lunes, 11 de marzo de 2013

Demasiada medicina no es buena medicina





La revista British Medical Journal ha comenzado una campaña que ha denominado Too much medicine (demasiada medicina) para tratar de concienciar sobre los excesos y peligros del abuso de la medicina moderna. Desde hace años profesionales de distintos medios y países llevamos desarrollando un esfuerzo en nuestras consultas, blogs, redes sociales y medios de comunicación para visibilizar este problema.






En 2011 el dr. Juan Gérvas y un servidor, grabamos este vídeo sobre la prevención cuaternaria, concepto que el citado colega defiende a capa y espada desde hace tiempo. En su recientemente publicado libro, Sano y Salvo sistematiza la mayoría de sus tesis respaldado de contundente evidencia científica.

En el libro The patient paradox la doctora Margaret McCartney hace un alegato contra los excesos de los métodos de screening, pruebas diagnósticas y los  tratamientos sobredimensionados.


La sociedad moderna tolera mal la enfermedad, el tiempo de enfermar. Eso unido al ansia de negocio de muchos está formando una burbuja sanitaria que está teniendo consecuencias. De momento en Madrid hay un grave problema de gestión dado que en los últimos años se han construido muchos más hospitales de los necesarios y ahora no se sabe cómo y cuáles cerrar.

Iniciativas como las citadas y otras muchas de mucha calidad como el blog prescripción prudente o el concurso de cortometrajes Polimedicado son pasos hacia una conciencia social que finalmente nos haga caer en la cuenta de que más sanidad no es mejor sanidad, demasiada medicina no es buena medicina.

Ni en el exceso ni en el recorte está la virtud, ¿encontraremos el término medio?