miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Por qué su médico de familia está en huelga y se encierra en un centro de salud?


Los últimos dos días he dormido en el suelo de un centro de salud. Si, obviamente tengo cosas mejores que hacer, pero la situación es grave y los profesionales sanitarios nos tomamos en serio la amenaza que los responsables de la Consejería de Sanidad presentan. Siguen sin contar con nosotros.

Enrique Costas Lombardía es un prestigioso economista de la salud. Da tres poderosas razones para justificar la huelga de la sanidad madrileña:


» Maltrato al personal. El sistema es en términos mercantiles una empresa de mano de obra intensiva: más del 55% de su gasto corresponde a personal. Además, son los médicos, con sus decisiones clínicas, y no los gerentes y directivos, los que asignan la mayor parte de los recursos. Parece obvio que cualquier proyecto debiera tener en cuenta la actitud del personal. Sin embargo, el sistema sigue desde hace años una política laboral aberrante de sueldos bajos, torpe igualitarismo, arbitrariedad en los contratos, menosprecio del esfuerzo y del mérito y, para los jóvenes, inseguridad en el empleo. Todo ello produce justa irritación y el plan de sostenibilidad, que ni siquiera ha oído a los sanitarios, ha sido el detonante.

» Despilfarro de los políticos. Hace pocos años, el servicio de salud madrileño contrató la construcción, por el método de asociación público-privado, de varios hospitales innecesarios, no planificados, mal concebidos y con una mediocre asistencia con el fin real de comprar votos para el PP en zonas donde no los tenía. Ahora, ahogado por la crisis, se dispone a venderlos arrastrando al personal sanitario de los mismos a una situación de paro o emigración o trabajo sin derechos laborales (darse de alta como autónomos). ¿Cómo no rebelarse?

» Falta de explicaciones. En el mundo no existen sistemas puros: los públicos acogen o permiten la sanidad privada y en los que esta predomina, la participación del Estado es apreciable. Pero la privatización (reducir la provisión estatal, desplazar el coste del Gobierno a los individuos, establecer un mínimo básico, introducir mecanismos de mercado o desregular) es un hecho trascendente en el que no cabe la frivolidad. No sirve ofrecer como justificante una opinión basada en datos infundados porque no hay evidencia científica alguna de que la provisión pública de asistencia médica sea menos eficiente que la privada.



Puede leer en el País el artículo completo.







Parece que no hay mucha evidencia científica que apoye la tesis de que la gestión privada ahorra dinero. Lo que propongo como medida de ahorro es incentivar a que los profesionales sean protagonistas en la gestión de los servicios y en el liderazgo de los mismos. No hay nada más caro que un profesional no motivado.


How Does Private Finance Affect Public Health Care Systems? Marshaling the Evidence from OECD Nations

Abstract

The impact of private finance on publicly funded health care systems depends on how the relationship between public and private finance is structured. This essay first reviews the experience in five nations that exemplify different ways of drawing the public/private boundary to address the particular questions raised by each model. This review is then used to interpret aggregate empirical analyses of the dynamic effects between public and private finance in OECD nations over time. Our findings suggest that while increases in the private share of health spending substitute in part for public finance (and vice versa), this is the result of a complex mix of factors having as much to do with cross-sectoral shifts as with deliberate policy decisions within sectors and that these effects are mediated by the different dynamics of distinctive national models. On balance, we argue that a resort to private finance is more likely to harm than to help publicly financed systems, although the effects will vary depending on the form of private finance.

 Journal of Health Politics, Policy and Law Volume 29, Number 3: 359-396 

vía Javier Padilla
   
   
   
   
   
   
   
   

















9 comentarios:

Jose Campos dijo...

Me parece indignante, Salvador, que reproduzcas en tu blog, sin siquiera hacer comentario al margen, la opinión de un economista que califica gratuitamente de mediocre la actividad asistencial de compañeros nuestros. ¿Sería razonable que se dijera que el Centro de Salud de Villalba ofrece una mediocre asistencia? No lo creo, y no creo que pueda acusarse de ello a nuestros compañeros de los hospitales "nuevos". El resto de ese párrafo también se califica por sí solo...
En segundo lugar, me cuesta creer que la motivación de la huelga son el maltrato al personal (crónico, como conoces) o la falta de explicaciones... cuando no es ese el argumentario que se está manejando por las organizaciones sindicales (al menos en la asamblea de mi hospital). Estoy seguro de que esos pueden ser los motivos por los que muchos compañeros se hayan unido a la huelga, pero insisto, no son los motivos que se nos ofrecieron en la convocatoria ni lo que se pregona en los eslóganes.
No quería dejar de hacer esta reflexion en voz alta por cuanto me parece que se está manipulando la buena voluntad de muchos...
Un saludo afectuoso, y ánimo en la lucha.

Salvador Casado dijo...

Entiendo que no te guste la expresión "mediocre asistencia" tal vez excesiva. Lo cierto es que no es lo mismo viajar con Ryanair que con Iberia, ser tratado en un hospital con plantilla ajustada y profesionales con menos sueldo o más presionados para cumplir objetivos trabajando más horas por ejemplo. En cualquier caso no me toca a mi evaluar las diferencias de gestión hospitalaria. Deberían hablar profesionales que conozcan los dos modelos. Por lo que sabemos del modelo Alzira lo cierto es que no ha demostrado ser más eficiente. Se requieren más pruebas y más debate.

Los hechos son que nos enfrentamos a una reforma sanitaria sin precedentes y han decidido hacerla de espaldas a los profesionales sanitarios. Parece que no es el camino más seguro ni el más inteligente.

Salvador Casado dijo...

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/27/actualidad/1354048780_594448.html

Jose Campos dijo...

A eso me refería, Salvador. Que la reforma es necesaria es un punto de acuerdo general. Cómo y de qué forma es lo que debe debatirse.
Pero tengo compañeros cercanos en todos los tipos de modelos de gestión y ninguno presta mediocre asistencia, y casi todos ganan más que yo... ninguno menos, luego por ahí no creo que deba ir la comparación. (Por no hablar de que la tasa de eventuales es mucho menor).
E insisto, creo que esta reforma debería haberse planteado en programa electoral y discutido en el contexto de los planes estratégicos de las especialidades, pero no puedo creer que la manera de defender el sistema sea "público 100x100" ni lo eslóganes anexos. Siento ser la voz discrepante.

Colure dijo...

Excelente entrada. Enhorabuena. Sencilla, concisa y clara!

Anónimo dijo...

¿Por qué no se organiza recogida de firmas como se hizo con La Princesa...? De este modo tendríais el respaldo de la gente, no solo los sanitarios. Firmar por el no a la privatización de la sanidad. Si ya está organizado y no me he enterado, difundidlo!

Animo de nuevo! Es duro y frío el suelo, pero lo que se avecina lo es más!

Espe González Blanco dijo...

Una seguidora más para este blog. Una entrada clara y concisa de lo que está ocurriendo en nuestro país. Ánimo a todos aquellos médicos, enfermeras y demás personal del ámbito sanitario que sale a las calles de Madrid en busca de los derechos del paciente.

Anónimo dijo...

Salva, hay un video que ha quedado bajo el de Doña Rosa, no se puede ver! Mira si puedes arreglarlo...

Salvador Casado dijo...

Me parece excelente que cada uno defienda su opinión José, nos enfrentamos a un gran reto. Los sistemas complejos no tienen soluciones fáciles. O al menos no solemos ser lo suficientemente buenos para verlas.

Lo que está claro es que no será gato blanco ni gato negro... hasta que abramos la caja de Schrodinger no sabremos qué hay.