jueves, 3 de mayo de 2012

La comunicación es y seguirá siendo la tecnología sanitaria más potente



Ayer en Portugal volví a sentir esa sensación incómoda que notamos al estar delante de alguien con quien no compartimos una lengua. Al menos en estas circunstacias solemos sonreir más, también nos apoyamos mucho más en el lenguaje no verbal. Finalmente, si queremos entendernos apelaremos a la creatividad para lograrlo. Las personas con un problema de salud se sienten frecuentemente así cuando están delante de un profesional sanitario, conviene recordarlo.

Hoy viajo a Granada al Congreso de entrevista clínica y comunicación asistencial que organiza la SEMFYC en esta bella ciudad. Espero poder seguir aprendiendo de la mano de los mejores comunicadores en salud del panorama sanitario español.

Recuerdo aún, mi primer paciente. Una señora albanesa a la que atendí de la mano de un traductor albanés que hablaba algo de italiano (idioma que no hablo)... Recuerdo todo lo que me enseñaron aquellos agradecidos pacientes... La comunicación humana es algo prodigioso, un arte que nos permite conocer a los demás, vencer miedos, ofrecer sentido, aportar esperanza.

Todos los días en consulta me descubro tratando de tender nuevos puentes que salven el abismo que me separa de otras vidas, otras realidades, otras personas que padecen. En ese abismo se incluyen mis contradicciones, limitaciones, la falta de conocimiento o humanidad. También el apresuramiento, los sistemas informáticos que manejamos, la sobrecarga asistencial. A menudo no llego, pero cuando un paciente me permite contactar y consigo dar la talla, se genera algo muy especial. Lo llamamos relación médico-paciente pero tiene algo muy parecido a la magia que tanto aman los niños.



Si nos quieren seguir en Twitter, usaremos el hashtag (etiqueta) #CyS12 


2 comentarios:

cdimarbella dijo...

No podemos estar mas de acuerdo con lo que has escrito. La comunicación es tan importante.......en todos los ámbitos de la vida, pero, en lo que a nosotros nos atañe, en el mundo de la medicina diríamos que imprescindible.
Esa conexión de la que hablas médico- paciente, crea una satisfacción tan buena, que hace que adoremos nuestro trabajo.
Un cordial saludo
Cdi Marbella

MAXI dijo...

Esto me ha recordado la consulta que tuve ayer con un paciente pakistaní que sólo hablaba inglés y que quería consultarme sobre un tema bastante delicado relacionado con lo genital. Primera consulta, ningún idioma nativo, matices culturales, barreras emocionales... pero, una sonrisa que concluyó la consulta con la satisfacción de ambos y el refuerzo de la llamada relación médico-paciente. ¿Magia o habilidad?
MAXI GUTIERREZ
Vitoria-Gasteiz

Related Posts with Thumbnails