miércoles, 14 de septiembre de 2011

La educación está enferma



Un médico trata enfermos y enfermedades, se enfrenta a problemas personales pero también diagnostica y trata problemas sociales.

Hoy la paciente es la educación. ¿Qué está pasando con nuestro sistema educativo?

Jorge Carvajal Posada es un médico colombiano especial. Un referente en humanismo, un sanador. Su análisis es profundo y acertado. Es para mi un honor invitarle a este sencillo blog.





“Tenemos más profesores y menos maestros, más doctores y menos sabios; sabemos más de producción en serie y mucho menos de artesanías, más de piezas renovables concebidas para la competencia y tal vez más ciencia, pero mucho menos de LA MAGIA DE HACER LO QUE HACEMOS CON CONCIENCIA (…)”

Las malas notas, la deserción escolar y la violencia, no son la enfermedad. Son el síntoma inequívoco de un sistema de educación profundamente enfermo. Pero más presupuesto, más tecnologías, más profesores, más ordenadores, más aulas y más clases de valores desvalorizados por el fundamentalismo del dogma, son como un parche. La enfermedad de nuestro sistema educativo es un profundo DÉFICIT DE HUMANIDAD, una pérdida de vocación por la vida. Educa para el éxito, para la competencia, para el examen, pero no para enamorarte de la vida”
 

La educación enferma

Me decían de mi hija en la escuela, que era una niña bien especial, tanto que su profesor de alemán la echó de clase un día por insoportable. Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención, decían. Y el psicólogo confirmó el diagnóstico apresurado del profesor. Cambiamos la escuela y el método, y todo cambió. De la noche a la mañana ese síndrome, tan temido como calumniado, desapareció. El diagnóstico había fallado y afortunadamente también su pronóstico.
El enfermo era el sistema de educación, lo que faltaba era motivación, una forma eufemística de decir que esa escuela no tenía maestros, sólo profesores y técnicos.
Una enseñanza sin amor no motiva y la motivación es el ingrediente esencial de la atención, del aprendizaje y de la memoria.
Si lo que conoces no lo sabes, porque no lo saboreas; si tus palabras sólo repiten lo que ya dicen los libros, pero no tiene el contexto significativo de tu propia alma, si lo que dices no resuena en tu corazón, posiblemente tú clase se convierta en un lugar donde reinará el déficit de atención. Seguramente médicos y psicólogos te darán la razón cuando evalúen clínicamente la situación. Pero lo que nos importa es la causa.
Han perdido la motivación, se aburren, su atención se dispersa buscando lo que en clase no encuentran…
Liberar el potencial humano, educar para una cultura del compartir, integrar todas las vertientes de nuestra inteligencia en una inteligencia adaptativa que nos permita a todos dar lo que vinimos a dar de nuestra vida… No puede ser otro el propósito de una nueva Pedagogía, una que convoque lo mejor de la cultura humana, representada en los recientes avances de la ciencia y el aporte de las culturas milenarias.

Jorge Carvajal Posada

Seguir leyendo en la Revista Mundo Nuevo

via el blog altenativo.

viñeta de Pastor Cartoon vía @Luis_pastor


2 comentarios:

Ana di Zacco dijo...

Carvajal y su teoría Sintergética son ciertamente algo para pensar. La neurona es el texto, y la glía (esa desconocida) el con-texto. Buen post, gracias por compartir.

Salvador Casado dijo...

Gracias a ti por pasarte por aqui.