viernes, 31 de diciembre de 2010

Feliz año nuevo



El tiempo es líquido, continuo, fluido, misterioso.
No me acabo de creer los finales y comienzos de año. Aprovecharé la ocasión, en cualquier caso, para desear lo mejor a mis colegas de profesión y a mis pacientes. Hoy es un dia para pensar en clave de valores: salud, amor, compañía, familia, proyectos, ilusiones...

Quizá añadir dos valores más a la lista, excelencia y entusiasmo, hacer las cosas bien y vibrar al hacerlas.


Espero que el año que entra aporte conciencia y vida abundante a todos y todas.

jueves, 30 de diciembre de 2010

¿Qué es la medicina de familia?

Nada mejor que dejar a dos expertos responder a esta pregunta.


Dr. Julio Ceitlin: Profesor Honorario de la Universidad de Buenos Aires; Presidente del Centro de Estudios en Medicina Familiar Ian McWhinney; Miembro Honorario de la American Academy of Family Physicians.

Dr. Stephen Spann: oriundo de los Estados Unidos, que pasó una parte de su vida en Uruguay. En los Estados Unidos se recibió de médico y está dedicado a Medicina Familiar. Ha sido decano (área Clínica) de la Facultad de Medicina Baylor (Baylor College of Medicine) en Huston Texas. Y actualmente es “Professor and Chairman” del Departamento de Medicina familiar y Comunitaria de dicha casa de estudios. Ha practicado también asistencia en medicina familiar en poblaciones pequeñas de Texas.



Ver entrevista y videos AQUÍ. 


vía Ruben Roa .

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Universalizar la excelencia

Adela Cortina publica hoy en el País un recomendable artículo que trata uno de los temas que va a determinar nuestro futuro. No habla de tecnología, de ordenadores ni de investigación. Trata sobre valores y entre ellos la excelencia.


Extraigo dos ideas, aunque el artículo merece su lectura completa.

"Ante la pregunta "excelencia, ¿para qué?" habría una respuesta clara: para conquistar personalmente una vida feliz, para construir juntos una sociedad justa, necesitada de buenos ciudadanos y de buenos gobernantes."


"A fin de cuentas, no se construye una sociedad justa con ciudadanos mediocres, ni es la opción por la mediocridad el mejor consejo que puede darse para llevar adelante una vida digna de ser vivida. Confundir "democracia" con "mediocridad" es el mejor camino para asegurar el rotundo fracaso de cualquier sociedad que se pretenda democrática."

A todos se nos ofrece la oportunidad de ser ciudadanos y profesionales excelentes. Es una lástima que con frecuencia caigamos en las clásicas trampas del escaqueo, la mediocridad, la queja estéril y otros atajos que en lugar de sacar lo mejor de nosotros nos vuelven grises.

En Sanidad se nos ha vendido muchas veces la idea de la calidad y la excelencia. No es fácil en un medio donde la gestión no suele tener en cuenta al profesional. Pero esto no es escusa, incluso en las condiciones más adversas se pueden hacer las cosas bien.

Espero que la reflexión de Adela Cortina nos anime a ser un poco mejores en nuestra tarea. A fin de cuentas hacer las cosas bien probablemente nos ayude a ser más felices.

martes, 28 de diciembre de 2010

Transalfabetización sanitaria

Transliteracy es la capacidad de leer, escribir e interactuar a través de una amplia gama de plataformas, herramientas y medios de comunicación desde el lenguaje oral y el de signos pasando por la escritura, prensa escrita, televisión, radio y el cine, a las redes sociales digitales. (tomado de wikipedia)




El mundo de lo 2.0 desata pasiones, unos lo defienden otros lo detestan.

Hoy traigo a colación un concepto con el que necesitamos congeniar y que aporto a colación de un retweet de Ruben Roa.

En nuestra infancia nos animaban a ser bilingües, a hablar lenguas. Hoy esto sigue siendo necesario, pero como tantas cosas, ha devenido en una importancia exponencial. El mundo contemporáneo necesita ciudadanos transalfabetizados y en sanidad con más razón. En el laboratorio multicultural que es el barrio de Lavapiés de Madrid lo pude comprobar. Hay muchas lenguas, muchas posibilidades de comunicarnos y los profesionales sanitarios necesitamos conocer todas las posibles. Por lo menos chapurrearlas, hacernos entender, saber escuchar.

