jueves, 27 de diciembre de 2012

Tenemos gente muy válida cerca.




No hay duda de que seguimos teniendo muchas cosas buenas alrededor, mucha gente excelente. No hace falta que Fofito nos lo recuerde, bueno tal vez a ciertos políticos les venga bien.

La indignación de miles de profesionales sanitarios madrileños es señal de que no se está teniendo en cuenta este hecho. Si permitimos que el ánimo de lucro apolille nuestros servicios públicos, la viguería de nuestra sociedad se resentirá. No hay peor carcoma que los valores basados en el egoísmo, la búsqueda del lucro es uno de ellos. No se debería hacer negocio con la educación de nuestros hijos/as ni con las manos que nos cuidan. Y si permitimos que se haga luego no nos llevemos las manos a la cabeza cuando nos toque vivir un tiempo de enfermedad.