miércoles, 17 de abril de 2013

La desigualdad como problema de salud pública





No decimos nada nuevo con el título de este post. Tu código postal determina más tu salud que tu código genético. Tu cuenta bancaria también. A nivel social la desigualdad condiciona enfermedad. Rafa Cofiño lo cuenta estupendamente en el editorial de la Revista Atención Primaria de este mes. Yo lo veo en consulta todos los días. La situación de decrecimiento brusco nos pone contra las cuerdas estirando al máximo todas nuestras capacidades de adaptación y nuestra red social. Muchos no aguantan la presión y se rompen. A la consulta llegan los jirones, los restos del naufragio, las angustias y los insomnios. Tratamos de apuntalar, de rescatar la fuerza que se esconde en los fragmentos rotos, la llama que los rescoldos guardan.

Hoy, como ha sido siempre, la mejor arma que el ser humano pude esgrimir contra la desigualdad, la injusticia, la soledad y los demás jinetes del Apocalipsis que nos rodea sigue siendo la conciencia.





Vía el blog alternativo