El nuevo reto pasa  por atrevernos a utilizar las herramientas a nuestro alcance para crear conversaciones y generar nuevas posibilidades de comunicación entre profesionales sanitarios y pacientes. La consulta presencial seguirá siendo el solomillo de la comunicación, pero hay muchas más posibilidades. El uso del video, los blogs, las presentaciones, lo audiovisual... que ahora es anecdótico, puede transformar usos y costumbres de unos y de otros. Y lo hará, porque el mundo no tiene la costumbre de pararse.

Lo prudente parece ser el ir avivando el interés de los profesionales sanitarios a explorar nuevas formas de comunicación con otros profesionales sanitarios y con pacientes. En el fondo hablamos de un cambio de cultura y por lo tanto en un cambio en los perfiles profesionales y probablemente en el rol.







Give me one



No me puedo quitar de la cabeza el enorme coste del Hospital de Villalba. Las infraestructuras sanitarias modernas son carísmas, 108 millones de euros es mucho dinero.

Como estamos en tiempos navideños me he puesto a soñar que el hospital prescinde de un millón de euros que deciden destinar a la atención primaria de la zona.


¿Qué haría yo con un millón de euros?

Tres cosas.

1. Crearía una unidad de innovación en atención primaria, bastaría una documentalista, dos médicos, dos enfermeras y un administrativo. Daría servicio de biblioteca virtual, herramientas 2.0, apoyo a unidades docentes, desarrollo de Tics, apoyo a la investigación, coordinación con otras redes…

2. Organizaría una reunión con la ministra de sanidad y los consejeros de salud de las autonomías para que un grupo de expertos les expliquen que se podría ahorrar mucho dinero en este país reduciendo la burocracia y modificando el actual sistema de prescripción.

3. Fortalecería las plantillas de Atención Primaria que soporten cupos mayores a 1900 adultos o 1500 niños.




Si creen que me he pasado podríamos quedarnos con la opción 1, con un coste de 200.000 euros/año, y si sigue siendo demasiado nos quedamos con  la opción 2 con coste cero.


¿Soy el único que sueña? No debería ser así. Sin reducción de burocracia y sin innovación el sistema sanitario que conocemos desaparecerá en unos años.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz Navidad!



Reciban mi más sincera felicitación de Navidad.

Una vez cruzado el solsticio solo cabe esperar que la luz brille cada dia un poco más.

Tratemos de imitarla.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Un dia en la vida de un médico de familia




El pasado viernes comencé el dia junto a Esperanza Aguirre y la cúpula del servicio Madrileño de Salud que coloracon la primera piedra del futuro hospital  de Villlaba. Mis impresiones las comenté anteriormente y no abundaré en ellas, tan solo añadir que además del acto pude dedicar un tiempo a hablar con los otros directores de centro de Villalba así como  con los futuros directivos del hospital y repetí hasta la saciedad una sola palabra: coordinación. Solo si hablamos y nos tenemos en cuenta mutuamente, podremos realizar un trabajo de calidad. Ya veremos.

Tras comida frugal, me dirigí al centro de salud a navegar la consulta que no fue mala (39 visitas programadas + 12 visitas sin cita =51) y solucionar papeles, algún fleco de las vacaciones del equipo y demás cuestiones de coordinación del centro. Terminé a las 21:00 y me dirigí a ver a dos pacientes mayores a domicilio, lo que me llevó media hora más.

El dia finalmente concluyó con la cena de Navidad que tradicionalmente celebramos juntos el centro de salud de Villalba pueblo con el de Moralzarzal, que forma parte de nuestro equipo de Atención Primaria. Me llenó de satisfacción la asistencia de la práctica totalidad de los compañeros/as.  Parece que en tiempo duros nos viene bien hacer piña.

No fue un dia normal, pero casi ninguno lo es. Hoy sin ir más lejos he dedicado 4 horas ý media de la mañana a dos reuniones con mi dirección asistencial y la tarde la pasaré en consulta.

