jueves, 28 de julio de 2011

Mujeres y hombres multiaxiales



Internet y las redes sociales nos permiten acceder a conocimiento, ideas y personas. Es posible conocer nuevos proyectos y formas de pensar que no accederán nunca a medios de difusión tradicionales (prensa, revistas, libros, radio o tv).

Dentro  de todas las posibilidades que estas redes nos dan, la que más me gusta es la capacidad de encontrar interesantes peces: mujeres y hombres multiaxiales.

Bien mirado esto no es una novedad. En la edad media, con su estática sociedad bidimensional, tenemos como ejemplo la figura del juglar, capaz de moverse en otro eje, capaz de desplazarse en el espacio, capaz de usar otros lenguajes. Sirvió de levadura no solo para el nacimiento de una nueva literatura, sino para la transformación del sistema de cosas.

Ser multiaxial no significa necesariamente dominar muchas disciplinas, ser un Leonardo da Vinci. Significa atreverse a aceptar nuestra capacidad humana para comunicar y crear. Una capacidad inherente en absolutamente todo ser humano.

Dependerá de nuestra individualidad dar cauce a esa potencialidad ya sea en forma de poesía, bizcocho, sonrisa o proyecto Fresneda.

Lo que verdaderamente importa es dar el paso, reconocernos y regalar al mundo nuestra propuesta.

No duden de que el mundo la espera.