sábado, 23 de marzo de 2013

El luminoso regalo. Salvaje Vilas




Tras leer El luminoso regalo me doy cuenta de que estoy ante un hito. Se ha escrito mucho de sexo en los últimos siglos, con pocas novedades. Hoy estamos frente a una. Manuel Vilas ha conseguido realizar algo nuevo, una novela excesiva, hiperbólica, en la que examina la condición humana con un grado de visión extraordinario. Vilas crea unos personajes con una vida sexual salvaje, llevada al extremo. Desde allí nos provoca. Lo hace desde la primera página, dando caña. Dispara donde duele, a la línea de flotación de la soledad humana. Todos buscamos al otro para encontrarnos a nosotros. Y en este viaje nadie sabe definitivamente qué es el sexo, para qué sirve.

El concepto de vampiro psicológico, el ente que se alimenta de la vida de otros, vuelve a aparecer con maestría. Ningún escritor que yo conozca ha entendido tan bien el concepto que creo Stoker. No se trata de chupar la sangre del otro, es más sutil. Se trata de beber su vida, de dominar, de poseer. Vilas lo ejemplifica usando el sexo como escenario. Tablas que domina a la perfección, con puntos de vista y detalles que solo una cabeza privilegiada puede ser capaz de descubrir. Manuel se ayuda de su sexo para escribir la novela, sabedor de que el órgano sexual más poderoso del ser humano es el que llevamos encima de los hombros. En esta novela encontrarán una clase de vampiros muy alejados de la versión ñoña de las series de televisión, una versión abyecta en la que quizá vean reflejados a destacados personajes de la vida pública o miembros de su círculo relacional privado.

Esta obra escandalizará a muchos, ruborizará a otros y enfadará a la gran mayoría. Pero es literatura contemporánea pura. Y el arte, señores y señoras, es un privilegio al que los que somos capaces de paladear debemos rendir tributo.


La hela donaco. Sovaĝa Vilas

Post legi La hela donacon mi rimarkas min ĉe turnopunkto. Tre estas skribita sur sekso en la lastaj jarcentoj, kun malmulta nova. Hodiaŭ ni alfrontas. Manuelo Vilas sukcesis krei ion novan, romano troa, hiperbola, kiu ekzamenas la homa kondiĉo kun grado de eksterordinara vizio. Vilas kreas gravuloj kun sovaĝa seksa vivo, portita al la ekstrema. De tie ni kaŭzi. Ĝi faras de la unua paĝo, ludante malmola. Pafi kie doloras, al la flotación de homa soleco. Ni ĉiuj serĉas alian trovi nin. Kaj en ĉi tiu vojaĝo certe neniu scias kio sekso estas, kio ĝi estas.
La koncepto de psikologiaj vampiro, organizo kiu nutras la vivoj de aliaj, majstre reaperas. Neniu verkisto, kiun mi konas tiom bone komprenis la koncepton Mi kredas Stoker. Ne pri suĉado reciproke sango, estas pli subtila. Ĉi tiu estas trinkante sian vivon, por regi, por ekposedi gxin. Vilas ejemplificado uzante sekso kiel scenejo. Tabeloj tio estas flua, kun opinioj kaj detaloj kiuj nur insider povas direkti por povi malkovri. Manuelo helpos vian sekson por skribi la romano, sciante ke la plej potenca seksa organo estas la homo, kiu transprenis la ŝultroj. En ĉi tiu romano trovos klason de vampiroj for de sappy versio de la televida serio, versio en kiu fianima eble reflektos al elstaraj figuroj en la publika vivo aŭ en sia rondo privatajn rilata.
Tiu libro estos skuita multaj aliaj kaj kolera rugxigxi la plej. Sed estas pura nuntempa literaturo. Kaj arto, sinjorinoj kaj sinjoroj, Estas privilegio ke ni kapablas odorajxon ni pagas tributojn.