La organización tira de nosotros y nosotros damos más de lo que podemos. A cambio estamos recibiendo mucha burocracia, sistemas informáticos que no funcionan (historia clínica de AP-Madrid, visores, sistema SCAE de cita con especializada...), sobrecarga asistencial, mala coordinación con el hospital de referencia, enrarecimiento del clima laboral, bajada de sueldo, etcétera.

¿Hasta dónde podremos llegar? No puedo responder, tan solo poner de relieve que la cuerda está muy tensa y un servidor termina el dia para el arrastre.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Señora ministra de sanidad cambie usted por favor el modelo de prescripción español



Ayer el consejo de ministros aprobó un nuevo Real Decreto sobre receta médica y órdenes de dispensación en el que trata sobre la receta electrónica. Aplica toda la filosofía de burocratización del sistema de receta que existe ahora con el papel al formato electrónico. No avanzamos nada.

Así no podremos ser competitivos, consumimos mucho tiempo de la ciudadanía, de los sobrecargados profesionales sanitarios y del sistema sanitario.

No nos lo podemos permitir.

Vicente Baos analiza pormenorizadamente este asunto en su blog. Yo tan solo añado un apunte: los responsables políticos necesitan arriesgarse para buscar el bien común. Es necesario que confíen en los profesionales sanitarios asistenciales que les venimos avisando desde hace años en la necesidad de formular una receta multiprescripción como tienen la mayoría de los países europeos.

No nos dejen en la cola de Europa. España se merece tener un sistema sanitario digno y hoy la prioridad es desburocratizar por el bien de todos y todas.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Comienza hoy la construcción del hosptial de Collado Villalba


La presidenta de la comunidad de Madrid ha puesto hoy la primera piedra de un nuevo hospital. Un proyecto que costará 108 millones de euros (inicialmente). No hay duda de que supondrá un cambio en la asistencia sanitaria de los 110.000 madrileños que viven en los municipios aledaños.

Como médico de familia de un centro de salud de Villalba es un reto el conseguir una buena coordinación con dicho hospital. Desgraciadamente en el momento actual las relaciones con el hospital Puerta de Hierro son malas. Grandes demoras en la derivación de  pacientes, nulo contacto ni comunicación con los médicos y enfermeras, acceso incompleto a la historia clínica hospitalaria y la sensación subjetiva de no ser tenidos en cuenta. 

Haré lo que esté en mi mano para que la coordinación entre niveles asistenciales sea óptima, pero necesitaremos voluntad institucional firme para conseguirlo.

Por otro lado Esperanza Aguirre ha tenido palabras de elogio para los profesionales sanitarios de Madrid. Lo que la agradezco. Sin embargo no nos vale saber que somos un sistema sanitario "de los mejores del mundo" si a los médicos de familia se nos sigue agobiando con burocracia (modelo de recetas obsoleto, partes de confirmación de baja, certificados, informes, papeles...) y con sobrecarga asistencial (en mi centro de salud superamos los 2000 pacientes por médico de familia y los 1600 por pediatra).

Las palabras amables vienen bien, pero también los hechos. El nuevo hospital funcionará si los centros de salud de la zona somos eficientes y trabajamos con corrección. Una redimensión de las plantillas y una corrección de las sobrecargas añadirían eficiencia al sistema. No nos podemos olvidar de la Atención Primaria, somos una pequeña parte del sistema sanitario, pero esencial para un buen funcionamiento del conjunto.



Comunicado de la Agencia EFE

  El futuro hospital de Collado Villalba, cuya construcción se ha iniciado hoy, dará cobertura a 110.000 vecinos de ocho municipios de la sierra y atenderá a partir de la primavera de 2012 el 95 por ciento de las patologías de la población de referencia.




La presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha colocado hoy la primera piedra de esta infraestructura, en la que se invertirán alrededor de 108 millones de euros y que estará ubicada en una parcela de 55.000 metros cuadrados de la zona de La Chopera.



El nuevo centro sanitario atenderá el 95 por ciento de las enfermedades de los usuarios, estará dotado con 140 habitaciones individuales y dispondrá de nueve quirófanos, doce puestos de cuidados intensivos, catorce de diálisis y 44 de hospital de día.



