lunes, 14 de febrero de 2011

Por amor al arte



En este momento hay cientos de profesionales sanitarios escribiendo en blogs y redes sociales contenidos sanitarios de calidad sin cobrar un euro por ello. Dedican horas a estudiar, reflexionar y escribir para que otros muchos se puedan beneficiar de su conocimiento y sabiduría.

¿Por qué lo hacen?

Seguramente haya muchas respuestas. En cualquier caso se podría avanzar una muy elegante: por amor al arte.

Y es que pese a las dificultades, muchos profesionales sanitarios siguen enamorados de su trabajo y siguen apostando por sus pacientes. Siguen siendo referente y ejemplo y, en estos tiempos, esto tiene un valor que va mucho más allá de lo económico.



Ayer pude oir el discurso de Alex de la Iglesia, uno de los pocos creadores de este país que ha entendido que las cosas están cambiando. Los modos y sistemas anteriores ya no sirven. Habrá que ser más creativos para aventurar opciones y propuestas. Habrá que reconocer que lo importante es estar en el ágora social y eso solo se consigue compartiendo, creando y comunicando. Quien no hable no entrará en la conversación. Quien no entre en la conversación se quedará fuera. Y cuando digo fuera, digo en el borde de la red social, con menos oportunidades para todo.

Los antiguos poetas y artistas malvivían con su arte, no lo ejercían buscando un lucro. Eran otros tiempos si, pero quizá ahora tengamos que aprender de ellos y reconocer que hacer lo que a uno verdaderamente le gusta es uno de los mayores lujos de nuestro tiempo.

Generemos pues contenidos, reflexión, comunicación. Es la forma de fortalecer nuestra sociedad frente a muchos retos e incertidumbres. Y recordemos que quien no lo entienda quedará autoexcluido. Y fuera hace frío.

4 comentarios:

Montse Carrasco dijo...

Creo que si la mayoría hiciéramos realmente lo que nos gusta y abriéramos la ventana a nuestra voz interior aumentarían exponencialmente los niveles de felicidad de todas las personas. Pero esto cuesta esfuerzo, dedicación y renunciar a algunas cosas. Aún así, como dices, ahora lo tenemos más fácil para intentarlo ya que estamos tejiendo una red que busca el mismo fin y que puede hacer de amortiguador y dar así alas para lanzarse a esta aventura.

cajondesastres dijo...

Muy interesante reflexión que comparto y por supuesto aplico, aunque en otras temáticas.
Un saludo

Emilienko dijo...

El poder de la motivación está realmente infravalorado. Muchos de nosotros somos ilusos natos, entendiendo por iluso el que se ilusiona fácilmente.

Ilusionados por una sanidad mejor. ¿Por qué no abusan más de nosotros? ¿Por qué nos temen? ¿Es que todos no queremos lo mismo?

Me he desviado del tema, pero te dejo la firma así, que no es inoportuna.

Salvador Casado dijo...

Gracias por vuestros comentarios!