lunes, 12 de marzo de 2012

Regresar a Albanta







Déjame ir...
suelta alma mía
la cuerda que sujeta
el ansia primigenia
de regresar a Albanta.

Somos un puñado de deseos
olas de ansia llegando a tierra
en esa brisa nos fundimos
reconocemos lo que somos
lo que fueron los héroes
lo que serán los hijos.

Y quedan las palabras
como un reguero salpicando el camino
cuando al salir del mar
te alejas sonriendo
gotas que el sol hace volar
dejando una sutil presencia
invisible, finísima, y dúlcemente etérea.

Búscame allí
en los silencios que acomodan
el murmullo de hojas tras la brisa
en el bosque infinito
que conserva los cantos,
la majestad, y todos los misterios
si acaricias el tiempo,
la corteza del árbol, el arroyo...
notarás quizá el eco débil
del algún haiku olvidado
que hace ya mucho
dejé prendido para tí.











Ante el reciente IV Congreso Nacional del Paciente Crónico, donde parece que no hubo muchas ideas nuevas, me permito dos licencias. La primera sugerir que los cuidados al paciente crónico y complejo que tengan base en los centros de salud, serán más eficientes y sostenibles que los de base hospitalaria (más caros y complicados). Un diseño que potencie la atención primaria y su coordinación con hospital para reagudizaciones y consultoría es el más sensato. La segunda licencia es admitir que a los idealistas crónicos nos gusta la poesía.





Ya ves Rafa que Rulán no está solo.



Foto:  'House of Flying Dagger'
http://www.flickr.com/photos/64256180@N00/50257156

3 comentarios:

Sheer dijo...

Muy interesante tu blog; una pregunta, eres especialista MIR?

Salvador Casado dijo...

Si.
http://doctorcasado.blogspot.com/p/acerca-de-este-blog-y-su-autor.html

María Angeles Medina Martinez dijo...

Salva, yo me voy contigo a Albanta....