sábado, 14 de enero de 2012

¿Porqué fracasan siempre las huelgas de médicos?

Huelga de médicos




Al final todo se reduce a una sencilla cuestión de comunicación.


Via Cranquis

------------------------------------------------------------------------

Los médicos tenemos serias razones para estar muy preocupados:

1. Económicas: En los últimos tres años hemos perdido un 20-25% de poder adquisitivo con más carga laboral.

2. Técnicas: Sufrimos sistemas informáticos diseñados centrandose en el gestor y no en el paciente ni en el profesional sanitario. Hay que hacer docenas de cliks de ratón para consequir una simple acción (17 para una mamografía, si, 17 pantallas, imagínense como acaban los ojos). Hiperburocracia que nos obliga a dedicar un 30% a hacer recetas (cientos al dia), partes de baja y demás papeles.

3. Éticas: la sobrecarga asistencial nos obliga a ejercer cuanto menos una medicina de batalla, a veces defensiva  a veces de supervivencia personal. No es la medicina que nos gusta hacer, que estamos capacitados a hacer. Es doloroso terminar una jornada laboral con la sensación de no haber podido hacer lo correcto, estamos hablando de la salud de los ciudadanos.

4. Hay más pero no les voy a aburrir.



Está claro que la opción huelga está en el ambiente, pero hay otras formas más potentes e interesantes que esperemos que no haya que usar por el bien de todos.

12 comentarios:

2pi_rr dijo...

La letra de los cartelitos de huelga me recuerda a alguno de los informes (de los pocos que llegan) que recibo de compañeros especialistas de atención 2aria.
Irónicamente, con la informatización de las consultas, los de primaria realizamos informes con letra impresa para que no haya dudas y nos responden con letra ininteligible y con recetas por rellenar.

VBV dijo...

Buen comentario. Si estas reivindicaciones en épocas de bonanza eran ignoradas, ahora menos, salvo que.....

Bartolome Ramirez dijo...

Un tema peliagudo Salvador.
Yo creo que los médicos tenemos muchas razones para protestar, pero hay muchos factores que nos paran:
Nuestra estratificación como medicos de ejercicio libre, mixto o público, y dentro del ejercicio público como funcionarios, estatutarios, interinos, contratados etc de mas de 17 administraciones, nos plantea intereses distintos.
Por otra parte los sindicatos mas enfocados a estrategias clienteistas hacia las administraciones , y a conservar su actual Statu Quo, sin saber que hacer despues del fracaso de la huelga general del 2010. Solo sindicatos no de clase y de profesionales muy unidos como pilotos, maquinistas de trenes, o controladores han conseguido luchar por sus reivindicaciones.
Y por ultimo auiero destacar el estado de shock en el que estamos todos, ya como ciudadanos, ante esta brutal crisis económica, en donde asumimos un papel de víctimas, incapaces de reaccionar.
Hay muchas mas razones, pero me temo que cuando todos nos demos cuenta que tenemos que reivindicar una meta común que podría ser crear las condiciones para un trabajo que es muy cualificado con dignidad y calidad para todos los ciudadanos; entonces ya será demasiado tarde y el sistema público de salud que tanto ha valorado nuestra población estará arruinado.

Nekane @Nkn63 dijo...

No quiero restar importancia al problema que planteas, pero todo surge de una valoración cuantitativa de nuestro trabajo (cuantos ves y en que tiempo), la falta de comunicacion entre AP-especializada, falta de conocimiento de necesidades mutuas, tener en cuenta la satisfacción del paciente (importante) pero no del compañero o cliente interno, etc.... No es un problema de ortografía.

Lo que nos debe preocupar a todos los profesionales de la sanidad "publica" es el entorno que se esta creando con continuas noticias e informaciones a la sociedad de insostenibilidad, recortes, mala asistencia, medicaciones no justificadas, des motivación, funcionariado ...... Que no niego que sea cierto, pero que dudo sobre la finalidad u objetivos de tanta informacions y dudo de que no sean acciones dentro de una estrategia de desprestigio que pueda restar credibilidad y nos reste legitimidad a los movimientos que puedan surjir en su defensa desde dentro del sistema.

Las consecuencias de toda acción son muy dependientes del contexto, por lo que antes de meternos en acciones, a parte del éxito, contemos y valoremos las posibles consecuencias en un momento que estamos criminalizados y con muchos ciudadanos / compañeros para los que nuestras condiciones laborales especialmente la estabilidad laboral, puede ser un agravio, por supuesto, tampoco no infraestimemos las consecuencias de mantenernos pasivos o desunidos.

Jose Campos dijo...

También irónicamente, ahora que en Especializada nos van informatizando y disponemos de visores para podernos ver unos a otros y a la viceversa con Primaria, descubrimos que hacemos informes con letra impresa, indicamos al paciente que entregue copia a su Médico de Familia (por si no tiene tiempo de abrir el visor) y rellenamos recetas para encontrar en la siguiente visita que en la historia de Primaria figura "No trae informe, hago recetas". Necesitaba contarlo, porque cada vez me ocurre con más frecuencia... ¿ideas? Abrazos.

