martes, 29 de marzo de 2011

Sistema de cita inteligente y programa de cita acompañada





Una de las necesidades claras de los pacientes es que su problema de salud se solucione cuanto antes. ¿Cómo hacer para que esta necesidad se resuelva en un sistema con recursos finitos?
La accesibilidad al sistema suele estar garantizada en los centros de salud donde se ve al paciente el dia que llama o al dia siguiente. En algunos casos por sobrecarga, más tarde. No entraremos hoy en ese tema.

El problema lo tenemos con el segundo nivel, cuando el paciente ha de ser visto en una consulta hospitalaria o precisa de una prueba diagnóstica compleja o cara.



Hoy les comparto dos ideas.

  1. Sistema de cita inteligente.

El médico de familia califica la prioridad de cita los dos números (del uno al diez), uno para la severidad clínica y otro para el impacto psico-social. Un sistema de citación inteligente dirigiría el tráfico de citas.

Hoy se califican con 3 posibilidades, cita normal, valoración previa por especialista y sospecha de malignidad. Un paso enorme frente a normal/preferente. La propuesta que damos crea 100 posibilidades (10 x 10), permitiendo que la ponderación de la cita sea mucho más precisa.



  1. Programa de cita acompañada

El paciente recibe actualmente su cita con una llamada telefónica. En caso de que demore más de un mes recibiría otra llamada para interesarse por el estado del problema y revalorar la posibilidad de recitar (posibles huecos, cambio en la prioridad). Habría posibilidad de más llamadas según la demora existente.

Un sistema de sms recuerda al paciente la cita, una semana antes y el dia antes. Las anulaciones son utilizadas como huecos para otros pacientes por el sistema de cita inteligente.

Por otro lado el sistema de cita informaría al médico de familia de la fecha de la cita para que este pudiera valorar bien los cuidados precisos hasta la misma.

De este modo el paciente no se sentiría tan “abandonado” por el sistema sanitario



Yo soy un simple médico de cabecera. No soy experto en gestión de citas pero si percibo que se podría hacer mucho mejor. Aporto ideas. En el sistema sanitario hay muchas personas que pueden aportar ideas. Hay que hacerlo.
También hay que exigir que el que tenga responsabilidad las escuche. No nos podemos permitir obviar una idea que pueda ser útil. En estos tiempos no. 


Foto de Stich

8 comentarios:

Fran Sánchez dijo...

¡Unas ideas geniales, Salvador!

Uno de mis ámbitos de competencia es Cita Previa y estoy de acuerdo contigo que el sistema "Normal/Preferente" está obsoleto, lo que hace que se haga un mal uso del mismo y se abuse del "Preferente".

Sobre tu sistema de cita inteligente, me parece muy interesante los calificadores que propones... quizás yo pondría una escala del 1 al 3 en cada item: bajo, medio y alto... por no complicar la clasificación al profesional (me da la sensación que del 1 al 10 sería demasiado).

Del programa de cita acompañada, lo de llamar a los usuarios me parece muy buena idea. Soy consciente de que algunas de tus propuestas en este punto ya se están haciendo en algunos hospitales (o servicios de salud).

Es una lástima que proponer mejoras tan interesantes para nuestros sistemas de información sea un camino tan difícil y llenos de complicaciones... te dirán que proponer está en la mano de todos, pero verlas plasmadas en la realidad no es tan sencillo luego (al menos basándome en mi experiencia).

Que sepas que tomo muy buena nota de tus sugerencias por si alguna vez tengo oportunidad de proponerlas en algún sitio (siempre recordando de quién vienen, claro).
Me parece tan interesante y que merece tanto la pena, que estaría bien desarrollar una propuesta (un documento) para enviar a los servicios de salud... algo colaborativo, de la comunidad 2.0... si lo hacemos entre todos, será más fácil que lo acepten.

¿Nos animamos a hacerlo? ¿Iniciamos un Google Docs visible a todos y abiertos a sugerencias mediante comentarios y formularios? Creo que merecería mucho la pena el proyecto. Cuenta conmigo, por supuesto, para ayudarte.

Un abrazo.

Franky dijo...

Soy un paciente y seguidor del Dc. Casado y como él comenta, los pacientes debemos ser los primeros responsables de nuestra salud. Dicho esto y por mi especialidad en los medios de tecnología me gustaría haceros saber que hacer un prototipo que os permita trastear funcionalidades como la que se comenta en este post es totalmente viable con poco o ningún coste ( los sms quizás :-) ). Durante mi carrera he tenido la oportunidad de tocar de refilón vuestro sector, trabajando para una mutua de salud y creando una solución para los expedientes de los pecientes de la mutua. Y efectivamente, por lo poco que he visto, está todo por hacer.

