lunes, 26 de noviembre de 2012

Carta a mis pacientes: Porqué estoy de huelga



Hacer una huelga nunca me ha gustado. Considero que el servicio que como médico doy a la comunidad es esencial y por lo tanto ha de hacerse lo posible por procurarlo, nieve, truene o granice.

Quedarme hoy lunes en casa me cuesta una barbaridad por un cuestionamiento ético. Sin embargo si así lo he decidido es por causa mayor. Hay algo más importante que pasar consulta hoy y es defender el derecho constitucional de todo ciudadano español a una asistencia sanitaria. Una asistencia sanitaria de calidad. Este derecho se ve amenazado gravemente.

Hace dos semanas el consejero de sanidad de Madrid hizo públicos sus planes de privatizar 6 hospitales y el 10% de los centros de salud. Una reforma sanitaria sin precedentes. Una reforma que no ha incluido ningún tipo de diálogo con los profesionales sanitarios ni la ciudadanía. De alguna forma estoy de acuerdo con el señor consejero en que la gestión pública de la sanidad no ha sido suficientemente eficiente en las últimas décadas, hayan gobernado unos u otros. Nadie ha sabido priorizar bien y ordenar los recursos de forma satisfactoria. Pero de ahí a decidir que sea la empresa privada quien gestione me parece excesivo.

Buscar modelos de gestión mixta en la que la empresa privada desempeñe un rol en la gestión y la pública otro de supervisión y control es una alternativa. Modificar la gestión pública otra. En todos los casos será preciso aportar diálogo y buscar consensos. Desmontar en meses un sistema sanitario que se ha construido en décadas con el esfuerzo de nuestros padres y abuelos no me parece de recibo. No es respetuoso ni con ellos ni con nuestros hijos que lo heredarán. No es justo dado que uno de sus efectos será generar muchos excluidos.

Quede claro que junto con mis compañeros he aguantado estoicamente que me bajen el sueldo un 30% en los últimos años, que me hayan quitado días de permiso, la paga extra de Navidad, presupuesto para suplentes, etc... no hicimos huelga por ello, tampoco ahora. Sin embargo tenemos poderosas razones para creer que nos enfrentamos a un desmantelamiento completo de la sanidad y eso nos afecta a todos los ciudadanos. Como profesional sanitario implicado con el sistema público me veo en la obligación de decirlo, en este caso haciendo huelga.




Les aporto una carta que suscribo del dr. Vicente Baos que de forma breve explica nuestros motivos.






POR QUÉ HAGO HUELGA
Carta a los pacientes del Dr. Vicente Baos
Este lunes, 26 de noviembre, comienzan en la sanidad madrileña una serie de jornadas de huelga a la que hemos sido convocados todos los que trabajamos en este ámbito: médicos, enfermeras, administrativos, de hospital y de centros de salud. La razón es muy clara: los gestores actuales de la Comunidad de Madrid han diseñado un "plan de sostenibilidad" que supone ir pasando hospitales y centros de salud a manos de gestores privados con ánimo de lucro.
En los hospitales, se adjudican concesiones a empresas establecidas en el sector del aseguramiento privado de la salud.
En los centros de salud, en 27 de los 270 existentes, se privatizará la gestión con varias opciones:
1.- Los trabajadores de los centros de salud que quieran, crean una empresa y se adjudica, en competencia libre, la concesión de la gestión con una reducción del presupuesto actual. No se sabe nada de las condiciones para ello, han lanzado la propuesta sin definir los detalles. Si nuestro centro es elegido para esta opción y yo no quiero seguirla, los gestores me podrán mandar a cualquier otra localidad de la comunidad de Madrid y dejaré Collado Villalba tras 19 años ininterrumpidos trabajando aquí.
2.- Si nuestro centro es elegido -nadie sabe cómo se van a elegir los centros- y no se presenta ninguna empresa creada por los profesionales, otras empresas sanitarias profesionales como las que van a gestionar los hospitales también pueden quedarse con la gestión de los centros de salud. Ellas pondrán sus médicos, sus enfermeras, etc. Imaginamos que las condiciones laborales no van a ser mejores que las actuales. Si el presupuesto se reduce -se habla de un 15%- y la empresa tiene que además ganar dinero, esta ecuación siempre se resuelve empeorando las condiciones laborales de los trabajadores y no me atrevo a afirmar nada sobre los pacientes.
Estamos ante una encrucijada donde se van a tomar decisiones trascendentes en el sistema sanitario. La situación actual es mejorable y debería ser responsabilidad de los políticos mejorarla; sin embargo, han decidido que la gestión pública es peor y la gestión privada es mejor, todo esto sin que haya estudios que lo demuestre. Van a abandonar sus responsabilidades y a entregar el sistema sanitario público madrileño, hasta ahora motivo de orgullo a pesar de sus defectos, a la gestión de empresas con ánimo de lucro.
Mejorar la gestión económica y la implicación de los profesionales de nuestro sistema sanitario se puede hacer desde muchos frentes: eliminando de la financiación pública medicamentos innecesarios o que no han demostrado eficacia, eliminando burocracias obsoletas como los actuales partes de baja o las recetas en papel que hacen perder tanto tiempo a médicos y pacientes, aumentando la  responsabilidad de sus trabajadores en la gestión diaria que favorezca la organización del trabajo, etc.
Por todo lo anterior, por la defensa de un sistema sanitario público que mejore su gestión sin que sea necesario privatizar, haré huelga. 
Gracias por su comprensión.

2 comentarios:

oscarilleram dijo...

Se trata de una propuesta al margen de las conclusiones de los planes estratégicos encargados por la propia Consejería, basada en criterios económicos no claramente fundamentados, cuestionable por su falta de concreción, nulo desarrollo normativo previo y agenda para su implantación, y que nos lleva a un modelo que ya se implementó hace décadas en algunos países de nuestro entorno y que ha suscitado tras su implantación dudas más que razonables en términos de eficacia y eficiencia.
Y además me parece un grave y difícilmente recuperable menoscabo de la capacidad docente y de formación de nuevos profesionales -MIR- con el consiguiente impacto sobre el futuro de nuestro Sistema Público? de Salud.

Salvador Casado dijo...

El gran problema Oscar es la unilateralidad. Las reformas se precisan sin demora pero hacerlas con todos los profesionales en contra es elegir la ruta más difícil a la cima.

Related Posts with Thumbnails