viernes, 29 de marzo de 2013

Oscuridad




Sea Urchins - Planktonic Origins from Parafilms on Vimeo.




Por mucho que avance la ciencia y la tecnología, la enfermedad produce oscuridad. Nos posiciona con precisión en un lugar existencial donde nos falta la luz, la luz de la salud, de la potencia, del movimiento. Mucho se ha escrito de la enfermedad, mucho se ha luchado, mucho se ha investigado.

Pero sabemos poco. Es un pozo de misterio. Ante un mismo síntoma cada persona reacciona y acomoda su vida de una forma particular y única. Vemos personas que acuden precipitádamente por ayuda ante un golpe de tos y otras que ante hemorragias profusas, bultos sospechosos o cambios en un lunar no acuden en meses. Vemos personas derrumbadas totalmente con un simple catarro y otras que avanzan con valor pese a portar dolencias con nombres siniestros y pronóstico oscuro.

La reflexión que me surge compartir hoy es sencilla. Toda oscuridad tiene su máximo, su hora más oscura, a partir de la cual cada vez queda menos para el amanecer. Es quizá la confianza en algo tan prosaico como el discurrir de los días y las noches de nuestra vida lo que marca la diferencia entre el que sabe esperar mejor o peor.

Les dejo un instante con música de Palestrina, un maestro que trató de aportar luz a muchas situaciones de oscuridad.


 Miserere by Kings College Choir on Grooveshark