jueves, 2 de febrero de 2012

Gatos, fantasmas, industria farmacéutica y transparencia



Prefiero los gatos a los fantasmas. Sin embargo en mi entorno abundan más los segundos que los primeros. Los fantasmas se caracterizan por caminar separados del suelo, sobreelevados. Son los expertos. El mundo de la medicina está lleno de ellos. Suelen tener una misteriosa atracción por algún producto farmacológico que casualmente promocionan.

Además es una tentación para todo médico, incluso para los que soportamos consultas abultadas en los alegres centros de salud. Si alguna vez ven que me separo sospechósamente del suelo avísenme por favor.

Por otro lado tenemos al elegante gato, en sanidad se equipararían con aquellos que rehuyen a toda costa el contacto con la industria como si de un baño se tratara. No les gusta mojarse en esas aguas. El grupo Farmacritix y la iniciativa Libre de humos industriales transmiten la idea de que es posible un ejercicio profesional sin inferencias. El año pasado demostramos con la Jornada Vídeos y Salud que es posible organizar un acto científico sin patrocinio industrial. Hay muchos más ejemplos, destaco los Seminarios de Innovación en Atención Primaria, AP12causas o Mi vida sin ti.

Pero en la vida no nos encontramos con blancos y con negros, sería demasiado fácil.

En mi caso las relaciones con la industria farmacéutica son de respeto. Mi perfil de prescripción de medicamentos es bastante bueno, apoyándome en genéricos desde hace ya muchos años, haciendo un uso prudente de las novedades y tratando de evitar las opciones que no están respaldadas por suficiente evidencia científica o tener altos riesgos. No recibo visitadores  y trato de cuidar mis fuentes de información farmacológica.

La mejor defensa para todos entiendo que es la transparencia. Y predico con el ejemplo. En las ponencias a congresos o jornadas en las que participé como ponente el año 2011 recibí remuneración de la industria farmacéutica por parte de la Fundación Lilly (y fueron a 10km de mi casa, no me invitaron a ningún crucero).



Participación no remunerada:
10 marzo Mesa redonda Universidad Oberta de Catalunya Barcelona
24 marzo Jornadas Uribe ,Atención Primaria. Bilbao
17-18 junio 2º congreso blogosfera sanitaria. Hospital Clinico. Madrid
6 octubre Simo Network e-salud. Madrid
22 octubre Jornadas Vídeos y Salud. Escuela Nacional de Sanidad. Madrid

Participación remunerada:
 14 abril Congreso SEAUS. Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad. Zaragoza
 5-6 julio Curso de verano Universidad de Deusto. Bilbao
26 octubre Jornada Medes. Fundación Lilly. El Escorial
29 noviembre Reunión Internacional  “Understanding Complex Networks: the new Health Research paradigm of 21st Century”  Caiber university. Madrid


A parte de esto no he recibido ningún otro ingreso, regalo o gratificación de la industria, ni siquiera un boli. 


El dia en que deje de darnos vergüenza a los médicos ser transparentes se acabarán muchas malas prácticas (esto se puede aplicar a toda la sociedad española).





Más información de dichos eventos en el blog, tienen las presentaciones a su disposición.

Image: ''
http://www.flickr.com/photos/88607481@N00/2089504883



10 comentarios:

Miguel Angel Mañez dijo...

Bravo Salva, pocos se atreven a decirlo...
Un abrazo

BlancaUO dijo...

Hola Salva
Desde luego tu blog rezuma transparencia y escala de grises, algo con lo que personalmente me siento muy identificada. No por las connotaciones de ese color respecto al estado de ánimo sino por la referencia a que "la verdad absoluta no existe", como dice @Rutroncal.
Para mí es muy interesante que en tu práctica, al tiempo que evitas fármacos no respaldados por la suficiente evidencia científica, consideras la práctica de medicina alternativa , a la que tal vez podríamos achacar la misma falta de evidencia.
Personalmente creo que también forma parte de tu evidencia tu experiencia con aquella medicina.
Desde luego que es muy interesante.
Saludos

BlancaUO dijo...

Considero expertos entre otros a algunos médicos que me enseñaron en la facultad y en el hospital, siendo profesores o condiscípulos.
Confío plenamente en ellos, ya lo hacía desde la universidad y lo sigo haciendo. Muchos años antes de que existieran algunos productos farmacéuticos que luego les he visto "promocionar".
Voy a confesar: tengo bolis, lápices y algunos rotus aunque apenas me visitan. Voy a hacer una confesión más allá, consciente de las repercusiones (tendré que comprarme bolis) : si no lo miro expresamente ¡no sé lo que anuncian!
Besos

Paloma Peña dijo...

Salvador, espero que no te eleves del suelo, pero cuanto más te leo más me gusta leerte y viceversa.
Hay que ser valiente para publicar esta entrada, sin tener que defenderte, sin ofender a nadie y explicando claramente cómo se puede ser transparente y honesto.
Un abrazo fuerte!!

