martes, 21 de junio de 2011

¿De verdad sirve de algo un blog sobre salud?




Depende.

En primer lugar de su autor. ¿Quién escribe?, ¿sobre qué?, ¿con qué rigor?, ¿qué aporta? No todo el mundo tiene la misma relevancia o habilidades. No todo el mundo tiene el mismo criterio. Como saben, el que suscribe es un médico de familia que trata de ofrecer ideas e información a pacientes (etiqueta #parapacientes del banner lateral) y profesionales sanitarios (etiqueta #4docs). Estoy acostumbrado a manejar horizontes de conocimiento amplios, como generalista que soy. No busquen aquí sesudas reflexiones, esto es un barco liviano que navega rápido, encontrarán pensamientos y pistas ágiles.

En segundo lugar del lector, los profesionales sanitarios, la industria farmacéutica o los ciudadanos, buscan y requieren información distinta.

A mi criterio, creo que el hecho de que un profesional sanitario pueda escribir para sus pacientes es bueno. Amplía la relación, ofrece transparencia, aporta información con garantías y puede ser una forma de tender puentes y comunicar.

Es una forma de reflexionar. Producir una entrada en el blog implica  un proceso de pensamiento, cierta creatividad. Compartirlo es cuanto menos un acto de cierta valentía. Nos podemos equivocar al hablar. El que calla no lo hace.

Buscar el equilibrio entre charlatanería y calidad no es sencillo.

Merece la pena intentarlo. Al final es el lector el que juzga, con su silencio o sus comentarios. Por favor no sean demasiado severos.

6 comentarios:

Tona dijo...

Creo que trabajas como médico en un Centro de Salud, recuerdo que hasta hace poco era el director-coordinador,qué opinas acerca de las experiencias de algunos centros de salud con blog propio, en el que comparten información para toda la población que atienden, utilizando mail y sms para otro tipo de comunicación individualizada.
No te parece que es un forma de optimizar recursos, trabajar en equipo, orientar la atención disminuyendo variabilidad, estandarrizando, incluyendo en el proyecto a los más rezagados, etc.En fin un poco de eso que hablamos cada día.

Saludos

Anónimo dijo...

Toc toc toc! ¿Se puede?
No soy paciente tuya, pero no me gusta el silencio como respuesta. El silencio es el cortafríos de la comunicación. Y cuando escribimos, sea en un blog, en un cuaderno, en un correo, significa que queremos comunicarnos, que pensamos que los otros van a recibir nuestro mensaje.
La hoja en blanco además es tan acogedora para los tímidos...

Bueno sólo quería decirte que personalmente lo que siempre me gustará más de cualquier escrito es lo que ha puesto de dentro el autor (de su imaginación, de su reflexión, de su cocina, de su corazón), a parte del estilo con que lo haga, sencillo y directo mejor, con humor o/y con amor (un poquito de belleza ya lo redondea). De este cóctel siempre se puede aprender algo. Yo aprendo.

¡Qué severo es el silencio!


Laura.

compi1 dijo...

Me gusta, me gusta. Gracias, gracias

Tona dijo...

Mi pregunta ha sido clara y transparente, seguro que muy ingenua o mal planteada, más que nada porque buscaba la respuesta de un experto.

Creo que algo pasa en la blogosfera sanitaria que no comprendo.

Este comentario no busca ser publicado, simplemente pedir disculpas si te he molestado, como ya he dicho, no comprendo nada.

Salvador Casado dijo...

Tona, hay experiencias como el proyecto Lucano en Córdoba que funcionan con la idea que expones. Para ello hace falta tener una masa crítica de profesionales en el centro de salud con la misma filosofía. No es fácil de encontrar.

Pero será el futuro, no lo dudes.



Gracias Laura por el comentario.

Anónimo dijo...

Disculpa Tona, si mi mensaje te ha inducido a error. Sigo el blog de vez en cuando aunque no soy paciente. Y pensaba que si mi médico pusiera a mi disposición todos estos contenidos como paciente, le daría alguna réplica de vez en cuando, en los temas que más interés me provocaran. Como no ha contestado ningún paciente, a eso me refería con el silencio. También escribo en un blog y a veces desanima saber que leen pero se hacen pocos comentarios. La entrada de hoy pedía a mi modo de ver, un poco de reafirmación, y de ahí mi mensaje. Es un blog con variados contenidos, tanto médicos como humanos y sólo trataba de dar un poco de ánimos... igual no lo he conseguido, pero el mensaje te ha resultado confuso. Era más personal que otra cosa.

En fin, a darse un poco de tregua y disfrutar de estos días relajadamente que este calor patrocina el desánimo.

Saludos.
Laura.