jueves, 15 de noviembre de 2012

La capacidad sanadora del humor



El humor es una de las cosas más serias que conozco ;)





En el arsenal terapéutico de todo médico no debería faltar una buena dosis de buen humor. Lamentáblemente, la prisa, el agobio y otros fantasmas hacen que los facultativos sean habitualmente demasiados serios.

Compartir una risa en consulta suele ser liberador tanto para el paciente como para el profesional. No es cuestión de convertirnos en payasos, para eso hay otros foros, pero sí de tomar conciencia de la importancia de algo tan valioso como el humor. Una carcajada suele relativizar las cosas y relajarnos. Encarar un problema con una pizca de buen humor es ya señal de que vamos por la buena dirección.

En mi caso no me verán habitualmente contando chistes, no tengo ese don, pero siempre que me acuerdo trato de sonreir o provocar la sonrisa en el paciente. Las pocas veces que lo consigo son siempre bienvenidas.