lunes, 17 de septiembre de 2012

Hablar con los jefes nunca fue más necesario



En las organizaciones grandes la comunicación vertical suele ser uno de los talones de Aquiles. En el sistema sanitario español claramente.

Trabajo en un centro de salud madrileño, ¿cómo podría compartir mis inquietudes con mis jefes si están física y filosóficamente muy lejos de mí?

Sólo se me ocurre una respuesta, saliendo de mi consulta. Siempre hay formas de conseguir que alguien te oiga si tienes algo que decir. No vale permanecer callados, no vale la queja de café o de redes sociales. Habrá que salir de nuestras zonas de comfort y buscar respuestas, crear conversaciones, inventar nuevos modos de hacer las cosas. Todos tenemos claro que los que tenemos ya no valen. Hace falta valor para reconocerlo y ponernos en camino.