viernes, 1 de marzo de 2013

Cuando el médico enferma

Es aguanieve
el puzzle de levedad
de este corazón.




Los médicos enferman y mueren. Todos lo hacen. Muchos no consiguen preparase bien para ese viaje, pese a haber acompañado a muchos en el mismo. Su conocimiento, habilidades, criterio y experiencia no son suficiente. El mar de la levedad humana no es fácil de navegar, pocos consiguen caminar sobre las aguas. Lo común es hundirse, hundirse por el miedo.


Esta semana acompañé a un amigo médico en tiempo de enfermar. Sus 9 kilos menos testificaban el camino de dolor y dificultad que está pasando. Su mirada hablaba sin parar, hablaba del mar de sinrazón y dificultad que está cruzando. Mi amigo me decía qué frio y aspero es el sistema sanitario cuando se tiene puesto el pijama de enfermo, cuando de alguna forma, se tiene el culo al aire; perdonen la expresión.

A veces he pensado si tal vez no debería ser obligatorio para todos los profesionales sanitarios pasar tres días ingresados en un hospital, como reflexionaba William Hurt en la película The doctor. 
Casi todo el mundo que haya pasado por una hospitalización coincidirá conmigo.






Lo cierto es que tratar con el dolor y la enfermedad produce un tipo especial de cansancio, de quemazón interior. Para no terminar achicharrado es vital que el profesional sanitario sepa navegar la incertidumbre, la desazón y el miedo... el mar de la levedad. Pero ahí no somos nunca sólidos, ni  duros, ni resistentes. A lo sumo aguanieve, una palabra hermosa que define algo delicado y fugaz, gotas de agua trémulamente sólidas que en poco tiempo seguirán su camino.


Hoy voy a hablar para doscientos estudiantes de medicina en Zaragoza. Es un honor para mí. Tengo poco que decirles, tan solo trataré de recordarles la delicada misión a la que se enfrentan, el enorme potencial que esconden dentro, la ilusión y creatividad que necesitarán.


Ser un médico de familia es algo grande. Nuestro trabajo es sencillo y callado, poco vistoso o prestigioso. Pero es un grandísimo privilegio poder hacer algo con sentido.


Sean sanitarios o no, permítanme recordarles algo elemental: cuiden su corazón.







3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cambiar de píjama unos días , "para sentirse", cómo se siente el paciente, (qué somos todos), otra asignatura pendiente en la formación de todo sanitario.
Por cierto, acaso lo sencillo y callado ,no es prestigioso? Creo que sí.
Enhorabuena por tu post Salva.

IARETUSA dijo...

Gracias por este texto tan hermoso
y cargado de humanismo,
¡cuanto lo necesitamos en estos días!.
De nuevo gracias.

Salvador Casado dijo...

Conciencia y belleza son dos ingredientes imprescindibles en nuestras vidas. Trato de aplicarlas en la mia, en mi profesión, en mis silencios.

Gracias por vuestro reconocimiento.

Related Posts with Thumbnails