jueves, 29 de noviembre de 2012

¿Qué es la Sanidad de Transición?

 Foto MrClean1982



Las comunidades de transición son un esfuerzo de adaptación del medio urbano ante una coyuntura de decrecimiento. De forma paralela la Sanidad de Transición se podría definir como la adaptación de los sistemas sanitarios públicos tradicionales a modelos de mayor eficiencia y menor presupuesto basados en un paradigma basado en la salud y no en la enfermedad y centrado en el ciudadano y no en la estructura sanitaria.

Siguiendo parámetros ecológicos y de eficiencia energética potenciaría la autogestión del paciente de los problemas de salud leves y el correcto uso de los servicios sanitarios, minimizaría la medicalización (principalmente en infancia, embarazo y ancianidad), reforzaría la indicación (basada en pruebas científicas) de pruebas diagnósticas y tratamientos.

Las características de las sanidad de transición se basarían en el decrecimiento, lo que implicaría:

  1. Menos recursos humanos. Incentivando el buen hacer de los profesionales y señalando a los que claramente no cumplen con los mínimos.
  2. Menos tecnología punta que no sea eficiente. Una máquina de cirugía robótica puede ser algo positivo pero si no es eficiente no se debería invertir en ello.
  3. Menos tratamientos innecesarios. Los fármacos de eficacia no demostrada serían definanciados (por ejemplo los protectores de cartílago que no son superiores a placebo).
  4. Más salud comunitaria potenciando las redes sociales de cada barrio o pueblo y su interacción con el sistema sanitario.
  5. Atención primaria más eficiente. Centros de salud más resolutivos cerca de donde viva el paciente, ahorraría costes de transporte y tiempo del paciente. Es posible proveer servicios sanitarios de calidad con menor coste.


Se aumentaría eficiencia:

  1. Disminuyendo la burocracia (modelo de prescripción y de control de incapaciedad laboral agiles)
  2. Aumentando la coordinación entre diversas partes del sistema (el médico de familia elegiría proveedor de pruebas diágnósticas y de interconsultas a otros especialistas).
  3. Potenciando la autogestión (cada centro de salud o servicio hospitalario gestionaría de forma real su propio presupuesto, "cada palo aguantaría su vela").
  4. Gestionando al paciente complejo con más recursos cerca de su casa para disminuir hospitalizaciones innecesarias (una neumonía comunitaria o una insuficinecia cardiaca se podría tratar a domicilio, mejor para el paciente, mejor para el sistema).


Plantear estos cambios chocarán con tremendas resistencias por parte de muchos profesionales sanitarios al implicar hacer las cosas de otras forma, gestionar de otra forma y  disminuir recursos humanos.
Solo desde una base de liderazgo inteligente que busque consenso entre el nivel político, profesional y sociedad civil se podrán alcanzar niveles de equilibrio socialmente óptimos.




Estos apuntes son tan solo la reflexión de un médico de familia. Seguro que otros pueden avanzar y ver mucho más allá de lo que puede un servidor.



El Plan de medidas de garantía de la sostenibilidad del sistema sanitario público de la Comunidad de Madrid que ha sido la causa de la huelga y movilizaciones sanitarias de estos días es un documento que va en dirección al decrecimiento. Como es fácil de adivinar no sigue el modelo de calidad EFQM, dado que no se apoya en el diálogo y consenso, por eso está abocado al fracaso, no puede ser excelente. Todos sabemos que hacer propuestas que no se basen en el diálogo con todos los actores producirá problemas:






Imágenes de la reunión de ayer en el Colegio de Médicos de Madrid, con el anfiteatro y los pasillos llenos. La policía tuvo que impedir el acceso al edificio por exceso de aforo. La plaza aledaña de Isabel II estaba llena también.