lunes, 9 de enero de 2012

Tender puentes entre el mundo de la política y los profesionales sanitarios



La incertidumbre produce abismos a los que da vértigo mirar. La comunicación entre los políticos, gestores y profesionales sanitarios en nuestro país se ha enfrentado a uno de esos abismos infranqueables. Afortunadamente hay excepciones. María Jesús Montero, consejera andaluza de sanidad lee blogs sanitarios y participa activamente en twitter y redes sociales. Rafael Bengoa, consejero vasco de sanidad, escribe un blog y se interesa actívamente por la blogosfera sanitaria vasca con la que se reunió recientemente. Esto demuestra que es posible otro nivel de diálogo y debate. Ha quedado obsoleto el modelo de dirección de empresa atrincherado y vertical. O conseguimos plantear las preguntas entre todos, o seguiremos con las mismas manidas respuestas. 

Rafael Bengoa exponía su proyecto de estrategia de crónicos en un post de su blog. Julio Bonis, una de las mentes más agudas y críticas de la sanidad española hacía su comentario, otros aportaban sus posturas... Este hecho es un paso adelante. Sólo quien se atreve a escuchar opiniones diversas podrá abrir su  mente a nuevas soluciones.

No puedo aventurar si llegaremos a consensos. La verdad es que en sanidad nos pasamos la vida arreglando el mundo y buscando el modelo perfecto cuando seguimos sin dar respuesta a viejos conocidos como la saturación de las consultas, las listas de espera, el sistema de prescripción, la hiperburocracia, la descordinación entre niveles... Me gusta recordar el aforismo "menos samba y mais trabajar" porque se nos suele ir la fuerza por la boca. Pero celebro que se abran líneas de diálogo como las expuestas, tras las que se esconde el trabajo de muchos profesionales sanitarios de calidad como Rafa Olalde, Fererico Relimpio y muchos otros.



¿Seremos capaces de cruzar el puente sobre el abismo o acabaremos lanzándonos a él?




7 comentarios:

Nekane @Nkn63 dijo...

CoinCido totalmente en que estamos ante un cambio en las formas de comunicación entre gestores y profesionales y doy mi enhorabuena a todos los participantes en los debates que se están produciendo....

Quizá por desconocimiento, la discusión sobre que pacientes deben ser los que busquemos con el radar y actuemos precozmente (pluripatologicos, crónico, edad avanzada, frágil, sin soporte familiar-social....) me recuerda al cuento de la lechera. Cuando el tema es: Como podemos atenderles mejor!!!

Y definir profesionales como los "nuevos" Mesías del sistema (atencion primaria, medicina interna, enfermería, ....) me genera desconfianza, ya que creo que existe el riesgo de que volvamos a repetir o generar un modelo con el mismo error (que es la falta de trabajo en equipo y la falta de implicación de los profesionales en los resultados, gastos y gestion).....

Tambien reconozco que este ultimo temor hacia nuevos '"salvadores del sistema" puede estar potenciado al ver como se criminaliza el papel de los especialistas (en "órganos", no quiero dañar sensibilidades....), ...... Y Tambien tengo corazoncito.....

BULBUL dijo...

El problema en ocasiones, en mi opinión, es que en la otra orilla del puente no parece que el objetivo sea una mejor asistencia sanitaria. Será una asistencia más barata, con más "impacto popular", pero mejor... A la inmensa mayoría de los políticos les interesa la economía y salir reelegidos, y poco más, a los hechos me remito.

Manuel Álvarez dijo...

Interesante entrada.
no se ve el vídeo final.

Miguel Angel Mañez dijo...

Creo que los profesionales tenemos sentimientos contradictorios acerca del sistema sanitario y de los centros de salud y hospitales. Lo comunitario, lo extra, todo aquello de refuerzo, implica cambiar la forma de hacer las cosas y a veces requiere de tiempo/esfuerzo adicional.

¿Quien quiere? Entre la sensación de maltrato y la baja sensación de pertenencia al sistema, poco podemos pedir y hacer.

¿CUanta gente hay orgullosa de trabajar en el sistema sanitario público?

Salvador Casado dijo...

El sistema sanitario somos nosotros, cada uno de nosotros. Si cada uno estuviese orgulloso de su trabajo, de su profesionalidad, el sistema sería increible: excelente, fluido, accesible...

Efectivamente hay cosas que no dependen de nosotros. Pero las que sí lo hacen son susceptibles de ser hechas bien.

No me pagan por hacer ciertas cosas que exceden mi "cartera de servicios". Pero si no las hiciese no me podría ir tranquilo a la cama.

Chema Cepeda dijo...

El tema de la motivación es muy importante a la hora de crear profesionales que quieran aportar al sistema algo más que sus 8 horas de hacer lo estrictamente suficiente.

En este sentido vamos de mal en peor y como dice Miguel Ángel, no hay sensación de pertenencia al sistema.

Veo 2 handicaps importantes:
- Por un lado un sistema muy rígido-burocrático que no deja en muchos casos (la mayoría) que los profesionales motivados aporten su granito de innovación y querer hacer bien las cosas
- Unos profesionales desmotivados que se sienten maltratados por la empresa a la que pertenecen. Y en estos últimos tiempos va en aumento...

Cada día valoro más el gran esfuerzo que hay detrás de iniciativas innovadoras que surgen del esfuerzo individual de profesionales o pacientes y que se sostienen solas, porque no reciben apoyo de sus sistemas de salud. Reciben golpes desde diversas índoles y continúan adelante.

Toda mi admiración por seguir haciendo las cosas bien a pesar de los elementos adversos ;-)

BULBUL dijo...

Permitidme enfocarlo desde otro punto de vista: a lo mejor es que, como seguimos haciendo nuestro trabajo por encima de lo que se nos podría exigir, a pesar del maltrato laboral al que se nos somete, es por eso por lo que precisamente seguimos maltratados. Los gestores deben pensar: "¿para qué mejorar las condiciones laborales de esta gente, si a pesar de todo, siguen currando y sacando esto adelante?".