domingo, 26 de febrero de 2012

En la declaración de hacienda de la vida, marco la cruz de la poesía


Libertad es enfrentarse a una hoja en blanco y escribir lo que a uno le viene en gana.

Hoy ejerzo mi libertad en forma de soneto.







Somos los perdedores de este mundo
la sombra que se alarga detrás del vencedor
hace tiempo sabemos que fuimos engañados
pues no existen las metas fuera de lo que somos.


La humanidad es torrente que deviene en cascada
sin saber que manantial y río son una misma agua
por eso los combates ilustran la ceguera
que ha dejado el planeta lleno de cicatrices.


Devuélvanme el silencio y el caminar despacio,
dejen que mi espada permanezca en el suelo,
no les daré más legitimidad sobre mi vida.


Ser perdedor no implica ser vencido
seguimos siendo capitanes del alma y sus planetas.
Flores, versos, sonrisas... ese será mi rastro.








Eduardo Galeano "me importa el tiempo que es"




Image: 'Autumn leaves at the top of the weir'
http://www.flickr.com/photos/34726560@N00/3070611020