lunes, 14 de febrero de 2011

Bobos, adultescentes, dinkis y prosumers



José Carlos León nos da cuenta de las nuevas tribus sociales que derivan en nuevas taxonomías con neologismos ad hoc.

Lo cierto es que los tiempos cambian y las sociedades también. Los valores sociales se modifican y en consecuencia surgen situaciones nuevas.

La prolongación de la adolescencia por ejemplo tiene consecuencias en la salud de las personas y las modificaciones en los patrones de consumo también.



Dejo las definiciones de José Carlos León:


BOBOS
No es una forma peyorativa de definirlos. Se trata de una contracción de dos adjetivos en inglés: Bourgeois bohemian, traducido como Burgués Bohemio (Bu Bo). Los bubos pertencen al mundo capitalista y urbano, formando arte activa de él. Pueden ser ejecutivos de empresas o prefesionales liberales. Se mueven por tanto en un mundo sofisticado y consumista y sin embargo, deciden abrazar formas de vida más propios de los hippies. Para David Brooks, autor del libro “Bobos in Paradise”  publicado en 2000, son una evolución de los yuppies de los noventa y si aquellos gastaban en productos de marca y lujo, los BuBos compran también productos caros, pero por tratarse de artesanía, comercio justo o productos ecológicos.

ADULTESCENTES
La mejor forma de describir este nuevo target es pidiéndole a tus padres que te cuenten cómo eran ellos a tu edad, si es que superas los 35 años. Mira su álbum de fotos y pregúntales cómo vivían. Luego mírate al espejo y compara. Ellos eran unos señores y señoras hechos y derechos. Adultos, padres de familia y viviendo para trabajar.
Hoy, alguien de 35 años no se diferencia demasiado de otro de veinte. Al menos, de uno de veinte de hace veinte años. Visten y se comportan más como adolescentes que como “señores mayores”, y muchos aun trabajando, siguen viviendo en el hogar parental. Todo ello, les convierte en un target de lo más apetecible, pues su capacidad de compra se dirige aún a video juegos, electrónica, ropa de marca, artículos deportivos y otros productos más o menos superfluos. Siguen comprando juguetes, pero más caros.

DINKIS
Repite el experimento anterior, y comprueba cómo eran o tal vez sigan siendo aún tus padres (si eres mayor de 35 años). Seguramente, sólo trabajaba el padre y en la familia había más de un hijo. Volvamos al presente (de antes de la crisis) y comprobemos que muchas unidades familiares son parejas en las que ambos trabajan y no tienen tiempo o ganas de tener hijos. Esa condición, descrita en inglés como siempre en marketing, se define ahora como “Double Income No Kids“, DINKI , o lo que es igual “Dobles Ingresos No Niños”. Si eres un DINKI, es muy probable que además seas Adultescente, y tienes muchas papeletas para llegar a ser un Bubo.

PROSUMER
Más allá de cómo sea la unidad familiar o los gustos y aficiones, los consumidores actuales ya no son meros espectadores de la vida, reflejada en los medios de comunicación tradicionales y recibiendo los mensajes publicitarios unidireccionales. Ahora son internautas, y la red actual se caracteriza por dos cosas: información casi infinita, y participación. Todo ello, ha convertido al cliente de toda la vida en una mutación de Consumidor y Productor de información (Producer + Consumer: Prosumer). Ya no sólo compra una marca determinada, si no que genera más información sobre ella, a favor o en contra que la propia marca. Y esa información estará disponible para el resto de consumidores que a su vez repetirán el proceso. De ahí que se hable tanto del impacto de las redes sociales, blogs, etc. Si hasta ahora el problema de las marcas rodeadas de competencia dirigiéndose a clientes que tienen de todo era que éstos se comportaban como mariposas de flor en flor sin una especial fidelidad, ahora esas mariposas se transforman en abejas, que no sólo van de flor en flor, sino que además son precavidos, se comunican entre ellos para informarse entre sí de dónde hay que ir y dónde acecha el peligro y no dudan en clavarte el aguijón si se sienten atacados.

4 comentarios:

fisioentrevias dijo...

Curiosa cuanto menos la clasificación, me interesa especialmente la definición de prosumer, creo que es el primer paso para el empowered patient que tanto añoramos en la e-salud, ahora no vale cualquier cosa, el marketing clásico ha perdido efecto, y son los propios consumidores los que ofrecen una imagen REAL de la marca según su experiencia.

En salud pasará lo mismo, los pacientes ofrecerán una imagen real de los "mejores y peores" sanitarios, es una autorregulación del sistema, en mi opinión, que irá sacando a los "malos profesionales" y a los que no se adapten. Tenemos que trabajar para mejorar la calidad de la atención primaria actualizando los procesos sanitarios obsoletos(burocracia, recetas, consultas no presenciales..), si no queremos que el mercado nos saque por la puerta de atrás.

Gracias por la entrada Salvador. Un abrazo

Jose Mateos dijo...

Me interesa mucho el tema de roles en la sociedad y esta entrada me ha encantado. No había escuchado esos términos y desde luego las "tribus" que describes existen tal cual.

Jose Mateos dijo...

Me ha parecido muy interesante esta entrada. Me interesa mucho el tema de los roles y ataría en la sociedad y estas "tribus" no las había escuchado nunca. Pero haberles ...si que las hay.

Salvador Casado dijo...

Nos pasamos la vida poniendo etiquetas, aquí van unas pocas más.

Lo importante no son las taxonomías, son las personas. Pero nos viene bien saber que los tiempos cambian y las conductas tambíen.

Para recuperar la salud, el profesional debe conocer la temperatura de la marea social.