jueves, 24 de noviembre de 2011

Una hora de retraso, ¿cómo ayudar a los médicos de familia a no acumular retraso?



Ayer tuve una tarde muy complicada. Tuve que atender varios pacientes con situaciones complejas que me hicieron ir acumulando retraso. Una familia protestó de forma explícita, lo que implica que en la sala de espera la situación fue bastante mala. Dado que la protesta era fundada y tenía toda la razón trato de reflexionar sobre de qué forma se pueden evitar o mejorar los retrasos en la consulta médica.


1. Lo que puede hacer el médico.

Evidentemente la gestión del tiempo de consulta la hace el médico que la atiende. Se puede pasar consulta a distintas velocidades, se puede atender a distinto número de pacientes. Los datos son los siguientes 6 horas de consulta (300 minutos) entre 50 pacientes = 6 minutos por paciente. Muchas consultas son rutinarias y son rápidas, otras no. En muchos casos hay situaciones complejas, físicas, psicológicas, sociales o una mezcla de ellas. Ayer tuve que atender un conflicto laboral grave, una enfermedad crónica complicada con gran repercusión, un duelo por pérdida de familiar, varias altas del hospital por cuadros complicados, cinco llamadas telefónicas... y un largo etcétera. No les hablo de otras actividades administrativas, la gestión de la residencia de ancianos asignada a mi cupo y otras labores.

Programar el máximo de citas por parte del profesional ayuda a regular un poco el flujo de pacientes.

Ofrecer correo electrónico para dirimir asuntos administrativos y consultas que no requieran exploración también es una posibilidad.

Plantear opciones a lo gestores sanitarios también es una opción. Este año la iniciativa AP 12 causas lo ha hecho de forma explícita desarrollando un trabajo colaborativo con los mejores profesionales de Atención Primaria nacionales.

2. Qué puede hacer la organización sanitaria.

Disponer de una agenda inteligente que asignara un tiempo real a cada paciente en función de variables como la edad, el tipo de consulta (administrativa, alta hospitalaria, problema agudo...) podría ser una ayuda. Minimizar las interrupciones como llamadas telefónicas (ayer 5), preguntas de otros colegas (ayer 7), pacientes sin cita previa (ayer 10) también sería muy valioso.

Minimizar la burocracia ahorraría mucho tiempo de consulta. Modificar el sistema de prescripción sería la prioridad, con la creación de un plan terapéutico que tenga validez anual y no requiera acudir al médico cada mes a por recetas. Esto ya existe desde hace años en Cataluña y en otras comunidades.

El papel de la enfermera está poco potenciado. La enfermera de atención primaria es un profesional valiosísimo que puede ayudar al paciente de muchísimas formas. Favorecer el acceso de la ciudadanía a la enfermera, potenciar las actividades comunitarias y el rol de enfermería es una reforma que no ha terminado de hacerse plenamente.

Minimizar el número de partes de baja, certificados y otros papeles burocráticos es otra prioridad.

3. Qué puede hacer el paciente. 

Muchísimo. Aprender a usar los servicios sanitarios con mayor sensatez y eficacia. La Comunidad de Madrid valora en 39 euros lo que vale acudir a consulta del médico de familia. Si una persona acude por un motivo leve como tener congestión nasal o a retirar una sola receta... está usando mal este servicio público. Es urgente diseñar campañas informativas que conciencien a todos a cuidar el sistema sanitario.

El establecimiento de un nuevo compromiso médico paciente puede ayudar. La responsabilización tanto de los profesionales hacia sus pacientes, como de estos con sus profesionales hará que ambas partes cooperen de la mejor forma posible. Aprender a prepara la consulta previamente, saber qué cuestiones merecen acudir al médico, cuales a la enfermera y cuales no justifican una consulta es una labor necesaria.



Probablemente pueda hacer mucho más por tratar de evitar los retrasos en la consulta, tengan la seguridad que este asunto es una de mis prioridades. De momento comparto esta reflexión y pido disculpas a mis pacientes por los inconvenientes que de vez en cuando les creo.

