viernes, 24 de febrero de 2012

Medicina, tecnología, humanidad




La medicina es un arte y una técnica, una disciplina vieja como el mundo que trata de ayudar a la persona en tiempo de enfermar. En la actualidad la sociedad dobla su rodilla ante el becerro de oro tecnológico y seguimos cometiendo los mismos errores que nuestros antepasados. Este becerro no trae la felicidad.

Eufemio García nos da una última lección hoy. Con paciencia y serenidad aceptó que un equipo médico de alta tecnología le transplantara un corazón artificial, tratara de ayudarlo. Lamentablemente su cuerpo no lo aguantó y falleció al dia siguiente.

En los centros de salud tratamos cada dia problemas complejos que no salen en la foto. Acudimos al domicilio de personas que están solas, enfermas, agobiadas. Tratamos de aportar consuelo, apoyo y esperanza. Tratamos de aportar lo mejor que tenemos, nuestra presencia, cuando no es posible aportar nada más.

Es algo sencillo, por lo que no buscamos un especial reconocimiento, no buscamos fotos. Pero me consta que hay muchos profesionales sanitarios y pacientes que  las merecen. No les verán en populosas ruedas de prensa, en despachos de políticos importantes o en la televisión. Pero sin su invisible labor muchos/as lo pasarían mal.

En estos tiempos de crisis tal vez sea sensato valorar qué queremos, cómo queremos ser tratados cuando estemos enfermos.





Foto 1 Vía Vicente Baos
Foto 2 Dr. Fernando Casado y don Dionisio en la iniciativa AP12causas