Salvador Casado dijo...

las medidas de presión social clásicas (huelga, protestas en la calle) no han servido de mucho a los médicos.

hay que buscar formas de contar las cosas que vayan más allá del uso de la fuerza.

usemos nuestra inteligencia!

Prometeo dijo...

De acuerdo con lo que escribes. Mi opinión en http://tribulacionesdeuncirujano.blogspot.com/2011/05/la-desunion-de-los-medicos.html
Javier Herrera @fjaviherrera

FernandoG dijo...

Hubo convocada una Huelga General el pasado año.
Yo la hice.
El único en mi centro de trabajo.
Ni médicos, enfermeras, ni resto de personal.
Me costó 180 euros.
Estoy orgulloso de ello.
No ha habido 30 mil pesetas que haya gastado más a gusto.
Creo que hubo tiempo de hacer algo antes.
Ahora ya es tarde, además de inútil.

PortoCalem dijo...

En Portugal sí que hay bastante fuerza entre los médicos... pero aquí hay mucha desunión.

Allí lo que pasa es que la Ordem dos Médicos controla las plazas y hacen que sean pocas; pero aparte, es que hay una mayor unión.

Por ejemplo, ahora lo que ha hecho el gobierno portugués es disminuir un 50% el valor de la hora de guardia.

¿Qué van a hacer los médicos? Fácil. Allí los médicos están obligados a hacer 100 horas de guardia al año, por contrato. El resto ya son extraordinarias, y las cogen como aquí, por completar el sueldo.

Como han bajado un 50% el precio NO VAN A HACERLAS.

Osea, no hacen huelga,simplemente le van a decir a la administración que por ese dinero no trabajan, ni dejan de dormir o ver a sus hijos,... y como no tienen médicos suficientes, no tendrán más remedio que echar para atrás la norma...

Luego unos 1600 o 1800 amenazaron con abandonar el SNS si no se quitaban unas cláusulas nuevas (que se quitaron...)...

Podemos copiar las ideas de esta gente.

Un saludo.

Marta de Marte dijo...

Bajo mi punto de vista hay dos problemas importantes a la hora de movilizarnos para defender la Sanidad Pública:
1) No todos los médicos somos iguales. Soy especialista y trabajo en un hospital del ICS, y creo que para muchos compañeros el trabajo hospitalario no es más que un complemento para su actividad profesional en la medicina privada: les aporta prestigio, contactos, poder y algo de dinero, pero NO es lo que mueve sus vidas, está claro. Y al sentirnos maltratados con los recortes actuales me temo que muchos se están pasando a ese bando. En el fondo es lo que nuestros patronos quieren.
2) Si quieres hacer tu trabajo de una manera ética y profesional implica TANTO TIEMPO de estudio, preparación de la consulta, consultar casos con compañeros, atender imprevistos de los pacientes, siempre imprevisibles, escuchar y consolar al que sufre, luchar contra la burocracia hospitalaria, hacer 1000 clicks para pedir una simple placa, formar a estudiantes y residentes, formarte tu propia opinión para luchar contra la inercia terapéutica dictada por la industria farmacéutica, intentar hacer algo de investigación, mantenerte al día en los últimos avances...que, francamente, al final del día a mi me quedan pocas fuerzas para hacer la Revolución, que por otro lado estoy convencida de que es necesaria.
Un abrazo, espero que mi tono sea más optimista más adelante

Frederic Llordachs dijo...

Muy buen post, y excelentes comentarios. Tanto que me habéis inspirado un post a mí (fíjate tu...) http://medicablogs.diariomedico.com/unademedicos/2012/01/16/el-doctor-fausto-y-su-realidad-cambiada-o-malos-tiempos-para-la-lirica/
Un abrazo

2pi_rr dijo...

Aparte de mi comentario inicial que pretendía ponerle algo de ironía al tema y viendo que la terapia de escribir es contagiosa, creo que los comentarios de todos son muestra de nuestra heterogeneidad.
Aún así, diría que los que más creen en una sanidad pública se sentirán como Marta de Marte y lo que dice Nekane es parte de lo que ha provocado nuestro gran problema, en mi opinión: HEMOS PERDIDO AUTOESTIMA. La ley del péndulo, la generación anterior a nosotros eran dioses ("Sr. médico") y nosotros estamos en el otro extremo.
BUSQUEMOS UN EQUILIBRIO, REIVINDIQUEMOS CON ORGULLO NUESTRO PAPEL PERO TAMBIÉN SEAMOS RESPONSABLES DE NUESTROS ACTOS. La inercia nos ha llevado hasta aquí. Ahora algunos despiertan conciencias y con su seriedad, rigor y trabajo en redes sociales y blogs permiten a otros ver que no estamos sólos y que no estábamos tan equivocados los que pensábamos que no ibamos por buen camino y predicábamos en el desierto.
Gracias a todos ellos y a los que nutrís este post.