viernes, 2 de diciembre de 2011

Tormentas interiores



En la vida navegamos momentos de calma y otros de tormenta. En las bonanzas nos deslizamos lentamente ora con desidia ora con placer. Es en la tormenta cuando necesitamos apelar a todas nuestras habilidades como patrón de barco y manejar la nave con mano firme.

Las mayores tormentas que conozco son interiores. Afortunadamente nos toca vivir en un tiempo sin guerra o violencia externa explícita. Los tifones aparentemente soplan lejos. Sin embargo nuestro corazón no suele atenerse a razones y nos precipita en medio de galernas cuando su deseo así lo quiere.

¿Quién nos enseñó a navegar estas tormentas interiores? Cuando contemplo a mis hijos, tomo conciencia de lo costoso que es para ellos manejarlas. Se precisa inteligencia emocional y como sociedad hemos preferido primar la parte cognitiva sobre todas las demás.

En cualquier caso siempre estamos a tiempo de aprender. Tenemos el conocimiento y las herramientas.



Foto de Vvillamon