El hospital de Collado Villaba, que evitará el traslado de los vecinos al de El Escorial o al de Puerta de Hierro, también estará equipado con un servicio de materno infantil y contará con servicios de pediatría, oncología médica y cardiología, así como con los de cirugía pediátrica, angiología y cirugía vascular.



Según ha explicado Esperanza Aguirre, este complejo hospitalario será un edificio funcional, dotado de la tecnología más moderna y orientado al bienestar del paciente al estar ubicado en un "emplazamiento privilegiado y en un entorno de calma que ayudará al tratamiento y recuperación" de los pacientes.



La presidenta, que ha estado acompañada por el alcalde de Collado Villalba y por varios consejeros, también ha defendido que una empresa privada (Grupo Capio) gestione el nuevo hospital porque a los ciudadanos "sólo les importa recibir una atención de calidad y gratuita".



También ha hecho hincapié en que del futuro centro no sólo se beneficiarán los 110.000 vecinos de los ocho municipios de la comarca (Collado Villalba, Alpedrete, Cercedilla, Moralzarzal, Los Molinos, Collado Mediano, Becerril de la Sierra y Navacerrada), sino el resto de madrileños a raíz de la entrada en vigor del Área Única en la atención especializada y hospitalaria.



El alcalde, José Pablo González, ha apuntado que la colocación de la primera piedra del hospital supone un "día histórico" para las localidades de la sierra y ha felicitado a sus vecinos por hacer realidad una "reivindicación histórica".


Foto tomadas de la página de la consejería de salud.

Pacientes correctamente informados, empoderados, proactivos...

Todo paciente necesita ser informado sobre sus problemas de salud. Y necesita ser informado de forma correcta. La información precisa de su justa dosis para ser útil y permitirnos elegir la mejor opción. Tanto el exceso como el defecto de la misma enajenan y cohartan nuestra libertad a la hora de elegir.

Cuando hablamos de información sanitaria hay otro compomente añadido, la toxicidad o efectos secundarios de la misma.
Buscar en google nos produce un aluvión de información no filtrada. Esto puede producir stress o ansiedad en una persona previamente preocupada por un problema de salud. Preguntar a amigos o familiares es otra costumbre frecuente. Todo el mundo opina cuando se toca un tema de salud. Pero claro, no todo el mundo lo hace con criterio.

 
Si parece claro que cuando tenemos un problema de fontanería preguntamos a un fontanero y cuando el coche no arranca preguntamos en el taller, a nivel de salud la opción más prudente es plantear nuestras dudas a nuestro médico de cabecera, enfermera o pediatra. El valor añadido que pueden aportar es su experiencia, formación y lo más importante, su criterio.

Ahora bien, la información ha de ser comprensible, expuesta en un lenguaje sin jerga ni tecnicismo, de forma adaptada al paciente concreto, adecuada a la necesidad de saber de este y respetuosa con sus valores y deseos. No más información es siempre mejor, muchas veces el paciente puede no querer saber o no saberlo todo. 

Una de la principales funciones del sistema sanitario es conseguir pacientes correctamente informados. Esto no aparece en la cartera de servicios del sistema, ni hay indicadores que lo midan, pero tanto los pacientes como los profesionales sanitarios que los atendemos lo sabemos.

 Alain Ochoa y otros compañeros de la red han planteado hace unos días el reto de traducir el concepto empowered patient, paciente empoderado. Dejo el documento por si algún paciente desea aportar su punto de vista y hacer un comentario.






PROPUESTAS PARA TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL “EMPOWERED PATIENT”




Por favor, añadid vuestras propuestas y, bajo ellas, la justificación por la cual creéis que es la mejor opción. Por favor, firmad cada comentario para que sepamos cuál es de quién.

