viernes, 8 de marzo de 2013

Obi Wan y el lado oscuro de la enfermedad crónica



A nadie le gusta la enfermedad y mucho menos si es larga, crónica, incurable. Los gestores deberían estár nerviosos (si miraran un poco más lejos de la presente legislatura), en la próxima década la pirámide de población española estará peligrosamente envejecida, eso significa problemas, muchos problemas. El sistema sanitario no podrá dar a basto.


¿Qué podemos hacer?

Como políticos y gestores no se destacan por su resolubilidad (seguimos sin receta electrónica, con mucha burocracia en consulta, sin comunicación entre el centro de salud y  los hospitales y sin diálogo de gestores con asistenciales) más nos vale aplicar nosotros un poco de sentido común. Adelanto tres simples propuestas.

1. Favorecer los autocuidados y la autonomía del ciudadano. Programas de educación bien diseñados, intervenciones de salud pública, recursos online, servicios de consultoría telefónica o por vídeoconferencia que descarguen las urgencias...

2. Permitir que los médicos de familia puedan salir de su consulta (si tienen 50 pacientes citados no es posible) para desempeñar tareas de control domiciliario, asistencia telefónica, educación para la salud y actividades comunitarias.
Incentivar a profesionales de atención primria para que pacientes terminales o complejos tengan mejor asistencia domiciliaria, más visitas, mejores cuidados.

3. Mejorar la coordinación entre el médico de familia y el especialista de medicina interna, urgencias y resto de especialidades del hospital. Contacto telefónico para solucionar dudas y cuestiones que eviten visitas a la urgencia o ingresos.

No digo nada nuevo, hemos compartido estas propuestas  muchas veces. Ven que tampoco es muy complicado, ni son soluciones costosas. ¿Creen que se ha hecho algo en este sentido?

Efectivamente. No.

Los responsables deben estar pensando en cosas mucho más importantes o yendo a congresos donde se habla del paciente crónico sin presencia de este ni de los profesionales que los cuidan. Hay alguna excepción, pero lamentablemente el panorama no es muy creativo que se diga.



El director belga Michael Haneque dirige este corto que ilustra los problemas de Obi Wan Kenobi para cuidar a su padre enfermo. Permítanme un poco de ironía galáctica para poner una pizca de humor en un tema tan serio.





1 comentario:

CarmenFando dijo...

Sencillo salva, y claro...como a mi me encantan las cosas...
porque estaremos entonces en este punto aun...? Un abrazo clarividente!

Related Posts with Thumbnails