sábado, 4 de junio de 2011

El toque sanador



"Lo primero que recomiendo a médicos y enfermeras que tratan con pacientes de cáncer es que toquen al paciente. Que le toquen el pelo, que le den abrazos. Porque lo primero que pierdes con el cáncer son las caricias y los abrazos. Todo el mundo te da golpes en la espalda, pero casi nadie te abraza o te acaricia. Todo el mundo tiene miedo de mostrar sus sentimientos porque eso significa que piensan que puedes morir. Había un médico que siempre me tocaba el pelo y la nuca. Me daba la sensación de que viviría, de que era importante"

Albert Espinosa



Muchas tradiciones sanadoras incorporan el toque sanador, el contacto entre terapeuta y paciente en busca de la sanación. En occidente, nuestros avances científico técnicos parecen haber obviado esta preciosa herramienta terapéutica, con la salvedad de las terapias manuales. Es anecdótico que en la consulta con el oncólogo o el nefrólogo, por poner un ejemplo, estos especialistas toquen a sus pacientes. Es verdad que el contacto físico entre un profesional sanitario y su paciente no tiene demostración científica ni evidencia que lo avale, pero ¿piensan que es necesaria?. Los talibanes del método científico dirán que sí. Permitan que disienta, en medicina hay y habrá cosas que son indemostrables, esta es una de ellas. A mi no me hace falta un estudio doble ciego para saber la importancia que tiene tocar a un paciente con la intención de aliviarle, de acompañarle, de entenderle.

Los médicos de familia sabemos estar al lado del paciente durante toda su vida, hay ocasiones en las que las palabras no son suficientes, un sencillo gesto como tomar la mano de la persona que sufre, puede decir y aliviar mucho.

7 comentarios:

lunares dijo...

Tienes mucha razón. Nos escondemos tras aparatos, gasas, pantallas, electrodos, etc. Quizá para evitar el compromiso emocional, quizá para no poner parte de nosotros.
Y, todos hemos sido pacientes, hay pequeños gestos que pueden cambiar la visión de la consulta.
Va todo también un poco más allá. En general, cada vez la gente se toca menos.
Y ese es un gran problema.

Juana dijo...

Los seres humanos no somos ordenadores, cuando abrazas a un bebé, a un anciano, a otro ser humano, siempre reacciona, cuando acaricias a un gato, rornronea de placer, mis aparatos no hacen nada de esto, os lo aseguro.
La física de Newton es muy útil, pero a nivel atómico no sirve, ahí tenemos que utilizar la cuántica ....

Anónimo dijo...

Yo empezaría por la autenticidad y por la vocación. Si realmente hay vocación de ayuda, de ponerte en la piel del otro comprendiendo sus sufrimientos. Si tienes ese camino interno hecho es fácil tocar, sonreir... y demás gestos de humanidad. Porque si sonríes porque piensas que es muy adecuado y cortés sonreír, bueno, al menos tiene el valor de la intención, pero se queda bastante vacío. Uno debe buscar dentro de sí si realmente es generoso o dadivoso con el que tiene al lado, sea paciente o lo que sea, pero no con el pensamiento, sino con el sentimiento. Y también si está abierto a que le den porque el paciente también puede dar, todo ser humano puede dar en un aspecto u otro. Si el médico se muestra cortés y amable, sin estar en un plano de igual a igual (aunque haga uso de sus conocimientos que son superiores al paciente en la consulta de salud), solo será un médico condescendiente, no realmente humano. Será un médico que se siente encantado de haberse conocido, pero no será un médico que está realmente ahí para el paciente.

Universitólogo dijo...

Me ha encantado esta entrada, acabo de descubrir este blog! (soy nuevo en este mundillo, alumno de 5º de medicina)y es muy conmovedor. Me hago seguidor!

Un abrazo

Salvador Casado dijo...

Una medicina de calidad implica buena comunicación, contacto y cercanía.


Pasar de una medicina mecanicista a otra cuántica es posible y no hace falta mucha tecnología. Es una cuestión interior.

Anónimo dijo...

A mi de momento me basta con la medicina "mecánica", mientras ésta sea humana.

Dejo un enlace que me parece interesante, porque a mi modo de ver hay que tener mucho cuidadín:

http://charlatanes.blogspot.com/2008/05/cuntica-neutrinos-y-embusteros.html

Laura.

rafabravo dijo...

¡CUIDADIN! tambien
Con afirmaciones tales como : no tiene demostración científica ni evidencia que lo avale, pero ¿piensan que es necesaria?.Permitan que disienta, en medicina hay y habrá cosas que son indemostrables, esta es una de ellas"
Te acercas en argumentos a toda a la vieja guardia de la experiencia y a la superchería medica que nos acecha y confunde.
de ahi a las flores de Bach, la homeopatia o alguna mandanga molecular hay un corto y estrecho puente. A la gente le gustan las cursilerias pero ya vamos teniendo unos añitos Salva
Con todo le afecto posible