sábado, 21 de abril de 2012

Con Mónica Lalanda y Rogelio Altisent en la OMC




Lo mejor de las redes sociales es convertir a alguien que sigues de forma virtual en una relación presencial. Ayer me pasó con Rogelio Altisent al que sigo, no en redes sociales, si no en libros, artículos científicos y en prensa médica desde hace años. Su conocimiento de la bioética y la medicina me ha inspirado y ha animado los comités de ética asistencial en los que he participado.

Ayer conversamos sobre los retos que abren los usos de las tecnologías de la información y la comunicación en manos de médicos. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, es consciente de la importancia. Por eso participa en redes sociales  e impulsa su expansión entre los colegios de médicos que él representa.

Ramón Sánchez Ocaña dio una conferencia magistral entretenida y bien ordenada sobre los retos y la compleja relación entre periodistas, médicos e información. Su capacidad de modulación de voz es extraordinaria, leyó sus notas y mantuvo sin esfuerzo la atención del auditorio. Me sorprendió gratamente.


Como plantea Monica Lalanda hay dos clases de médicos, los que están en redes sociales y los que estarán. Mónica explicó el uso de twitter para profesionales sanitarios. Como siempre de una forma amena y didáctica.

Finalmente Rogelio Altisent reflexionó sobre los escenarios de valores que se abren con estas herramientas. Un campo que por su novedad nos enfrenta a retos bioéticos nuevos. 

Aprender este nuevo lenguaje implica un esfuerzo y una cota de riesgo. Los mismos que asumimos al empezar a estudiar una lengua extranjera. Con el agravante de que nos manejamos en una arena pública y todo lo que digamos quedará registrado. La prudencia es de nuevo un valor imprescindible.







Foto 1 por Teresa Alfageme
Foto 2 por Juan José Rodríguez Sendín