martes, 21 de febrero de 2012

El primer paso para relajarse es respirar.



Durante este año, el Blog de Rosa y yo os enseñaremos técnicas de relajación en una serie de vídeos colaborativos.

Es para mi una gran alegría poder trabajar de la mano de una de las enfermeras más creativas del panorama nacional. La fuerza que pueden desarrollar enfermeras y médicos trabajando juntos sigue siendo grande, sumar visiones nos ayuda a todos/as.


Enmarcamos estos vídeos dentro de la iniciativa #24h24p cuya finalidad es visibilizar los cuidados.
En esta su segunda edición, trata dos temas esenciales en el cuidado: la importancia del trabajo en equipo y la disminución de la brecha digital.
Con el trabajo de Rosa Pérez y el mío sobre la relajación, queremos ayudar también a esta iniciativa, al demostrar que ambas cosas son posibles. El trabajo en equipo para conseguir un fin común, el bienestar de las personas a las que cuidamos y hacer de la tecnología una herramienta sencilla y útil en nuestro trabajo diario y también sencilla y útil para todos.
Queremos enseñarte a cuidarte.











Empezamos mostrando como se debe respirar correctamente.
La respiración junto con la postura, son fundamentales para alcanzar un estado de relajación muscular.
Haz los ejercicios con ropa cómoda, en una habitación con temperatura agradable, en la que te sientas bien. Puedes usar música suave si la necesitas o hacer los ejercicios en silencio. Tú decides.
Encuentra cinco minutos para practicar la forma de respirar que te muestro en el vídeo.
La respiración abdominal (o diafragmática) se llama así, porque al entrar aire en los pulmones, hace bajar al músculo llamado diafragma, que separa el tórax del abdomen y hace que éste se mueva. Así pues, respirar de esta manera hace que aumente la cantidad de aire que entra en los pulmones.
Hazlo de esta forma:
Siéntate cómodamente.
Coloca una mano sobre tu abdomen, sobre el ombligo.
Coge aire por la nariz, debes notar como tu tripa se levanta y tu mano se mueve.
Contén la respiración 1 segundo
Coloca los labios como si fueras a apagar una vela y saca el aire lentamente, notarás que tu mano desciende.
Inspira (coge aire) mientras cuentas mentalmente: 1,2.
Espira (sopla lentamente) 1,2,3,4.

Esta es la respiración que deberías hacer siempre, practica cada día unos minutos esta forma de respirar y notarás sus efectos beneficiosos en pocos días.


Esta es la respiración que deberías hacer siempre, practica cada día unos minutos esta forma de respirar y notarás sus efectos beneficiosos en pocos días.


Seguiremos enseñándote a relajarte, en futuras entradas tanto en el Blog de Rosa como en este.