jueves, 15 de marzo de 2012

Decreixement sanitari. Decrecimiento sanitario





Les societats occidentals estan sotmeses a un procés de decreixement a tots els nivells. Això implica una situació de crisi com a procés i no com a fet puntual. No hi haurà brots verds, això és un desert. Adaptar-se a una situació de decreixement després d'anys de bonança no és gens fàcil, això ho sap tothom. El que potser no sapiguem és que aquesta adaptació requerirà de nosaltres grans dosis de creativitat. No podem seguir delegant la innovació, creativitat, recerca i desenvolupament en altres. Cada ciutadà/ana a té davant seu propi banc de proves i el seu laboratori personal, en el seu treball, en la seva família, a la seva comunitat. Haurem de buscar noves formes, nous camins.I en el món sanitari què està passant?. El Titanic sanitari segueix el seu rumb fix per un mar ple d'icebergs, el capità del vaixell està sopant tranquil · lament, el passatge va bastant entretingut i en pont de comandament fan guàrdia un grapat d'oficials de competència variable. A la coberta de tercera classe hi ha algunes veus que fa temps alertant que així no és segur viatjar, però a penes se senten. Estan molt a baix i aquí dalt sóna la música de l'orquestra ...En sanitat la realitat és que comptem amb menys pressupost d'una banda i més demanda de serveis per un altre. La població se sent malalta, sobrecarregada, aclaparada. Les etiquetes diagnòstiques cada vegada afecten més persones (nens inquiets, embarassades, ancians, persones amb poc pèl, senyores tristos o cavallers aclaparats). Tots entren en el sistema sanitari i surten amb la seva etiqueta i la seva pastilla ... ¿Ningú s'adona que aquest NO és el camí?Com aconseguir eficiència en aquesta tessitura?Em temo que caldrà desmuntar moltes coses.
Els únics que en aquest moment estan treballant dur per treure etiquetes diagnòstiques, disminuint la hipermedicalización i afavorint la prevenció quaternària són un grup de metges de família. Són pocs, poc visibles i altament castigats per l'organització. A més de suportar càrregues burocràtiques enormes, sistemes informàtics insofribles i altres penalitats, veuen que la seva tasca no té cap reconeixement i és cada vegada més dificultosa per la mala gestió d'altres serveis sanitaris en què es consent una prescripció arbitrària de medicaments amb poca indicació, la descoordinació i incomunicació perpètua entre nivells i el lideratge invisible de gestors que no surten del seu despatx.Tots sortim perdent.En sanitat un dels valors més importants és tenir un metge responsable que tingui cura del procés de malaltia d'una persona i el salvaguardi dels potencials problemes que qualsevol sistema sanitari ocasiona. Tenir infermeres compromeses que declinen bé el verb cuidar i acompanyar. Cada vegada queden menys. S'estan substituint per mercenaris / es funcionalitzats cada vegada més esgotats i en conseqüència més mecànics.Haurem de reformular l'atenció primària. Estimular la seva resolubilidad, accessibilitat i presència comunitària i al domicili del pacient. Això amb 45-50 pacients citats al dia per metge no és possible. No hi ha manera d'incentivar a ningú si se li exigeix ​​més per menys sou i en condicions insalubres.Haurem de reformular els hospitals, que consumeixen el 85% dels recursos sanitaris en processos molt cars que no ens podem permetre. L'eficiència de molts d'ells és francament discutible. La política de seguir obrint més hospitals tampoc sembla la millor per a la societat, encara que segueixi sent rendible a curt termini en nombre de vots per al polític de torn.Cada professional haurà de prioritzar. Veure què és més important i què menys. Fer més coses i deixar de fer altres. Atès que no hi ha un clar lideratge això es pot convertir en un "campi qui pugui"
. Calen bons líders però aquests són absents.

M'atreveixo a apuntar dues paraules: creativitat i comunicació. Una explosió de les dues a tots els nivells de l'organització, de la societat, potser puguin aportar les suficients taules perquè no ens ofeguem després del naufragi sanitari que, si no els ha quedat prou clar, està a punt de produir-se.








Las sociedades occidentales están sometidas a un proceso de decrecimiento a todos los niveles. Esto implica una situación de crisis como proceso y no como hecho puntual. No habrá brotes verdes, esto es un desierto. Adaptarse a una situación de decrecimiento tras años de bonanza no es nada fácil, eso lo sabe todo el mundo. Lo que quizá no sepamos es que esa adaptación requerirá de nosotros grandes dosis de creatividad. No podemos seguir delegando la innovación, creatividad, investigación y desarrollo en otros. Cada ciudadano/a tiene delante su propio banco de pruebas y su laboratorio personal, en su trabajo, en su familia, en su comunidad. Tendremos que buscar nuevas formas, nuevos caminos.

Y en el mundo sanitario ¿qué está pasando?. El Titanic sanitario sigue su rumbo fijo por un mar plagado de icebergs, el capitán del barco está cenando tranquilamente, el pasaje anda bastante entretenido y en puente de mando hacen guardia un puñado de oficiales de competencia variable. En la cubierta de tercera clase hay algunas voces que llevan tiempo alertando que así no es seguro viajar, pero apenas se oyen. Están muy abajo y aquí arriba suena la música de la orquesta...

En sanidad la realidad es que contamos con menos presupuesto por un lado y más demanda de servicios por otro. La población se siente enferma, sobrecargada, agobiada. Las etiquetas diagnósticas cada vez afectan a más personas (niños inquietos, embarazadas, ancianos, personas con poco pelo, señoras tristes o caballeros agobiados). Todos entran en el sistema sanitario y salen con su etiqueta y su pastilla... ¿Nadie se da cuenta de que este NO es el camino?

¿Cómo conseguir eficiencia en esta tesitura?

