lunes, 25 de febrero de 2013

Mediocridad sexual en una socidad líquida



La sexualidad humana determina nuestra ordenación en la vida privada y en la pública. Es causa frecuente de sufrimiento y desazón. No lo hemos sabido hacer bien. Algo natural se ha civilizado y al hacerlo hemos ganado cotas de sofisticación y hemos perdido el aroma de lo salvaje.

Juan Abreu define al ser humano como mediocre sexual; limitado y abyecto. La alternativa que propone es ser real y honesto, reconocer lo que hay (la mayoría de nosotros somos normalitos, es decir mediocres) y sobre todo hablar...

No lo pone sencillo, hablar es de lo más difícil en estos tiempos. Hablar bien. Nos pasamos el dia emitiendo palabras, pero hablar, lo que se dice hablar, hablamos poco.

En consulta es frecuente recibir varones de todas las edades solicitando píldoras azules para aumentar su vigor y rendimiento aunque este sea completamente normal. Preocupados por el tamaño de su sexo, por no estar a la altura... Mucho dolor, mucha confusión.

El principio masculino parece estar bastante despistado. El principio femenino también, luchando por una identificación que no ofrece una referencia suficiente. Esto produce una "guerra de sexos" que en muchas ocasiones genera desencuentro y violencia. Un problema añadido al empeoramiento de la calidad del semen en los países desarrollados y a la falta de sentido que enmarca a un gran número de relaciones de pareja o de familias.


Lo que tengo claro es que habrá que retomar este tema tanto en consulta como en cualquier foro, dejar de hacer del sexo un tabú y ponerlo en la agenda. A fin de cuentas es un interés importante en casi todos los adultos. Actuemos como tal y hablemos, no para ver "quien la tiene más grande" sino quien es capaz de encontrar más sentido.


Cello Wars by The Piano Guys on Grooveshark

Related Posts with Thumbnails