domingo, 23 de septiembre de 2012

Medicina Holística


Muchos pacientes me preguntan sobre las medicinas complementarias. Hoy reflexionamos sobre un texto, de una persona que sabe del tema mucho más que yo, que trata sobre medicina holística. Es un punto de vista que incluye visiones de Gestalt y  fitoterapia. 
A la hora de tratar de explicar la enfermedad desde puntos de vista no convencionales nos encontramos con problemas, se recurre al término energía para ilustrar una respuesta. Este concepto no es fácil de asir, es más un término intuitivo que una variable medible. Pero no nos llamemos a error, en la medicina alopática occidental tampoco se da explicación ni respuesta a muchos problemas. Gran parte de la patología mental, alérgico-inmunitaria, oncológica o degenerativa sigue sin tener una clara causa y un eficaz tratamiento. 

En mi caso adopto una posición de humildad, igual que no hay sistema filosófico, político, religioso o matemático (recuerden a Godel) que dé respuesta a todo, con la medicina pasa lo mismo. De momento nos viene bien hablar varias lenguas, conocer varias aproximaciones, para tratar de entender un poco más. También nos viene bien ser profesionales y críticos,  formarnos solidamente y reflexionar con rigor sobre aquello que sabemos y sobre todo que no sabemos. 



MEDICINA HOLÍSTICA.

En la civilización griega Sócrates decía “del mismo modo que no es apropiado curar los ojos sin la cabeza, ni la cabeza sin el cuerpo tampoco es apropiado curar el cuerpo sin el alma”. Así como también Hipócrates comentó “con el fin de curar el cuerpo es necesario conocer el alma en su totalidad”.
En la medicina holística la “psique” o alma y el “soma” o cuerpo son inseparables y forman parte de un todo. El hombre debe su salud al funcionamiento armónico de todo su ser (mente, cuerpo, espíritu) y a sus relaciones con los demás seres de la naturaleza.
La medicina alopática u oficial entiende la enfermedad como una alteración en el cuerpo,  el cual funciona como una máquina, así si una parte se avería se puede retirar, pulir y volver a colocar sin alterar el mecanismo. Esto hace que se pierda el concepto de unidad  y se considera la enfermedad solo como  la  alteración de la materia, de esta forma el cuerpo humano comienza a dividirse para ser estudiado apareciendo las especialidades médicas. A pesar que hoy conocemos mejor el funcionamiento  del organismo hemos perdido la idea de interconexión  entre los sistemas y a su vez la interconexión entre  mente y cuerpo.
Otro de los aspectos de la medicina alopática es considerar que la enfermedad se origina por una única causa que al atacarse hace que ésta desaparezca, un ejemplo claro es el de  las infecciones, la medicina oficial ataca con antibióticos, antivirales o antiparasitarios. La Medicina Holística plantea que no solo es importante el microbio sino que hay múltiples causas que se deben tener en cuenta a la hora de diagnosticar y  tratar, algunas de ellas son: la constitución del individuo, su estado de ánimo, sus hábitos alimenticios y la  interrelación entre los diferentes sistemas.
Para un Terapeuta Holístico la solución no es quitar síntomas, por ejemplo prescribir un  analgésico para el dolor, un antiácido para gastritis, o un antibiótico para eliminar una bacteria, él va más allá. Busca las múltiples causas que están ocasionando la enfermedad.
Según la terapia Gestalt la enfermedad aparece cuando una energía que está preparada para encontrarse con el entorno se frena y se vuelve hacia uno mismo. Y nos hacemos a nosotros mismos lo que íbamos a hacer al entorno. En lugar de que nuestra energía transforme el campo y salga para satisfacer una necesidad, lo que hacemos es volver la energía hacia uno mismo, porque sin darnos cuenta tenemos miedo a herir o ser heridos. Volvemos la energía porque es lo más conocido, con lo que nos sentimos más cómodos y seguros. Cuando la energía se vuelve hacia uno se producen las enfermedades físicas.
Cuando dejamos de oír nuestro cuerpo, olvidamos satisfacer nuestras necesidades e ignoramos nuestros límites, se produce un desequilibrio en nuestra vida. En esta situación es frecuente que nuestro organismo nos envíe señales procurando llamar nuestra atención por medio de la enfermedad, para tratar de recuperar el equilibrio (Adriana Schnake).
La verdadera tarea consiste en quitarle a los síntomas y enfermedades el carácter de enemigos. Afortunadamente han aparecido para darnos un mensaje acerca de nosotros mismos, y desde esta comprensión, trabajar integrando los aspectos negados o eliminando los aspectos adquiridos en pos de una idealización que nos aleja de nuestra propia esencia.
Por otra parte, habitualmente cuando nos referimos al cuerpo lo hacemos como a una posesión del yo: mi cuerpo, tal y como nombramos otras posesiones. Nuestro cuerpo es un objeto ajeno, y no nos damos cuenta de que al tratarlo como un “eso” en lugar de cómo un “yo” nos estamos discapacitando, disminuyendo, nos hacemos menos de lo que somos. Cuando sentimos algo corporalmente solemos distanciarnos de la parte que genera o centra esa sensación; decimos “tengo dolor de cabeza”, no “estoy doliéndome (o dolido) en lacabeza”. No se nos ocurre pararnos a pensar que somos nosotros quienes nos estamos doliendo la cabeza (Adriana Shnake).
En la medicina holística el “paciente” es una parte activa del proceso que interviene directamente en su curación, siendo el  terapeuta un facilitador y acompañante en el mismo. En este camino el paciente va cambiando paradigmas o creencias que en el transcurso de su vida lo han esclavizado impidiéndole su  completa realización además  de mejorar  sus estilos de  vida, y comprometerse con su proceso. Y es ese andar, ese “mirar”, lo que cura. Lo que sana, es sacar el “mal” hacia fuera, mirarlo a los ojos y responsabilizarse de él.
La medicina alopática se encarga de tratar síntomas, no se preocupan por encontrar la causa de la enfermedad y en muchas ocasiones el organismo suele no curarse a pesar de intensas drogas.
Por otra parte la fitoterapia o tratamiento con plantas medicinales, en sus diversas formas de presentación y preparaciones, es una alternativa importante para ayudar en la enfermedad. Siempre es mejor, mientras sea posible, recurrir a medicinas y terapias naturales menos agresivas.
Hay ciertas hojas, raíces, flores o cortezas que se han mostrado de notable valor en los procesos curativos. La práctica de la fitoterapia es casi tan antigua como el hombre. La fitoterapia es la medicina más antigua y probada del mundo. Las plantas han sido utilizadas por el hombre desde los tiempos más remotos, tanto para alimentarse como para curarse.
La industria desarrolla los medicamentos partiendo de una planta que presenta una serie de propiedades, descompone sus elementos, busca los principios «activos» y genera los productos químicos inorgánicos y no se tiene en cuenta que los sistemas orgánicos del cuerpo están diseñados para tratar con materiales orgánicos. Y aunque es verdad que se han obtenido buenos resultados con los medicamentos clásicos o químicos, también han aparecido paulatinamente efectos secundarios, a veces importantes, que incitan hoy en día a la prudencia. La principal ventaja de la fitoterapia reside en su propio modo de acción: ejerce un efecto más suave y profundo sin agredir al organismo.
Y es por todo ello que hoy exista gran interés por la fitoterapia, pues en la búsqueda de una vida más sana y una mejora de la calidad de vida, el hombre se ha dado cuenta de la necesidad de volver los ojos a los valores esenciales que siguen estando básicamente en la naturaleza.

María Trinidad Ortiz Tobarra.
Fotos: Europeana