Podéis también añadir vuestros nombres bajo las opciones que más os gusten. Por ahora tenemos:

Empoderado
La traducción “oficial” según RAE pero queda poco natural (@alainochoa)
Paciente empoderado (aunque suena fatal en castellano) (@EliaGabarron)
Directamente puede incluso sonar a paciente “endiosado” (la madre de @DraMyte)
La UE ya publicó hace años un paper que hablaba del EMPODERAMIENTO del paciente (@itato) y hace poco otro sobre POTENCIACIÓN de los pacientes que se puede consultar aquí http://ec.europa.eu/information_society/activities/health/docs/publications/eh_era-patient-empower.pdf
Iñaki González (@goroji), estoy de acuerdo con Alain, queda poco natural y un poco estirado. No me gusta.
De acuerdo con @alainochoa en que es la traducción oficial en el DRAE: empoderar.
1. tr. desus. apoderar. Era u. t. c. prnl.
En el panhispánico de dudas: empoderar(se). Calco del inglés to empower, que se emplea en textos de sociología política con el sentido de ‘conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida’. Puede usarse también como pronominal: «Se trata pues de empoderarnos, de utilizar los bienes y derechos conseguidos, necesarios para el desarrollo de los intereses propios» (Alborch Malas [Esp. 2002]). El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment): «El empoderamiento de los pobres es la palabra clave» (Granma [Cuba] 11.96). El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.
Asi que aunque me pese, “empoderar” podría resultar no sólo aceptable, sino incluso recomendable para no liarnos más (@lramosneira)
Empoderar me suena extraño y no me gusta, aunque si la RAE lo dice..(@drjmacias)
No me gusta porque entraña una relación vertical de alguien en el poder que se lo da o comparte con el paciente (@osc_miranda).

Empoderamiento es tener el control de las propias condiciones de vida. Significa retomar el poder sobre la propia vida. El término para mi es adecuado (@gallegodieguez). En promoción de la salud el empoderamiento es un factor clave (vease http://bit.ly/dQte7H ). En el tesauro multilingüe europeo de promoción de la salud, el termino en la traducción española es empoderamiento http://www.vocabularyserver.com/hpmulti/es/index.php?tema=477

Apoderado
Suena a quien tiene poder pero por delegación. (@manyez)
De acuerdo con @manyez (@dramyte)
Tiene un matiz algo “violento”, pero no sé explicar por qué (@clarabenedicto)
No, no, tiene un matiz taurino (@monicamoro) Completamente de acuerdo, suena casposo (@rosataberner)
Iñaki González (@goroji), violento y taurino van de la mano, estoy de acuerdo, ésta tampoco me gusta.
A mi tampoco me gusta el componente taurino (@drjmacias)
Apoderamiento. (@jbasago)
Se trata del concepto opuesto a marginalización en la toma de decisiones. Necesidad de que las personas objeto de una acción de desarrollo aumenten su capacidad para controlar su propia vida, a través del fomento y desarrollo de habilidades para la autosuficiencia. En un contexto amplio es sinónimo de “emancipación”.
Apoderamiento, proceso de. (@jbasago) El proceso que habilita a alguien a ganar poder, autoridad e influencia sobre otros, las instituciones o la sociedad. El apoderamiento probablemente se constituye por la totalidad de las siguientes capacidades:
·         Tener poder de decisión propio.
·         Tener acceso a la información y los recursos para tomar una decisión apropiada.
·         Tener una gama de opciones de donde escoger.
·         Habilidad para ejercer asertividad en toma de decisiones colectivas.
·         Tener un pensamiento positivo y la habilidad para hacer cambios.
·         Habilidad para aprender y para mejorar su propio poder personal o de grupo.
·         Habilidad para cambiar las percepciones por medios democráticos.
·         Mejorar la auto imagen y superar la estigmatización.
·         Involucrarse en un proceso autoiniciado y continuo de crecimiento y cambio.


Corresponsable
Casi me parece la que mejor transmite el sentido de la expresión (@alainochoa)
A mí personalmente es la que más me gusta (Rafa, @inq_maimonides) - pienso igual (@fradiex)
Me gusta porque el paciente no recibe de arriba el poder o le es otorgado (concepto clásico y más de empresa) sino que se le ayuda y forma para que sea consciente, se implique, esté motivado y acepte su responsabilidad para cuidar su salud. Va en línea con la nueva campaña: Con responsabilidad, ganamos en salud (@osc_miranda).
En realidad siempre hemos sido corresponsables de nuestra salud, lo que ahora se quiere resaltar con el empoderamiento es que el paciente tiene una voz que es igual o más importante que la del médico en cuanto a que tiene la decisión final y ese matiz no queda claro si escogemos el término corresponsable (@itato)
Mi preferida, porque indica poder de decisión, pero también su consecuencia. Y también que se decide de forma compartida. (@clarabenedicto), estoy con Clara aunque también me gusta la palabra comprometido, que no delega la resposabilidad(@vicentoller)
Me gusta más, indica la necesidad de una decisión compartida (@cientounero)
Para mi también la preferida pues comparte su salud con el profesional y participan ambos de las decisiones pero con conocimiento, sí me parece la mejor (@monicamoro)
Me gusta, traduce equidad médico-paciente (@rosataberner)
A mi me parece la mejor (@drjmacias)
Para mí, es la mejor también. El paciente tiene derechos, deberes y poder de decisión (@drajomeini)

