




El pasado viernes comencé el dia junto a Esperanza Aguirre y la cúpula del servicio Madrileño de Salud que coloracon la primera piedra del futuro hospital  de Villlaba. Mis impresiones las comenté anteriormente y no abundaré en ellas, tan solo añadir que además del acto pude dedicar un tiempo a hablar con los otros directores de centro de Villalba así como  con los futuros directivos del hospital y repetí hasta la saciedad una sola palabra: coordinación. Solo si hablamos y nos tenemos en cuenta mutuamente, podremos realizar un trabajo de calidad. Ya veremos.

Tras comida frugal, me dirigí al centro de salud a navegar la consulta que no fue mala (39 visitas programadas + 12 visitas sin cita =51) y solucionar papeles, algún fleco de las vacaciones del equipo y demás cuestiones de coordinación del centro. Terminé a las 21:00 y me dirigí a ver a dos pacientes mayores a domicilio, lo que me llevó media hora más.

El dia finalmente concluyó con la cena de Navidad que tradicionalmente celebramos juntos el centro de salud de Villalba pueblo con el de Moralzarzal, que forma parte de nuestro equipo de Atención Primaria. Me llenó de satisfacción la asistencia de la práctica totalidad de los compañeros/as.  Parece que en tiempo duros nos viene bien hacer piña.

No fue un dia normal, pero casi ninguno lo es. Hoy sin ir más lejos he dedicado 4 horas ý media de la mañana a dos reuniones con mi dirección asistencial y la tarde la pasaré en consulta.

La organización tira de nosotros y nosotros damos más de lo que podemos. A cambio estamos recibiendo mucha burocracia, sistemas informáticos que no funcionan (historia clínica de AP-Madrid, visores, sistema SCAE de cita con especializada...), sobrecarga asistencial, mala coordinación con el hospital de referencia, enrarecimiento del clima laboral, bajada de sueldo, etcétera.

¿Hasta dónde podremos llegar? No puedo responder, tan solo poner de relieve que la cuerda está muy tensa y un servidor termina el dia para el arrastre.

3 comentarios:

Clara dijo...

Ese esfuerzo constructivo, antes de que se pongan las piedras del hospital, es lo que vale: no nos salvarán los edificios, sino las personas.
Lamento el agotamiento, porque nos hace restar.
El otro día, hablando en twitter, se nos ocurrió una reivindicación lúdica y seria: un calendario de 12 causas, defendidas por doce fotos de personas implicadas con la Atención Primaria (médicos, enfermería, residentes...)y doce meses, cada uno de ellos para informar y discutir sobre una causa. Tienes el documento colaborativo para recoger ideas aquí: http://is.gd/j64Gj
Un beso.

Gerineldo dijo...

Espero que os escuchen. Yo ya me he peleado con medio SESCAM y no me escuchan. Al final, si veo disfunciones que no arreglan, lo pongo en la Hª Clínica de cada paciente y le explico los derechos al paciente por si deciden tomar acciones contra el SESCAM.

saname dijo...

¡¡¡Animo compañero!!!
Ya vendrán tiempos mejores.
Hagamos una piña.
Abrazos.
Iñaki.