Me temo que habrá que desmontar muchas cosas.






Los únicos que en este momento están trabajando duro por quitar etiquetas diagnósticas, disminuyendo la hipermedicalización y favoreciendo la prevención cuaternaria son un grupo de médicos de familia. Son pocos, poco visibles y altamente castigados por la organización. Además de soportar cargas burocráticas enormes, sistemas informáticos insufribles y otras penalidades, ven que su labor no tiene ningún reconocimiento y es cada vez más dificultosa por la mala gestión de otros servicios sanitarios en los que se consiente una prescripción arbitraria de medicamentos con poca indicación, la descoordinación e incomunicación perpetua entre niveles y el liderazgo invisible de gestores que no salen de su despacho.

Todos salimos perdiendo.

En sanidad uno de los valores más importantes es tener un médico responsable que cuide del proceso de enfermedad de una persona y lo salvaguarde de los potenciales problemas que cualquier sistema sanitario ocasiona. Tener enfermeras comprometidas que declinen bien el verbo cuidar y acompañar. Cada vez quedan menos. Se están sustituyendos por mercenarios/as funcionarizados cada vez más agotados y en consecuencia más mecánicos.

Tendremos que reformular la atención primaria. Estimular su resolubilidad, accesibilidad y presencia comunitaria y en el domicilio del paciente. Esto con 45-50 pacientes citados al dia por médico no es posible. No hay manera de incentivar a nadie si se le exige más por menos sueldo y en condiciones insalubres.

Tendremos que reformular los hospitales, que consumen el 85% de los recursos sanitarios en procesos muy caros que no nos podemos permitir. La eficiencia de muchos de ellos es francamente discutible. La política de seguir abriendo más hospitales tampoco parece la mejor para la sociedad, aunque siga siendo rentable a corto plazo en número de votos para el político de turno.

Cada profesional tendrá que priorizar. Ver qué es más importante y qué menos. Hacer más cosas y dejar de hacer otras. Dado que no hay un claro liderazgo esto se puede convertir en una estampida y un sálvese quien pueda.

Se precisan buenos líderes pero estos brillan por su ausencia.




Me atrevo a apuntar dos palabras: creatividad y comunicación. Una explosión de las dos a todos los niveles de la organización, de la sociedad, quizá puedan aportar las suficientes tablas para que no nos ahoguemos después del naufragio sanitario que, si no les ha quedado suficientemente claro, está a punto de producirse.




Agradezco a Toni Iruela @airuelal su supervisión con la traducción.

Foto 1: 'slow down'
http://www.flickr.com/photos/72093892@N00/4153613907


Foto 2: 'love at first sight'
http://www.flickr.com/photos/75771006@N00/45588907


Referencia del Vídeo: Carlos Taibo, pensador muy recomendable.


5 comentarios:

Nekane @Nkn63 dijo...

No creamos en cambios "mágicos", ni en "Mesías", ..... Tenemos que transformar paso a paso, cada uno y día a día la estructura y organización, pero necesitamos el apoyo de la administración. Si analizamos diferentes puntos, algunos dependen de los profesionales clínicos, pero en otros no podemos influir.
No penalicemos al usuario enfermo, aunque concienciemosle, Co-responsabilizando y racionalizando el consumo de recursos.
Sin penalizar al usuario sano, que sigue las instrucciones a favor de la supermedicalizacion, sin mensajes confusos sobre prevencion (acudir por mocos al medico, analiticas/pruebas adivinas, pero seguir fumando y engordando).
Como consegui un Atencion primaria con menos funciones administrativas? Y una Atencion especializada ambulatoria formando equipo, accesibles y con protocolos conjuntos con centros de salud?
Es posible una Informática que nos ayude y comunique.
Profesionales hospitalarios actuando no por el deslumbramiento tecnológico y la terapeutica indiscriminada (sino evaluado y ajustado a lo que aporte en supervivencia asociada a calidad de vida).
Que no se pongan limites a la toma de responsabilidades, y nosotros sin temor a la evaluación continua del desempeño.
Volcados en la asistencia por procesos, sin titulitis, definiendo responsabilidades y equipos de trabajo.

Beatriz dijo...

Sólop puedo decir que comparto hasta la última coma del escrito. Pero seguimos, y muy a mi pesar creo que seguiremos,topando con la falta de voluntad para el cambio. El yo centrismo de muchos miembros de la comunidad médico y de los dirigentes políticos impiden plantear cambios necesarios. Las cosas no pueden seguir como hasta ahora, las cosas no deben seguir así.
Gracias por tus aportaciones
Beatriz S.

2pi_rr dijo...

De acuerdo al 100%, tendríamos que tener este documento en letra bien grande en los Centros de Primaria para que todo el mundo lo leyera y enviárselos a nuestros gestores para que lo memoricen.
Pero...pediría, apreciado Dr. Casado, que suprimieras la desafortunada expresión de "merienda de negros". Es peyorativo para gente de mi raza (en realidad soy mulato pero a los ojos de los demás...); es parecida a aquello de "trabajar como un negro",...La mayoría de personas de raza blanca no entienden por qué se puede sentir uno ofendido y no creo que sea el lugar para explicarlo pero sé que eres una persona sensible y lo entenderás. Gracias por tu blog y tu contribución a la medicina de familia.

Salvador Casado dijo...

Corregida expresión. Lamento haya sido ofensiva, no era la intención.

Antonio Nieto dijo...

salvador, me has dado una alegría inmensa: ver el decrecimiento en tu blog, es uno de los mejores altavoces q se le puede dar a este movimiento.

al final todos los caminos llevan a roma: la prevención cuaternaria, la prescripción inteligente, la desmedicalización, algunas medicinas complementarias ... no es decrecimiento?