viernes, 25 de noviembre de 2011

Valoración del área sanitaria única de Madrid, el ejemplo de los comités de ética



Los comités de ética asitencial son grupos profesionales multidisciplinares que tratan de ayudar a los trabajadores de atención primaria a resolver situaciones complejas que afecten a varios valores importantes. Usan la bioética y una metodología de resolución de casos para ello. Así mismo colaboran en la formación continuada de los profesionales para  mejorar la visión bioética de la salud y la detección y resolución de conflictos de valores.

¿Qué tiene que ver esto con el área única de Madrid? Pues verán, los comités de ética dependían de una genrencia de atención primaria, antes 11. Ahora dependen de una dirección asistencial, actualmente 7. Para formalizar un comité de ética es necesaria una acreditación que requiere una serie de requisitos y trámites. Los comités han de volver a solicitar esta reacreditación. En algunos casos han quedado desamparados al no tener cobertura institucional, un claro lugar donde reunirse o apoyo administrativo. Esto es lo que ha pasado con el comité  de la antigua área 7 y actual Dirección Asistencial Centro. Cuando el comité se dirije a su Director asistencial escucha la consabida respuesta "de esto no sé nada".

La operatividad real de las direcciones asistenciales es mínima, al no tener capacidad ejecutiva. Se han alejado los  centros de decisión y mando de los centros de salud, las cuestiones no se responden fácilmente... El sistema se empantana. ¿Se ha evaluado lo que ha supuesto este cambio de gestión?

No duden de que una evaluación es pertinente.

Les pongo otro ejemplo. La antigua área 6, actual Dirección Asistencial Noroeste, disponía de una intranet sencilla pero muy operativa. Era una herramienta de comunicación interna excelente con correos electrónicos personales, un canal de noticias actualizado al dia y un repositorio de documentos e información variada. Un recurso excelente, el mejor de Madrid y de los mejores de España. Su mantenimiento lo hacían los informáticos del área y permitía a la dirección comunicarse e informar a los profesionales y  a estos estar informados, comunicarse entre sí y con la dirección. Actualmente este recurso se ha cerrado. Sin más. Bueno, para ser preciso se ha sustituido por la cuenta de correo electrónico institucional y una nueva intranet común de poca utilidad y aceptación. La información que sirve no es de interés. Por otro lado el uso del correo institucional con una sobrecarga de mensajes hace que se utilice poco y que muchos profesionales no lo abran nunca. ¿Se ha evaluado este cambio? Adivinen la respuesta.

La sanidad madrileña tiene un enorme deficit estructural. Rafael Bengoa, responsable de la sanidad vasca, lo explica perféctamente en su blog. Vamos hacia un aumento de las diferencias entre los servicios de salud de unas comunidades y otras.


Burocratizar aun más los procesos, empeorar la comunicación interna de una organización y no responder con agilidad a los problemas nos puede llevar a "una casa que enloquece". Esto no beneficia a nadie.