Capacitado
También me gusta (DraMyte) casi diría que era la palabra que buscaba en mi cabeza cuando escribí “Facultado” por primera vez. Nuestros pacientes cada vez son más cosmopolitas y oyen hablar de las cosas, no se conforman con lo primero que les decimos y están capacitados para pensar y decidir por sí mismos (al menos eso se creen algunos...)

Facultado - (@lramosneira y @dramyte)
Facultar (DRAE) tr. Conceder facultades a alguien para hacer lo que sin tal requisito no podría. Eso es lo que hace ahora mismo la sociedad 2.0 con sus individuos 2.0... o 3.0, que es lo que tenemos aquí ya...
Empower (Merriam Webster): transitive verb
1
: to give official authority or legal power to <empowered her attorney to act on her behalf>
2
: enable 1a
3
: to promote the self-actualization or influence of empowering women — Ron Hansen>


Informado
No es malo pero le falta no sé qué, Mònica Moro, @monicamoro
Creo que lo que le falta es el importante matiz de la calidad y pertinencia de la información, no es lo mismo muy informado que bien. (@clarabenedicto) Estoy de acuerdo, le falta algo (@rosataberner) Demasiado frío (@dramyte)
La acción de informarse o ser informado está en el primer nivel de participación del ciudadano. Es el menos participativo, carece en la mayor parte de casos de la interactividad necesaria (@fradiex)

Iñaki González (@goroji): la combinación de “Informado” y “capacitado” es la que más me convence. El paciente debe disponer de la información más veraz posible, evitando la infoxicación, para que así pueda ser capaz de tomar la decisión que más le convenza, siempre eso sí, en estrecha colaboración con su médico y/o profesional sanitario.
Estoy con Iñaki; lo mejor es la mezcla de capacitación por la información (@drjmacias)
  > Y si lo llamamos infocitado? :) (@clarabenedicto)

Me gustó ésta: ¿Será en el fondo el “empowerment” dar palabras y dar la palabra a quien habitualmente no la/s tiene?
Salvador García y Francesc Borrell. Empowerment: el poder de una palabra. Dimensión Humana 2002; 6(2): 74-9.


Correctamente informado


El paciente correctamente informado es el que ha recibido una información de forma adecuada, entendible y oportuna con la que elegir los cursos de acción óptimos junto a sus profesionales sanitarios de referencia.

La información sanitaria precisa su justa dosis, es peligrosa por defecto y por exceso. El paciente bien informado o correctamente informado es por lo tanto el paciente ideal.

Ya son tres palabras y eso es una pega. El término tiene base bioética que podría explayar y no lo hago para optimizar. @doctorcasado


Capaz y deseoso de autogestionar su salud
es muy largo, pero recoge, creo, todos los matices del palabro “empowerement”, @evavelasco
Sí, es demasiado largo (@rosataberner)
Capaz -> capacitado? (@dramyte)

Completamente de acuerdo, qué tal llamarlo paciente autogestionado? (@marta_cisa)

¿Paciente autogestionado no suena más a automedicación o autocuidados, restringir demasiado el sentido? (@alainochoa)

Cuando el paciente toma el control de su enfermedad, se involucra de forma proactiva y toma el control de sus padecimientos y tratamientos. Un paciente con este control, posee poder, por lo que se alcanzan mayores cotas de involucración  y se acrecienta el interes por su salud; y en su enfermedad, le da seguimiento a su tratamiento y está pendiente de las mejores posibilidades de solución a su problema de salud, o sostenimiento de calidad de vida (@fradiex)
Pero ese control hay que dárselo, darle facultades para ello -> volvemos a Facultado (@dramyte)

