domingo, 22 de mayo de 2011

Caminamos hacia una democracia líquida #spanishrevolution



Los jóvenes acampados en la puerta del Sol tienen clara su posición. Saben lo que no les gusta del actual sistema. Se sienten excluidos, se sienten indignados. Una onda de indignación que viene del norte de África,  se deja sentir de forma globalizada en todo el planeta.

Lo que quizá no sepan es qué va a pasar a partir de ahora. Tampoco lo saben los expertos.
El paso siguiente será sin duda reflexionar sobre la ley electoral. Pero habrá mas pasos.


Pareciera que estamos tomando conciencia de que el sistema democrático español es un rígido, estructural, inmovilista, como lo son los del resto de países occidentales. Y lo peor, cada vez más desconectado de la ciudadanía, que ve a los políticos como uno de los mayores problemas. La sociedad precisa dar un paso adelante, inmersa como está en una modernidad líquida que hace que las relaciones sociales y la comunicación se comporten como fluidos y no como sólidos. Zygmunt Bauman lo lleva enseñando años. Merece la pena escuchar a los sabios.

Los sistemas democráticos habrán de evolucionar o involucionar. Si quieren lo primero tendrán que hacerse líquidos, tener más en cuenta al ciudadano, contar con él, contar con su opinión.Ya no es posible preguntar al ciudadano una vez cada 4 años, se impone hacerlo continuamente. Y habrán de hacerlo tanto los políticos profesionales, como intermediarios de la voluntad política del ciudadano, como el propio sistema democrático.
No será preciso acudir a las urnas todas las semanas, bastará con hacerlo desde un teléfono, ordenador o televisión, ya hay tecnología suficiente para hacerlo fácil. Es preciso cambiar de paradigma, entender la política y las relaciones sociales como una conversación, como un proceso, como un flujo. La imagen del rio con su contenido líquido que no cesa de moverse es ilustrativa. El agua no puede moverse una vez cada cierto tiempo, necesita fluir de forma continua.

Está claro que la sociedad no se va a quedar de brazos cruzados viendo como bancos, grandes corporaciones y lobbies se llevan por delante los servicios públicos y de protección social que tanto esfuerzo a costado construir.


Estamos viviendo momentos de cambios multinivel. Lo que hoy atañe a la política mañana alcanzará la educación, el sistema sanitario, los servicios, las relaciones laborales, los modos de organización social...

Como médico de familia mis aguas son las de la salud y la sanidad, un puñado de voces llevamos tiempo diciendo que también aquí ha de cambiar el paradigma: las organizaciones sanitarias tendrán que tener más en cuenta el interés del paciente, ponerle en el centro. Cambiar el centro de gravedad de la atención desde un modelo hospitalocentrista, increíblemente caro a otro basado en una atención primaria fuerte bien coordinada con el hospital, opción mucho más eficiente en todos los sentidos.

Disfruten la jornada electoral.

2 comentarios:

eva angels dijo...

Yo hace 12 años que trabajo en un servicio de hospitalización a domicilio. El resultado es que conoces mejor al paciente y puedes conseguir mejores resultados.
Entras con la humildad de no estar en tu terreno. Conoces problemas tan sencillos como la razón por la que un paciente deja el diuretico en invierno,hace ingresos por accidosis metabólicas o le ayudas ha seguir tratamientos antibioticos complejos mientras acude a sus clases en la facultad de medicina. Es un cambio en la asistencia del hospital y un 64% más barato que el convencional.Yo creo que es la asistencia hospitalaria del futuro.No porque sea mas barata sino pq los pacientes que la han vivido repiten.Pq si es más barata y los pacientes la piden se conoce poco. Porque para avanzar aveces hay que cambiar la mentalidad de las personas.En este caso el de los profesionales. Estamos en tiempos de cambios.Hay que romper formas anticuadas y crear una asistencia mejor. Más completa. Donde el paciente no sea paciente tenga nombre y sea parte de su proceso de curación.Está en nuestras manos hacer de la asistencia tradicional algo más próximo.Para ello solo hace falta ganas e imaginación. En un domicilio no tienes palo de suero pero se puede poner sueroterapia por via central.Para que pensais que sirven los crucifijos, los cuadros o las puertas...para colgar una percha con un suero...¿O no sirven para eso? Aprovechemos el momento para romper con topicos tipicos y apoyandonos en los recursos que tenemos imaginemos una asistencia más proxima al paciente, más humana,que valore al individuo enfermo como parte de un todo que es su mundo. No podemos esperar que un paciente tome diuretico en invierno si no valoramos que para ir al WC ha de cruzar un patio a 0 grados.O prescribimos una medicación muy nueva y muy buena pero que el individuo ha de pagar , aunque esté sin trabajo.Le amputamos una pierna en lugar de hacer un By-pas pq es más barato...pero vive en un cuarto sin ascensor.
Vale la pena ver al individuo no solo la enfermedad.Si somos personas inteligentes somos capaces de imaginar. Imaginemos una asistencia mejor.

Salvador Casado dijo...

Eva, comparto tu visión. Necesitamos imaginar.

Mucho más de lo que podría parecer. Sólo los que se atreven a hacerlo van por delante.

Gracias por tu comentario!