lunes, 14 de enero de 2013

¿Qué pasaría si en lugar de cargarnos la sanidad y la educación nos cargaramos el fútbol?


Habría una revolución. De las buenas, con guillotinas y todo.

En los tiempos que corren es interesante destacar que los recursos económicos que mueve el fútbol en este país dan para crear una sanidad paralela...


¿Tenemos claro qué es lo más importante?