domingo, 14 de octubre de 2012

La valentía








Araceli Segarra es una mujer atractiva. Es famosa por haber subido el Everest, pero quizá su mayor mérito sea ser valiente, sensata cómo ella misma se define.

Pero ¿quién es más valiente la que sube una montaña de ocho mil metros o la que cuida de un niño con parálisis cerebral?, ¿el piloto de guerra o un mediador de un pequeño pueblo?

Todas las semanas me encuentro con gente muy valiente en mi consulta. Gente que me cuenta sus problemas, muchas veces graves o complejos, gente que me confía sus sentimientos, miedos o agobios. Algunos tienen el estilo de Araceli Segarra, otros no. Pero casi todos tienen la misma tenacidad de seguir viviendo, de seguir buscando respuestas y no les frenará ninguna montaña.

Reconocer la cantidad de héroes cotidianos que nos rodean y decírselo a la cara es una pequeña obligación que tendríamos que ejercer más a menudo. Es una cuestión de sensibilidad. Y de justicia. 




Foto: Cortefiel