jueves, 27 de septiembre de 2012

¿A quién le interesa demoler la sanidad pública?




Un buen sistema sanitario ofrece calidad. Un buen sistema sanitario atiende a todo tipo de personas. Un buen sistema sanitario incluye a ciudadanos con pocos recursos y también a los que tienen muchos.

Desgraciadamente el real decreto que excluye a cientos de miles de ciudadanos nos retrotrae al nivel anterior a la ley general de sanidad del año 1986. Regresamos al pasado. Recomiendo leer la reflexión de Aser García  Rada al respecto, bien fundamentada y entendible.

Es grave que personas con pocos recursos queden fuera del sistema. A la larga es más caro (usar las urgencias es mucho más costoso que los centros de salud) y empeora la salud general (por ejemplo aumentado la prevalencia de infección VIH o tuberculosis).

Es grave que las personas de muchos recursos (más de 100.000 euros al año) queden fuera. Los beneficiarios de esta medida serán los seguros privados y estos ciudadanos (los más poderosos del sistema) tratarán de cuidar y mimar estos servicios. Así se consigue una sanidad a dos velocidades la buena (privada) y la general (que terminará siendo beneficencia).

Un buen sistema que trate bien a todos es lo más inteligente. Y lo más eficiente, lo más rentable.

Si eso ya lo sabemos, ¿a quién le interesa demoler la sanidad pública?



Foto: 'Ladybird on Dahlia- Best viewed large'
http://www.flickr.com/photos/14516334@N00/347538757