domingo, 27 de febrero de 2011

¿Fresa o chocolate, privada o pública?



La dicotomía entre asistencia sanitaria pública o privada genera pasiones.

Cada cual tiene su opinión.

Miramos antes el sistema de gestión que la calidad de sus profesionales o de sus cuidados. Y al generalizar erramos.

Cada ciudadano es libre de buscar asistencia sanitaria dónde quiera o pueda permitírselo. Ahora bien, no todas las opciones son igual de seguras, a más intervencionismo diagnóstico o terapéutico más problemas para el paciente.

Un consejo de sentido común, antes de entrar en un laberinto (y los sistemas sanitarios modernos lo son) búsquese un buen guía o podrá perderse.

Los mejores guías que conozco son médicos de familia del sistema público, capaces de acompañar a todo tipo de pacientes por todo tipo de situaciones. No generalizaré tampoco aquí, efectivamente hay para todos los gustos. Pero a la hora de enfermar, todos preferimos que nos acompañe alguien que conocemos y que nos conoce. Los médicos y enfermeras de atención primaria estamos para eso.

5 comentarios:

flyerlpa dijo...

Buen post, me gusta tambien lo de no generalizar

flyerlpa dijo...

Me ha gustado el post, y recordar que no conviene generalizar, es bueno.

Rafa dijo...

Salvador: de acuerdo en general con tu comentario salvo por un detalle: no es en esto, como en nada, lo que condiciona la eficacia si tu contrato es laboral, estatutario o funcionarial (aparte de las interinidades, claro). Es decir, lo publico o lo privado. Es la posibilidad de medios, de tiempo, las ganas, la prodfesionalidad y los condicionantes organizativos. Creo que lo que dices es lo que debe ser, incluso que puede ser. Pero en muchas otras ocasiones no puede ser, al perder al paciente en la atencion hospitalaria, al utilizar los pacientes medios publicos pero tambien sociedades médicas.

Por ello lo necesario, lo imprescindible, creo yo, es encontrar alguien que te guie en el mundo de las especialidades, subespecialidades, medios diagnósticos, etc. Sea publico o privado...

Es una opinion.

Fran Sánchez dijo...

Excelente entrada, Salvador.

Totalmente de acuerdo contigo, el médico de familia es el mejor guía que puede tener una persona en el cuidado de su salud.

Nuestro perfil siempre me recuerda al médico de toda la vida (ese que era una autoridad del pueblo)... por eso me hice médico de familia, porque quería ser eso: Médico (sin menospreciar a otras especialidades, tan necesarias como la nuestra.

Los avatares de la vida me han llevado a la gestión clínica, pero en mi alma descansa un médico de familia convencido... estoy seguro de que terminaré volviendo algún día...

Gracias por tu entrada.

Un abrazo.

Salvador Casado dijo...

Gracias por los comentarios. La puerta de la excelencia está abierta para todos, es la sencilla lección del dia a dia. Independientemente del modelo de gestión, todos somos libres para trabajar mejor!