lunes, 29 de agosto de 2011

Tarjeta sanitaria internacional



Si va a viajar o a trabajar una temporada en algún país de la Unión Europea no olvide llevar la tarjeta sanitaria europea que podrá obtener en cualquier oficina de la Seguridad Social.

La Tarjeta sanitaria europea hace más fácil que las personas procedentes de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, incluyendo Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, puedan acceder a los servicios de atención sanitaria durante sus visitas temporales en el extranjero.
De esta forma, si usted se va de vacaciones, hace un viaje de negocios, se toma un breve descanso o se va a estudiar al extranjero, asegúrese de haber conseguido esta tarjeta. Le ayudará a ahorrar tiempo, problemas y dinero si se pone enfermo o sufre una lesión estando en el extranjero. 

¿Cuáles son las ventajas prácticas de la tarjeta?

La tarjeta asegura que usted obtendrá el mismo acceso a la atención sanitaria pública (p.ej. un médico, un hospital o un centro de atención sanitaria) que los ciudadanos del país que esté visitando. Si tiene que recibir atención médica en un país que cobra por esta atención, el monto se le reembolsará ya sea inmediatamente o después de que haya vuelto a su propio país. La intención es que usted reciba la atención necesaria que le permita prolongar su estancia.
Sin embargo, es importante señalar que la tarjeta no cubre sus gastos de atención sanitaria en el extranjero si usted está viajando para recibir un tratamiento para una enfermedad o lesión que tenía antes de viajar. La tarjeta tampoco le asegura para proveedores de atención sanitaria privada.

Se sabe que algunos sitios web están ofreciendo la Tarjeta sanitaria europea a cambio de dinero. Tenga en cuenta que la tarjeta está disponible gratuitamente a través de su autoridad sanitaria local.