miércoles, 25 de abril de 2012

El cancionero de palacio



Cuando hace años una generación seguía la estela de grupos de rock en la movida madrileña, un adolescente de la capital descubrió el cancionero de palacio. Y descubrió un tesoro. Es una recopilación de más de 400 obras del siglo XV, cuando la corte de los Reyes Católicos era un oscuro rincón del planeta. La versión de Jordi Savall es un viaje en el tiempo. Me gusta viajar con Jordi, una de las personas más cultas de nuestra época. Gracias a él soy capaz de perdonar la estulticia de gobernantes y reyes cazadores de elefantes. Gracias a virtuosos como él sigo creyendo firmemente en el género humano.

Vargas Llosa acaba de escribir un libro en el que lanza un grito; "Sería una tragedia que la cultura acabe en puro entretenimiento". Demasiado tarde. La cultura es un bien elitista desde hace muchos siglos. Me parece ingenuo por su parte ese lamento, la frivolidad triunfó hace ya demasiado tiempo. En esta semana conmemoramos otra cota, de la mano del rey de las Españas cuya cadera no aguantó el peso de los años. Siento que no solo se rompió el regio hueso, lo hizo el alma de un pueblo que de manera injusta se precipita por un abismo de sinsentido. 


Ya ha pasado antes y volverá a pasar. El olvido es la perdición del ser humano. Pese a saberlo seguimos olvidando y cometiendo los mismos errores. Seguimos olvidando el cancionero de palacio mientras coreamos a Lady Gaga. Y así nos va. 



  Anon. / Tres morillas by Jordi Savall & H?sperion XX on Grooveshark

 

Anon. / Rodrigo Mart?nez by Jordi Savall & H?sperion XX on Grooveshark


(hoy no quiero hablar de la deconstrucción del sistema sanitario, me produce muchísima tristeza que deje de ser universal, que haya excluidos. por eso me permito compartirles algo bello)

Foto1: 'Angel of Harlem'
http://www.flickr.com/photos/18548550@N00/100352992


Foto 2. Jordi Savall y Monsterrat Figueras