lunes, 31 de enero de 2011

Conseguir presencia



Una de las amenazas mayores de nuestro tiempo es el ruido de fondo, si no la mayor.

Necesitamos silencio para afinarnos, para reflexionar, para tomar conciencia.

Necesitamos silencio para poder hablar y para poder escuchar, para poder relacionarnos con los demás.



La medicina es una relación, necesita una base de comunicación y contacto humano. El ruido de fondo la afecta sobremanera.

La interrupciones en consulta, la prisa, la burocracia, las recetas, el ordenador en la consulta, los programas informáticos del ordenador... todo es ruido de fondo.

La tecnología también lo es.

Puede que lleguemos a un punto en el que tomemos conciencia de que la atención sanitaria de calidad precisa un ambiente de silencio, sin ruido, sin tecnología.

Para atender bien a un paciente solo hace falta un profesional sanitario capaz y un paciente.

Las tecnologías de la información nos dan herramientas para la comunicación asíncrona (email, sms, tweeter, redes sociales...) y hay que utilizarlas, pero a la hora de ver pacientes, necesitamos presencia.




Foto y frase de Denko Mesa

7 comentarios:

Jose Mateos dijo...

Gracias Salvador por poner las cosas en su sitio. Es cierto que el dia que se va el ordenador yo puedo seguir diagnosticando y tratando que en esencia es el trabajo del medico. Todo lo demas es ruido, puede que necesario , pero ruido.

Juana dijo...

Las máquinas son lo que son, y sirven para lo que sirven, pero no sustituyen a los seres humanos.
El daño que está haciendo la convicción errónea de que los humanos son como ordenadores, es totalmente falsa, espero que cambiemos esa "creencia" .... espero.

Juana dijo...

Un poemita que me encanta, respecto al silencio:

"¿Pero acaso el callar es lo mismo que el silencio? ¿Calla el ave cuando llega un nuevo día? ¿Calla el agua del río al encontrar su camino al mar? ¿Calla el llanto del dolor en cada ser? Nunca dejes sin palabra lo que estremece tu corazón. Es por eso que el ave canta con la alegría de un nuevo día, el agua del río por volver al mar, el llanto del dolor por escapar del corazón. Aún en estos actos hay silencio, porque viene de la esencia misma."

Santiago Merino

Salvador Casado dijo...

Tenemos este reto por delante. Y creo que podemos salir airosos.

Si dedidimos estar presentes podremos atravesar capas de ruido sin que nos afecte... hay que practicar constantemente.

En un mundo tan complejo, solo si cultivamos la presencia podremos hallar paz.

Boni dijo...

Excelente reflexión.
A veces en mi osnsulta ,me aparto del lado del paciente, no sólo por la tecnología y otros ruidos , sino también cuando estoy pensando en lo que tengo que hacer posteriormente... en todos los pacintes que me quedan por ver... en el fallo que ha habido en aquella cita...

Anónimo dijo...

porque hoy hay tampoco atención a los pacientes con patología crónica y con enfermedades que producen mucho dolor y no se preocupan ni de llamar haber como esta el enfermo cuando no vamos por la consultas porque estamos desilusionado y frutado porque no hay interés ninguno y en mi caso ya si no es porque tengo que medicar para los dolores y problemas de corazón ya no heria y tengo ganas de acabar con sufrís pero no ser como hacerlo

Anónimo dijo...

Con Boni, reitero la excelencia de la reflexión crítica sobre los límites y la alienación asistencial que supone la digitalización de la relación y la telemedicina. Para mi tienen aspectos positivos pero no esenciales. Las enfermedades agudas son la más agradecidas. Lo normal en en ser humano, sobre todo desde la juventud tardía es estar enfermo y con frustraciones, tensiones...,
La relación interhumana crónica es mucho mas trascendente que la tecnología, de ningún modo la considero una técnica más al uso, especialmente en la atención primaria y a la hora de comprender los hábitos humanos.
piraguene (twiter)