En empresa “empowerment” significa ser propietario de, asumir algo como propio. En el campo de la salud sería algo como “el paciente es propietario de su salud y de los procesos y decisiones relacionados” (Olga @tekuidamos)

Veo dos sentidos en la palabra inglesa. Uno en el sentido latino de otorgar “potestas” potestad o poder legal de hacer algo. Esta donación se haría por parte de quien tiene la autoritas o autoridad para darla. Paciente autorizado o capacitado sería la traducción a este sentido.
Otro sentido de la palabra inglesa es la de dar capacidad en el sentido de entrenar o dar cauce a una habilidad. La acepción más antigua de to empower es “to invest with authority, authorize”, aunque luego se amplió su uso a “to enable or permit”. La traducción más exacta sería paciente apoderado, ya que se le transmite un poder que antes no tenía.
Lo cierto es que ambas traducciones son horrendas. Pero creo que el espíritu de la palabra original sin crear “palabros” puede ser paciente autorizado. (@cadanero)

Habilitado

Empoderamiento
Hace tan solo dos años si uno buscaba esta palabreja en Internet encontraba más bien poco, tenia que referirse al ingles empowerment para saber que era un nuevo concepto en el que la información sanitaria accesible a los pacientes juega un papel fundamental
Hoy en dí­a podemos consultar el estupendo Tesauro sobre Reforma del Sector Salud de la Iniciativa Regional de Reforma del Sector Salud de ALC para saber que empoderamiento es el proceso mediante el cual los individuos obtienen control de sus decisiones y acciones relacionadas con su salud; expresan sus necesidades y se movilizan para obtener mayor acción polí­tica, social y cultural para responder a sus necesidades, a la vez que se involucran en la toma de decisiones para el mejoramiento de su salud y la de la comunidad. (WHO. Health promotion glossary, 1998) Se refiere al proceso de autodeterminación por el cual las personas o comunidades ganan control sobre su propio camino de vida. Se trata de un proceso de concienciación (tomar conciencia de todos los factores que influyen sobre la vida de las personas) y liberación (ganar poder de decisión sobre su propio destino)
Entrada de hace unos años en Primabog

Resourceful patient

En este libro Muir Gray The Resourceful Patient propone el termino resourceful ( ingenioso, lleno de recursos) nos da unas clara visión sobre la nueva relación entre médicos y pacientes, así como del papel que la información - mejor dicho la nueva distribución de la información- jugara en esta relación.

Responsable

Me gusta todo lo que se dice sobre el paciente Coresponsable, pero si pienso en los usos de la expresión, me parece más autoexplicativa “Paciente Responsable”  y más fácil de usar  y de entender por los propios pacientes porque a corresponsable parece que le falta algo detrás: Paciente Coresponsable con...?
Isabel Fernández Peñuelas (@ifrnandez)

Comprometido

Creo que el objetivo del “empowered patient” es cambiar el tradicional rol de paciente por un rol más activo en el que el ciudadano asume que ha de colaborar con buenos hábitos de salud y, en el caso de tener problemas sanitarios, escuchar a los profesionales y trabajar en equipo con ellos para conseguir unos fines consensuados. Por tanto, el profesional asumiría el rol de asesor (reparador en el caso de intervenciones o curas) en un proyecto personal en el que el ciudadano se siente comprometido y tiene que poner su parte.
Eloy M. Rodríguez (@eloymr)

Proactivo
Interesante debate! Si el propósito es el de encontrar una traducción literal, me temo que “empoderado” gana la batalla. Confieso que a mí nunca me ha gustado, pero es lo que hay. Además es un término que ya está muy arriagado en la literatura. De las posibles alternativas no literales yo me quedaría con “paciente proactivo” (@xavieralzaga).