5 comentarios:

JDJ dijo...

De entrada y que no se me olvide, muchísimas gracias por toda la labor didáctica y docente que realizas. En cuanto al tema tratado, veo que no hay ideas milagrosas, que esperaba con anhelo. El problema es que el gestor no valora nada todo lo que te sacas de la consulta, presionando continuamente para que ampliemos la “agenda de cantidad”. Si sacas las recetas y los partes de la consulta, echas piedras sobre tu propio tejado. Te quitas casi todas esas consultas rápidas, y las que quedan son más complejas y tediosas…pero el gestor se relame al ver que tus huecos han disminuido, con lo que se ve avalado para que aumentes tu agenda…sin importarle el tiempo que dediques a hacer las recetas (a veces solicitadas de manera farragosa) y los partes (fuente de problemas puntuales que no constan como actividad realizada), y sin ser consciente de que es imposible mantener la media de antes porque las consultas son más lentas. A eso se junta que tampoco consta el tiempo que hay que dedicar a satisfacer el (des)control de los inspectores y a solucionar los continuos problemas que da la informática, tanto los programas (¿de verdad pasan controles de calidad y/o están para facilitarnos nuestro trabajo?) como las sobreutilizadas impresoras. Y como tampoco constaba en mi anterior centro el tiempo que teníamos que dedicar a pasar los análisis. Perdón por la extensión, y eso que he intentado sintetizar y seguiría…Un abrazo y termino como empecé, dándote muchísimas gracias por toda la labor didáctica y docente que realizas. Que tengas un feliz día :-))

BULBUL dijo...

Hombre, aquí el que menos tiene la culpa es el médico. Si a uno le citan pacientes cada 5 minutos (algunos más complejos y otros menos), es inevitable que se acumule retraso. Pero eso no lo decide el médico, lo deciden las altas clases dirigentes que están bastante lejos de la realidad...

Juan F. Jimenez dijo...

Salvador siento haber ido en un dia tan inoportuno , aunque sospecho que la sobrecarga asistencial debe ser habitual.
Coincido con Bulbul en que no podemos hacer mas y los retrasos son inevitables cuando se trata con un minimo de dignidad al paciente y se dispone de 5 o 6 minutos por cada uno, viendo a 50 o 60 de forma continuada.
Lo mas sangrante es que la mayor parte del tiempo es burocracia que se podria evitar y/o compartir con otros estamentos sanitarios o administrativos.
La imagen de consultas medicas con 50 o 60 pacientes, contiguas a consultas de enfermeria con 5 o 6, es una triste y surrealista realidad en muchos Centros de salud.

rafabravo dijo...

porque en lugar de compromiso no se le dice la paciente la verdaderas causa del retraso:
Saturación: pues eso
Falta de autonomía en gestión de las agendas: con los nuevos programas impiden una agenda llevada por le profesional y racional
Falta de personal auxiliar
Se aprovecha mal el tiempo con acumulo en horas punta: no consultas en principio y finales de turno, descanso infinitos
Modelo obsoleto de prescripción -receta médica
Justificación medica de las ausencias laborales (esto si habría que cobrarlo)
Poca colaboración resto personal del centro: no triage urgencias y sin citas,todo los papeles tiene que hacerlos el medico
Exceso de burocracia sin sentido: yo le de daría el parte cada 15 días pero la administración nos obliga a ud y a mi a que semanalmente perdamos el tiempo
Demandas superfluas: clara cartera de servicios
en fin que nada de contratos ni de paciencia: exposición de la realidad y luchar juntos

Salvador Casado dijo...

Gracias por vuestros aportes y visiones. Ahora hace falta que también lo vean los pacientes y los gestores. ¿Seremos capaces de hacerlo ver?

Por mi parte seguiré escribiendo. Gracias por la ideas.