Marta de Marte dijo...

Soy débil...
Comparto tu opinión y prácticas en su mayoría, Salva (soy la endocrino-quita-pastillas!), pero me encuentro con una situación en la que se me plantea un dilema moral:
No quiero recibir a visitadores. Para mi en el mejor de los casos representan una pérdida de tiempo que intento manejar con cortesía; y por otro lado soy consciente de que pueden influir en mi prescripción aunque crea que no lo hacen.
Si no les recibo no dispongo de fondos para ir a congresos, así de claro. Suelo ir al congreso europeo anual de diabetes, y para mi los congresos representan una mejora en mi formación que no he podido sustituir estudiando: me estimulan desde el punto de vista intelectual, hago contactos que se traducen en trabajos de colaboración y transmito esa información a mi Servicio (soy endocrinóloga hospitalaria y de área). No me interesa, ni lo más mínimo, toda la parafernalia paralela que se monta en los congresos (huyo de stands, cenas etc...)
Se que se pueden pedir becas, y con ese dinero buscarme un billete, hacer la inscripción y buscar un hotel, pero francamente, se me hace cuesta arriba. Trabajo/estudio 10-12 horas al día, y si me ahorran tiempo y unos quebraderos de cabeza...pues cedo.
Si alguien lee esto y tiene experiencia en cómo asistir a los congresos sin la ayuda de la industria farmacéutica agradecería consejos, algo así como "herramientas para un mundo libre de la visita médica".
Un abrazo

Andoni Carrion dijo...

Enhorabuena Salva, la vida no esta hecha para vivir en los estaremos y la mejor forma de vivirla es siendo valiente y haciendo las cosas con transparencia...
Muchisimas menos suspicacias habría si la mitad de tus compañeros, incluyendo a los "gatos" hicieran lo mismo que tu!

Un abrazo!

Salvador Casado dijo...

Apostar por la integridad profesional merece la pena. Dar pasos hacia una suficiente transparencia es el camino. Las relaciones de los profesionales sanitarios con la industria farmacéuticas no se pueden obviar. Ambos son actores en la misma obra. Un maniqueismo no es pertinente. Lo que sí lo es es trazar espacios de colaboración éticamente razonables.

Si los ocultamos probáblemente no lo sean.

BlancaUO dijo...

Hola
Como dice Marta,los delegados pueden influir en su prescripción, pero también puede influir que acabes de leer algo sobre un fármaco, o que es el tratamiento que has visto en el paciente anterior, o que un compañero te ha contado un problema que ha tenido con un medicamento, o lo contrario, que el nombre sea fácil de recordar...
Yo quería decir que he visto una ponencia de Salva en vivo y otra online, he comido con él, le leo, y confío plenamente en su criterio. Si fuera su paciente estaría segura de que lo que me prescribiera, de Lilly o lo que fuera sería lo que él considera lo mejor para mí.
La transparencia me parece importante y un valor a reconocer en quien lo tiene. Contribuye a que confíe en el médico que lo tenga.
Saludos

Psicólogo Jorge Salazar dijo...

Parece muy común para los médicos que congresos médicos y otras instancias dependan del poder económico de la industria farmacéutica. Es decir o hacen el trabajo de la industria farmacéutica (prescribir drogas) o no participan en esas instancias. Si bien esto es común para los médicos (fantasmas o gatos), creo que para los usuarios (Asustados o ratones), sería bastante esclarecedor conocer estos vínculos entre la industria farmacéuticas y profesionales médicos (las farmacéuticas pagan congresos y cuestiones asociadas al quehacer de los médicos coludidos). Creo que resultaría interesante a la persona usuaria de salud saber estas cosas, pues conocer estos vínculos, probablemente les llevara a replantearse la duda tras las prescripciones de drogas farmacéuticas y los intereses involucrados. Posteriormente, al menos en el campo de la salud mental, en la medida sepan de estos vínculos se cuestionaran la invención compulsiva de trastornos y fármacos asociados a las nuevas invenciones.

Saludos.

Psicólogo Jorge Salazar dijo...

Parece muy común para los médicos que congresos médicos y otras instancias dependan del poder económico de la industria farmacéutica. Es decir o hacen el trabajo de la industria farmacéutica (prescribir drogas) o no participan en esas instancias. Si bien esto es común para los médicos (fantasmas o gatos), creo que para los usuarios (Asustados o ratones), sería bastante esclarecedor conocer estos vínculos entre la industria farmacéuticas y profesionales médicos (las farmacéuticas pagan congresos y cuestiones asociadas al quehacer de los médicos coludidos). Creo que resultaría interesante a la persona usuaria de salud saber estas cosas, pues conocer estos vínculos, probablemente les llevara a replantearse la duda tras las prescripciones de drogas farmacéuticas y los intereses involucrados. Posteriormente, al menos en el campo de la salud mental, en la medida sepan de estos vínculos se cuestionaran la invención compulsiva de trastornos y fármacos asociados a las nuevas invenciones.

Saludos.