El debate está muy bueno! Creo que empoderado aunque no es una palabra que suene “bonito” es la que mejor queda sobretodo si tenemos en cuenta que se ha hecho su camino y hoy es bastante utilizada en castellano. De las otras opciones, aunque larga me gustó “capaz y deseoso de autogestionar su salud”. (@vj_CR)

Proactivo me gusta @alainochoa. Hmm y a mí, aunque suena muy coaching (@draMyte)

Paciente 2.0
Que tal esto, no es una traducción de empowerment, pero según tengo entendido la coletilla 2.0 significa todo lo que se ha puesto en esto doc. Colaborativo, participativo, responsable o corresponsable de su salud. Si me tengo que quedar con una, dudaría entre Corresponsable y Proactivo, pero todo depende de hacia quien va dirigido el sinónimo, quien lo tiene que entender, explicarlo puede resultar complicado con una sola palabra. Si tuviese que hacer un eslogan sería: “devolver la salud al que le pertenece”. (Raúl F. @fisioentrevias). Otra reflexión es: si la palabra paciente ya lleva implícito todo lo que queremos adjuntar pero ha perdido su significado...Enhorabuena por la idea;)

Ya que se menciona, no quiero dejar de recordar que todo esto ha surgido a raíz de un articulillo publicado en prensa local titulado “Salud 2.0 o el paciente del siglo XXI”. Ya que nos ponemos, ¿Qué os parece Paciente Android o iPaciente, y nos ponemos al hilo de las nuevas tecnologías? (@draMyte)

Olga
Sin duda la palabra es autorizarse. Yo es la que utilizo. No sólo para pacientes. También para profesionales. Y usuarios. Y enfermos/pacientes.  Autorizarse a uno mismo. Autorizarse a opinar, a decir, a protestar, a disentir. Tenía varias notas precisamente para hacer un post sobre la palabra. El lenguaje no es inocente y empowerment está en la línea del  poder. Creo que hay que salir de esa línea. Buena iniciativa. A ver qué nos sale. Saludos.

Implicado
No sé por qué pero me gusta. Me parece que e-paciente o paciente 2.0 es sinónimo de lo que queremos transmitir pero centra el neologismo en el cómo, no en el hecho en sí. “Implicado” creo que tiene los matices de “corresponsable” y “proactivo”. “Involucrado” sería otra posibilidad, pero más larga. (@alainochoa)
Involucrado me gusta más (@marta_cisa)

Activo
¿Y “paciente activo”, simplemente? Vale, quizá simplifica las cosas, pero la esencia de estos pacientes es que se informan, implican, interaccionan con su médico de otra forma, etc., porque sienten que pueden y deben tener un papel más activo en la gestión de su salud o su enfermedad, ¿no? (@alainochoa)
Creo que has dado en el clavo, paciente activo, es un oximoron porque creo que paciente es precisamente pasivo etimologicamente. (@marta_cisa)
A mi tambien me gusta paciente activo, recoge muy bien su papel (manyez)
Tienes razón Activo está muy bien, es claro, directo y tiene el trasfondo necesario. Me gusta (@fisioentrevias)


No hablaría de “Paciente”. Hablaría de ciudadanos y ciudadanas. Puede ser una triquiñuela para llevar todo al campo del ambito sanitario y obviar otros aspectos relacionados con la salud (pero donde no interviene lo sanitario) . El termino de empowerment nace desde la concepcion de la promoción de la salud en el sentido de generar procesos de educacion para la salud y de presión social e institucional para mejorar los determinantes y contextos sociales.
Maritza Montero en este articulo ya habla del barbarismo “empoderamiento” y como este debate terminologico ya fue solucionado hace 20 30 años por la Psicologia Comunitaria @rcofinof

Copartícipe:
Participar con. RAE: Persona que tiene participación con otra en algo.
Además para la RAE partícipe es “Que tiene parte en algo, o entra con otras a la parte en la distribución de ello”.
Da una graduación diferente en cada caso, ya que se puede participar más o menos, e incluso nada, pero se tiene la opción de participar.
Tiene la ventaja de que si no pones la tilde te obliga a ello (@angelmones)

Im-paciente:
Ya no se está a la espera de la información y los resultados, se buscan y se comparten. Siempre y cuando se tome este término por el lado positivo y constructivo; el lado de las inquietudes, me parece un término fiel y que marca la diferencia ante el antes denominado “paciente” (@saruri6)
Related Posts with Thumbnails