miércoles, 27 de abril de 2011

We need a Royal College of General Practitioner #1care



Ayer visitaron nuestro centro de salud el equipo de la dirección asistencial noroeste de Madrid. Tras la dimisión del equipo directivo del centro, su interés es buscar otra alternativa y restablecer la normalidad lo antes posible.

Pero, ¿es realmente posible recuperar la normalidad en las actuales condiciones de saturación?

Una de las frases finales fue "lo que no hagáis vosotros no va a venir a hacerlo nadie por vosotros". Y es cierto. Como también lo es que no nos es posible asumir en solitario todo el peso del sistema sanitario. Los gestores tienen una responsabilidad.

La tienen a la hora de disminuir la burocracia, mejorando el sistema de receta y prescripción, disminuyendo los partes de confirmación de bajas, reduciendo certificados y papeles... La tienen a la hora de gestionar los recursos humanos y hacer que los médicos suplentes no escapen a otras comunidades o ámbitos laborales y se les garanticen contratos de calidad. La tienen a la hora de hacer atractiva la atención primaria y evitar que los médicos jóvenes no prioricen esta especialidad a la hora de hacer el mir. La tienen a la hora de motivar al personal y evitar sobrecargas.

Volveremos a poner sobre la mesa opciones y alternativas. Rafa Cofiño hizo un estupendo resumen hace unos meses que merece la pena estudiar.

Los médicos de familia ingleses inventaron hace tiempo una herramienta útil, the Royal College of General Practitioners, un colegio de médicos que suma funciones de sociedad científica y representación profesional ante la sociedad. Me parece que está llegando el momento de inventar algo parecido. Lo escribía hace un año y lo vuelvo a traer a colación. ¿Vendrá de la mano de las nuevas herramientas de internet y las redes sociales?, no puedo aventurarlo. Lo que si puedo decir es que solo de la mejora de la comunicación de los médicos de familia españoles pueden salir iniciativas e ideas que permitan recuperar espacios, calidad y presencia en el sistema sanitario y en la sociedad. Todos somos necesarios. Ahora más que nunca.

¿Qué podemos aprender hoy los médicos de familia de los GPs?

3 comentarios:

Laura Gil Quitián dijo...

Unánse y elaboren iniciativas que podamos apoyar los pacientes. No son lo mismo 2400 firmas que 60.000;
Infórmennos. Informen a otros médicos. Realicen campañas por los centros para pedir apoyo. Realicen encuestas de satisfacción y de opinión a los pacientes que puedan presentar ante sus superiores. Nosotros, los pacientes, no podemos saber qué necesitan ustedes para dar un mejor servicio, pero ustedes pueden contárnoslo. Nosotros también podemos expresar nuestras quejas, pero no podemos saber bien cómo mejorar lo que no funciona. Ustedes sí lo saben. Y como dicen sus jefes: si no lo hacen ustedes nadie va a hacerlo. Por mucha responsabilidad que tengan. Porque por arriba lo único que funciona es la presión y es encontrarse con un "queremos esto y nos apoyan todas estas personas", si no hacen nada, se va a saber. Porque por arriba no llegan las pelotas... hay muchos defensas interceptando el balón. Y llegado el caso a los cuatro años llegan otros. ¿Para qué mojarse? ¿Para qué arriesgarse? ¿Para qué complicarse? El día que el ciudadano esté harto de la sanidad pública, hará un buen seguro de sanidad privada, el que pueda, y el que no, pues eso que nos ahorramos.

Hablen y unanse. No solo por internet que llega a una minoría.

Saludos.

Salvador Casado dijo...

Gracias Laura por tu comentario. Creo que la unión hace la fuerza y la comunicación lo facilita.

La ciudadanía necesita crear redes fuertes para hacer valer su opinión y defender sus derechos.

El sistema sanitario público necesita escuchar la voz de los ciudadanos, sus prioridades, sus necesidades.

Una única voz no suele ser oida. Si hablamos de varios miles, ya es otra cosa.

ric dijo...

Tuve la suerte de trabajar 3 años con Sam Everingthon (vicechairman del RCGP) en Londres. Era mi compañero del Centro de Salud 4 dias a la semana.
Gran persona, médico y miembro del RCGP. Un dia a la semana atendía los asuntos del Colegio de GP y el resto de la semana trabajaba en los asuntos del RCGP por las noches.
Defenndía nuestra profesion con dignidad.
Necesitamos una sociedad profesional y científica unida y única con exponentes de calidad que nos representen.
Tenemos grandes profesionales pero sociedades científicas atomizadas y sin papel negociador que la administración ha otorgado a los sindicatos.
Por fin los médicos de familia hemos superado viejas rencillas. Necesitamos una organización aglomeradora que represente al Médico.