Creo en el talento y que las soluciones las debemos proporcionar desde los ciudadanos y para los ciudadanos. A vuestra disposición.

Raúl de Simón dijo...

Siempre he creido que un sistema de citas basado en términos de normal/ preferente no tiene ningún sentido, mientras no estén definidos los plázos máximos de demora. Lo lógico sería garantizar tiempos máximos de espera( ver antes de 15 dias, 60.. etc.. ) y no hablar de normal - preferente, pues ello no implica tiempo real.
Por cierto, tengo entendido que en el Sermas la cita con carácter VPE ( valoración previa por especialista ) requiere como el mismo término indica, la aprobación previa de atención especializada. O dicho de otro modo, para quien ha ideado este despropósito, el médico receptor del paciente (AE ) debe tener más y mejores argumentos para decidir la prioridad de la cita que su propio médico de AP, aún siendo éste último el auténtico conocedor del paciente y su problema.
Me desilusiona comprobar que, aunque pasen los años, el sistema de castas entre ambos niveles permanece tan arraigado entre nuestros propios gestores.
Enhorabuena por la entrada.

Salvador Casado dijo...

Generar ideas nos debe ayudar a trabajar en equipo. En situaciones de incertidumbre y en sistemas complejos solo podemos navegar con tripulaciones motivadas. Toda iniciativa es bienvenida.

Si somos capaces de crear redes híbridas que aúnen a directivos, pacientes y profesionales sanitarios, como en esta conversación, iremos por buen camino.

Anónimo dijo...

Yo pondría también una escala del 1 al 3(creo que sería más fácil de definir),pero con la oportuna información a los pacientes (para que no se asusten y para que no crean que se pasa de ellos).Parece obvio pero no todos los médicos informan.
El 2º punto ya se hace en clínicas y hospitales concertados.
Lo que no me explico ,es que después de 6 meses de espera,se llegue a la consulta y esté vacía.
Un saludo y adelante.

compi1 dijo...

En mi hospital hay un servicio llamado UCAI (unidad centralizada de atención inmediata) que tiene entre otras cosas la misión de proporcionar una valoración por un internista ante determinados problemas que antes eran remitidos desde el centro de salud a urgencias por si era necesario el ingreso. De esta forma, hay siempre un mismo equipo médico que está en contacto con los centros de salud y que ve a estos pacientes de forma directa con indicaciones mucho más específicas, o adelanta determinadas pruebas o interconsultas. Esta figura de enlace está funcionando muy bien, pero no sé si existe en todos los hospitales.

Rosa Taberner dijo...

Me parece una excelente idea. Respecto a los sms, en mi hospital lo hacemos desde hace 9 años (no lo de llamar al paciente) y desde entonces las ausencias son mínimas.
Respecto a la derivación, cuento nuestra experiencia (en dermatología):
- Primero había normal y preferente, y se saturaron las preferentes, y como que había huecos para cada cosa, tardábamos lo mismo en ver uno normal que un preferente.
- Luego lo preferente lo mandaban todo a urgencias generales (un sinsentido en la mayor parte de los casos, nevus, verrugas, un basocelular) y creamos unos huecos de "urgencias" a rellenar sólo por los médicos de urgencias que lo consideraran oportuno. Pero éstos (limitados) también se saturaron y dábamos citas "urgentes" en 2-3 semanas, con lo que lo verdaderamente urgente teníamos que seguirlo viendo sin cita.
- Y entonces creamos una agenda paralela llamada "derma express" exclusivamente para nuestros médicos de familia (lo que no es ni urgente y es más que preferente), lo vemos en 1-2 semanas máximo (todo un lujo, creo yo, mucha menos lista que en la privada). Pero resulta que el mensaje es que así les vemos antes y (aparte de alguno justificado) mandan por esta vía a los pacientes más demandantes, no a los que realmente lo necesitan (al abuelito eritrodérmico lo seguimos viendo en 2 meses pese a haber mecanismos más que de sobra para verlos en 1 semana o el mismo día)
En definitiva, me da la impresión de que cuantas más facilidades, con menos racionalidad se usan los recursos (siempre con excepciones, claro).
Un abrazo, a ver si entre todos lo conseguimos

Carlos B. dijo...

Me parece una propuesta interesante aunque tiene el peligro de que el paciente te presione para que a su caso le des la máxima puntuación en cuanto a prioridad o dado la incertidumbre con que nos manejamos en primaria, que a un paciente se le otorgue una prioridad baja y luego haya detras una patología grave. A mi me parecería fundamental fomentar la consulta no presencial como consultor de la especializada de 2º nivel para filtrar al maximo las derivaciones y mejorar la coordinacion de atención primaria con el resto de la especializada.